Buscador
Ver revista digital
Actualidad

La historia de Anna Karina que derriba mitos sobre el cáncer de mama

19-10-2020, 6:10:00 AM Por:
anna karina

La escasa detección temprana del cáncer de mama también tiene que ver con creencias erróneas, como que no les pasa a mujeres menores de 40 y que no hay que preocuparse si no existen antecedentes familiares.

Anna Karina es una sobreviviente del cáncer de mama. Ella tiene 34 años y apenas cumple tres meses de haber sido dada de alta como paciente. Como cada año, octubre se pinta de rosa para fomentar la detección oportuna del cáncer de mama y cada año se hace evidente lo mucho que falta para vencer a esta enfermedad. Aún se considera como la segunda causa de muerte de mujeres en México. Cada año se detectan más de 23 mil nuevos casos, es decir, un promedio de 60 casos al día, que derivan hasta 6 mil muertes al año, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cuando noté que tenía una bolita rara en uno de mis senos, yo tenía 7 meses de embarazo. La doctora que me revisó me dijo que no me preocupara y que seguramente uno de los conductos de leche estaba tapado y que mi cuerpo se estaba preparando, pero conforme avanzaron las semanas, la bolita siguió creciendo. Cuando nace mi hija, la asesora de lactancia, al momento de ayudarme, sintió la bolita y le comentó a la ginecóloga quien me pidió hacerme un ultrasonido. Cabe señalar que yo no tengo antecedentes de cáncer de mama en mi familia”, recuerda.

Para la doctora Alba Zacarías, médica certificada en diagnóstico de mastografía por electroimpedancia, existen muchos mitos alrededor de esta enfermadad, entre ellas, que sólo ocurren en personas mayores de 40 años y que si no hay antecedentes genéticos, difícilmente les puede pasar. Cabe señalar, comenta la doctora Zacarías, las mastografías son el método para una detección oportuna de posible tumor maligno, pero es necesaria hacer la biopsia para revisar el tipo de celularidad de los tumores.

“Cuando me hicieron el ultrasonido, el doctor me comentó que había algo que no le gustaba y que me harían mejor la biopsia, que es el método más certero para detectar celulas cancerígenas. A los pocos días me llamaron para confirmar que tenía cáncer. Al momento de escuchar la palabra ‘cáncer’, lo asocié con la muerte y eso es el primer shock al saber la noticia”, cuenta Anna Karina.

Avanza en países en desarrollo

Según la OMS, a nivel global cada año se detectan 1.38 millones de nuevos casos y fallecen 458 mil personas por esta causa. El cáncer de mama es el más común entre las mujeres en todo el mundo y está aumentando especialmente en los países en desarrollo, donde la mayoría de los casos se diagnostican en fases avanzadas.

En el caso de Anna Karina, quien vive en Canadá, la oncóloga le mandó hacerse estudios para saber qué tipo de tumor tenía. Primero, descartar que no se extendiera en otra parte del cuerpo, conocido como metástasis y luego, hacer un PET SCAN (tomografía computarizada) y ver qué tan desarrollado estaba para determinar el tipo de tratamiento. En Canadá, parte de estas pruebas es el estudio genético BRCA 1 y 2, que por la edad de la paciente, ayuda a saber si fue genético. Esta prueba ayuda mucho también para la hija de Anna Karina y prevenirlo en un futuro, pero afortunadamente las pruebas resultaron negativas. En México, este tipo de pruebas no se hacen o son poco comunes en hospitales públicos.

Su tratamiento consistió en 16 rondas de quimioterapias en cinco meses. Después, una cirugía en la que, afortunadamente, no tuvieron que extirparle ningún seno. Finalmente le aplicaron 28 radiaciones diarias, que le ocasionaron quemaduras. Las primeras ocho semanas de quimioterapias, que fueron las más agresivas, duraban alrededor de una hora y media y se las aplicaban dos veces a la semana.  Los siguientes doce tratamientos, eran una vez a la semana y duraban dos horas y media. La doctora de Anna Karina le comentó que en este tratamiento, la pérdida de pelo era inevitable.

La quimioterapia depende mucho del tipo de cáncer y la fase en que se encuentra, mientras que el esquema de medicamentos que llevará el tratamiento lo decide el oncólogo. Generalmente usan mezclas de medicamentos. Dependiendo de cómo sea la evolución del cáncer, determinan los siguientes pasos”, comenta la doctora Zacarías.

Yo siento que el cáncer me robó muchas cosas de ser mamá. Me quitó los primeros momentos con mi hija y apenas pude darle leche durante un mes, lo demás fue por fórmula. Uno de los momentos más críticos como mujer es saber que existe la posibilidad de ser infertil y mi esposo y yo, planéabamos tener dos hijos. Fueron seis meses de quimioterapia que se juntaron con el cansancio mental, la pandemia, ser madre y no poder estar tanto tiempo cerca de mi hija y estar lejos de mi familia, que nos cambió la vida”

Anna Karina

En el sitio de Insituto Mexicano del Seguro Social, indican que hay múltiples factores relacionados con el desarrollo del cáncer de mama, principalmente:

  • Factores hereditarios o mutaciones en los genes BRCA 1, 2 y 3.
  • Factores reproductivos, como el uso prolongado de anticonceptivos orales y terapias de sustitución hormonal, inicio de menstruación a edad temprana, aparición tardía de la menopausia, primer embarazo a edad madura y no tener hijos.
  • Consumo excesivo de alcohol, sobrepeso y obesidad , así como falta de actividad física.

Historia: El adolescente que revolucionó la forma de detectar el cáncer de mama

Por otra parte, la doctora Alba Zacarías es enfática al aclarar que no se puede prevenir la aparición del cáncer y que existen casos en donde no hay una explicación científica para determinar la causa, pero sí se puede adoptar hábitos de estilo de vida saludable y, sobre todo, hacer check-ups de todo tipo, constantemente.

La especialista dice que las principales razones por las que prevalece el cáncer de mama en México, es por la poca cultura de prevención, machismo y falta de recursos. Hoy en día, existen muchas asociaciones y fundaciones que ayudan a las mujeres a detectar un posible caso de cáncer de manera oportuna, pero siguen habiendo muchos casos de mujeres de edad avanzada, que nunca se hicieron la mastografía por temor a que les duela o porque sus esposos no les permitían que un médico revisara sus mamas. Otra razón es el temor de saber que sí tienen cáncer.

Afortunadamente, hoy en día existen alternativas como la mamografía por electroimpedancia (MEIK) que no emite radiación, no hay compresión de la mama por lo que no duele y se puede hacer en mujeres embarazadas, menores de 40 años, así como en hombres. Cabe señalar que en Estados Unidos se diagnosticará cáncer de mama a 2,670 hombres, aproximadamente. De esta manera,  el temor a que duela o someterse a las radiaciones de una mastografía, ya no serán pretextos para ir con el médico especialista a revisarse.

Sin educación preventiva

La doctora comenta que en México estamos acostumbrados a reaccionar cuando algo ocurre y no prevenir que pase. Son pocos los médicos subespecialistas en glandula mamaria y  desafortunadamente el diagnóstico clínico es muy poco frecuente, por lo que limita mucho al médico de primer contacto.

“El problema es que no tenemos una educación preventiva o de detección oportuna. Estamos acostumbrados a llevar medicina correctiva, es decir, ir al doctor cuando nos sentimos mal. Tenemos esa idea de ¿por qué ir al doctor cuando no me siento mal?, pero creo que la pandemia nos ha enseñado que nuestra salud debe ser prioridad”, dice la doctora Alba.

Dentro de las señales de alerta que se pueden encontrar en la autoexploración para acudir con un médico y realizarse unos estudios, están:

  • Protuberancias
  • Venas crecientes
  • Hendiduras
  • Bulto interno
  • Erosiones de la piel
  • Hundimiento del pezón
  • Piel anaranjada
  • Enrojecimiento y ardor
  • Huecos
  • Asimetría
  • Fluidos desconocidos
  • Endurecimiento

El cáncer no acaba cuando terminas tu tratamiento. Hay una vida después de la enfermedad. Es despertar todos los días y pensar que puede regresar. Por eso es tan importante el apoyo emocional y tomar terapia. Creo que sin mi esposo y la paz mental gracias a la terapia que tomé, así como de todas las personas que se acercaron, no lo hubiera logrado”, comenta Anna.

Anna Karina abrió una página en Go Fund Me que, afortunadamente para ella, mucha gente de todo el mundo se acercó no sólo a donar dinero, sino a brindarle apoyo emocional, lo que representó una gran motivación para vencer a la enfermedad en plena pandemia.

cáncer de mama cáncer de mama en México detección cáncer mama síntomas tratamientos contra cáncer
mm Comunicólogo por el ITESM y Maestro en Recursos Humanos por la ULA. Storyteller de historias que inspiren, capital humano, desarrollo organizacional y liderazgo. Publirelacionista, maratonista y especialista en generador de contenidos.
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios