Internacional

¿Qué está pasando con los niños migrantes en la frontera de EU?

Casi 2,000 niños migrantes han sido separados de sus padres en la frontera de Estados Unidos y retenidos en jaulas de alambre mientras los adultos que los acompañaban son procesados penalmente.

19-06-2018, 10:13:07 AM
niños migrantes estados unidos

La semana pasada se dio a conocer que 1,995 niños migrantes fueron separados de sus padres en la frontera entre Estados Unidos y México en el periodo del 19 de abril al 31 de mayo, como parte de las políticas migratorias más estrictas de la administración del presidente Donald Trump.

El número oficial de separaciones alcanza ahora casi 4,000 niños, sin incluir los datos de marzo y comienzos de abril de 2018.

Esta medida forma parte de una política de “tolerancia cero” en la que todos los detenidos intentando ingresar ilegalmente a Estados Unidos enfrentarían cargos criminales.

Las familias son separadas para poder procesar penalmente a los padres, los niños son tratados como menores sin compañía y son enviados en instalaciones del gobierno.

En estas instalaciones, los niños migrantes son retenidos en jaulas de alambre y sentados en suelos de cemento, de acuerdo con imágenes de video facilitadas por el mismo gobierno de Estados Unidos.

Trump defiende su política antimigrante

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha defendido sus políticas migratorias asegurando que los niños son utilizados como un “medio para que los peores criminales entren a su país“.

Para el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions esta política impide que “se ignore la ley y se le dé la vía libre a la gente con familia” pues, como tuitéo el presidente Trump, Estados Unidos se “rehúsa a ser un campamento de migrantes” o un “centro para recibir refugiados”.

“Debemos siempre arrestar a las personas que vienen a nuestro país ilegalmente. De 12,000 niños, 10,000 son enviados por sus padres en un viaje muy peligroso, y solo 2,000 están con sus padres, muchos de los que han intentado entrar a nuestro país ilegalmente en numerosas ocasiones”, tuiteó Trump.

Además, Trump ha intentado utilizar la molestia generalizada por las separaciones familiares para impulsar otras prioridades migratorias que están estancadas en el Congreso, como el financiamiento del muro que ha prometido construir a lo largo de la frontera con México.

Un proyecto de ley limitaría, pero no prohibiría totalmente, las separaciones de familias, financiaría el muro y daría protecciones legales a los “Dreamers”; sin embargo la aprobación de ese proyecto enfrenta resistencias de los demócratas que se oponen objetando otra cláusula que reduciría los niveles de inmigración legal y de los republicanos conservadores que están apoyando una iniciativa aún más dura.

“Inadmisible” política

Los demócratas y algunos en el propio Partido Republicano de Trump han condenado enérgicamente al gobierno por separar a los niños de sus padres. Además, varios países y organismos internacionales han condenado la política que separa a los niños migrantes de sus padres.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, aseguró que los niños refugiados y migrantes “no deben ser traumatizados por la separación de sus padres”. En Ginebra, el máximo responsable de Derechos Humanos de la ONU pidió a Washington que ponga fin a su “inadmisible” política de separar a los niños de sus padres.

Los gobiernos de El Salvador y Honduras pidieron a autoridades estadounidenses acabar con una estricta política inmigratoria que está separando a centenares de familias que huyen de la violencia y pobreza de sus países.

“El Gobierno de El Salvador manifiesta su preocupación por la aplicación de medidas que, como parte del ‘Plan tolerancia cero’, han derivado en la separación de grupos familiares (…) exponiéndoles (a niños y niñas) a condiciones sumamente adversas”, dijo la Cancillería de El Salvador en un comunicado.

Por su parte el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández dijo, tras sostener una reunión en Washington con el Secretario de Estado, Mike Pompeo, que unos 200 niños hondureños se encuentran en esta situación. “Nuestra posición (es) de que no sean separadas las familias“, sostuvo.

Guatemala, que como El Salvador y Honduras, forma parte del denominado “Triángulo Norte de Centroamérica”, se mantuvo al margen de las peticiones.

“Somos respetuosos de la política exterior en temas migratorios”, dijo en una rueda de prensa el portavoz de la presidencia de Guatemala, Heinz Heimann.

Luis Videgaray, canciller de México, dijo que México no puede permanecer indiferente ante la separación de familias migrantes y llamó a Estados Unidos a reconsiderar la política de “tolerancia cero”.

“Hacemos un llamado al gobierno de Estados Unidos para detener su política, que es cruel e inhumana“, dijo en conferencia de prensa.

Videgaray señaló que de los casi 2,000 menores, menos de 25 casos son de nacionalidad mexicana, y la mayoría de los casos provienen de tres países: Guatemala, Honduras y El Salvador. El canciller destacó el caso de una niña mexicana de 10 años y su hermano de 10 años, que están en albergue de McAllen, y tiene síndrome de down. Los menores fueron separados de su madre, que fue recluida en Brownsville. Su papá es residente legal.

Con información de Reuters

También podría interesarte:

Comentarios