Internacional

Así fue como 11 rusos intervinieron las elecciones de Estados Unidos

El FBI acusa a 11 ciudadanos de origen ruso de intervenir en las elecciones de Estados Unidos para promover a Bernie Sanders y Donald Trump, al mismo tiempo que buscaban desacreditar a sus contrincantes e impulsar el abstencionismo. ¿Cómo lo hicieron? ¿Donald Trump lo sabía? Te explicamos.

19-02-2018, 11:35:03 AM
intervención rusa, elecciones estados unidos

El 29 de mayo de 2016, un ciudadano norteamericano se paró frente a la Casa Blanca con un letrero que decía “Feliz Cumpleaños 55 Querido Jefe”. El mensaje no estaba destinado para el ocupante de la casa presidencial de Estados Unidos, Barack Obama, sino para el líder de una organización conocida como Concord y su creador, un ciudadano de origen ruso de nombre, Yevgeniy Viktorovich Prigozhin.

Cuando le pidieron que sostuviera el letrero solamente le dijeron que era para alguien “que es un líder aquí y nuestro jefe… nuestro fundador”. Nadie tenía idea que casi dos años después, Prigozhin sería acusado de intervenir las elecciones presidenciales estadounidenses.

Una historia que parecería guion de película o novela de espías se ha convertido en realidad, tras la publicación, el pasado 16 de febrero, de la acusación del FBI a 11 ciudadanos de origen ruso y una empresa, de conspirar “de forma consciente e intencional, para defraudar al gobierno de Estados Unidos a través de fraudes y engaños con el propósito de interferir los procesos políticos y electorales, incluyendo las elecciones presidenciales de 2016”.

Esta acusación es parte de la investigación liderada por el fiscal especial, Robert Mueller, que sigue examinando si el gobierno de Rusia o el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, interfirieron el proceso político.

Prighoizin, junto con los demás acusados, controlaban la empresa Concord Management and Consulting LLC y otras subsidiarias, como Internet Research Agency, conocida como una de las principales fábricas de trolls en Rusia.

Tenían un presupuesto de más de un millón 200 mil dólares al mes, calcula el FBI, y con ello compraban publicidad y creaban perfiles para construir influencers y líderes que les permitieran incidir en la opinión pública durante las elecciones de Estados Unidos.

Iniciaron el trabajo desde 2014, recabando inteligencia, datos y métricas de los grupos digitales más grandes en distintas redes sociales. Medían el tamaño de los grupos, la frecuencia de publicación y el nivel de interacción de los usuarios con el contenido en Facebook, Twitter y YouTube.

Al iniciar las campañas, su objetivo fue frustrar la campaña de los republicanos Ted Cruz y Marco Rubio, y la demócrata Hillary Clinton. Al mismo tiempo, apoyaban las candidaturas de Bernie Sanders y Donald Trump. El título de la misión era “Proyecto Lakhta”.

¿Cómo le hicieron?

Se enfocaron en estados donde Demócratas y Republicanos tienen una fuerte presencia, llamados “estados púrpura”, como Nevada, California, Nuevo México y Colorado, Michigan y Pennsylvania.

En septiembre de 2016, el Washington Post estimaba que Hillary Clinton ganaría Michigan con 46% y Pennsylvania con 47% de la votación. Pero el 8 de noviembre, Trump se llevó Michigan por 0.2% (47.6% vs 47.4%), y Pennsylvania con 48.6% (vs. 47.9%). 36 votos electorales que le dieron al Republicano la ventaja suficiente para conquistar la Casa Blanca, bajo sorpresa de todos.

De acuerdo con el reporte del FBI, el proyecto Lakhta se enfocó en comprar anuncios políticos en nombre de personas e instituciones falsas, crearon cientos de cuentas de redes sociales que utilizaron para desarrollar personajes ficticios que escribían sobre temas de política interior y exterior de Estados Unidos en el periodo de elecciones.

“Una exageración y odio particular contra Trump está engañando a la gente y forzando a los negros a votar por Killary. No podemos elegir por el menor de dos males. En ese entonces, sería mejor NO IR A VOTAR”, es uno de los ejemplos que mostró el FBI. Este mensaje apareció en una cuenta llamada “Woke Blacks” en Instagram.

Estudiaron el sistema político y encontraron una oportunidad en los grupos minoritarios de votantes. En páginas y grupos de activistas afroamericanos creaban mensajes para desacreditar la votación, promoviendo que, si no estaban de acuerdo con ninguno de los dos candidatos, mejor no votaran o lo hicieran por los independientes.

Y su trabajo no quedó solamente en las redes. Organizaron eventos de campaña dentro de Estados Unidos, posando como instituciones de activistas y pagaban a ciudadanos norteamericanos para promover y desacreditar a los candidatos.

En agosto de 2016, en Florida, le pidieron a un ciudadano norteamericano construir una jaula en una camioneta pick-up, y a una actriz utilizar un disfraz de Hillary Clinton con uniforme de prisionera. A la misma actriz la utilizaron para replicar el evento en Nueva York y Pennsylvania.

Escribían por correo electrónico y por Facebook y se comunicaban con ciudadanos norteamericanos desde Rusia, utilizando servidores y redes virtuales (VPN) para dificultar su rastreo. Les pagaban a través de cuentas de PayPal y bancarias falsificadas.

Su argumento para no presentarse era que no estaban en posibilidad de salir de sus casas, pero que les enviaban dinero para “imprimir pósters y conseguir megáfonos”.

¿La campaña de Donald Trump sabía?

El reporte indica que los colaboradores de Concorde tuvieron contacto con algunos coordinadores en tierra de la campaña de Donald Trump a través de una de las cuentas de correo electrónico falsificadas.

De acuerdo con la investigación, proyecto Lakhta les avisaba de los eventos que estarían organizando para apoyar Trump en distintos estados y les pedían difusión. Estos miembros de la campaña, según el reporte del FBI, no tenían conocimiento que interactuaba con perfiles falsos o que eran rusos.

Por su parte, Concorde y sus subsidiarias empezaron a eliminar la evidencia al terminar la campaña, y hacia septiembre de 2017 el FBI registra que uno de los acusados avisó a su contraparte en el ex país soviético del descubrimiento de su trabajo.

“Tuvimos una pequeña crisis aquí en la oficina: el FBI identificó nuestra actividad (no es una broma). Y, estuve ocupada cubriendo nuestras huellas junto con todos mis colaboradores”, posteriormente escribió “Creé un gran número de imágenes y publicaciones, y los americanos creyeron que habían sido escritas por sus ciudadanos”.

Con este reporte, el FBI busca iniciar un juicio contra estas empresas y los acusados, principalmente, por crear cuentas bancarias falsas y utilizar datos de ciudadanos norteamericanos obtenidos de forma fraudulenta.

Los ojos voltean a las elecciones en México

El Asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, el General H.R. McMaster declaró en un discurso en diciembre pasado, de acuerdo con un artículo del periódico Reforma, que ya tenían evidencia de influencia rusa en las elecciones mexicanas que se celebrarán en julio.

Y después de McMaster, los Senadores Marco Rubio (Republicano), Tim Kaine (Demócrata) y Bob Menendez (Demócrata) pidieron al Secretario de Estado, Rex Tillerson hablar de este problema durante su última visita a México.

“Dada la historia de Rusia en la región, lamentablemente esto no es una sorpresa; estas acciones recientes son simplemente el último capítulo de la influencia maligna de Rusia en toda América Latina que amenaza con desestabilizar la región “, escribieron los senadores en una carta a Tillerson. “Los sistemas electorales débiles pueden ser fácilmente explotados y manipulados por actores maliciosos como Rusia”.

El escándalo ha dado pie a una serie de declaraciones por parte del PRI quienes han dicho que Rusia interfiere a favor de Andrés Manuel López Obrador. Y en respuesta, el candidato de Morena creó el personaje “Andrés Manuelovich”.

Bloomberg reportó hace unos años cómo un hacker colombiano influenciaba hashtags a favor de Enrique Peña Nieto en 2012, y hablando de espías, Ricardo Anaya mostró en Twitter cómo era seguido por un agente del CISEN.

Las campañas apenas están por empezar y México no será el único país que celebre elecciones en América Latina. Colombia, Brasil, Chile, Honduras y Costa Rica también estrenarán presidente este año. ¿Podría haber influencia Rusa en toda la región?

También puedes leer: La verdad sobre la intervención rusa en la elección mexicana

También podría interesarte:

Comentarios