Internacional

Díaz-Canel: el presidente que dejó atrás el apellido Castro en Cuba

El nuevo presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, dijo tras jurar su cargo que dará continuidad a la revolución que inauguró casi seis décadas de gobierno comunista en la isla; Raúl Castro se mantiene en poder del partido.

19-04-2018, 11:22:13 AM

Miguel Díaz-Canel es el presidente de Cuba que quiere cambiar la historia, pero no la revolución. Desde que ocurrió la Revolución Cubana, es el primer hombre sin el apellido Castro en gobernar la isla en casi seis décadas y también podría convertirse en unos años en el primer secretario del Partido Comunista cubano.

El nuevo presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, dijo tras jurar su cargo que dará continuidad a la revolución que inauguró casi seis décadas de gobierno comunista en la isla.

En su primer discurso como presidente, dejó claro que Raúl Castro, que se mantiene como jefe del Partido Comunista, seguirá a la vanguardia política de Cuba y que la estrategia diplomática del país se mantendrá inalterable.

“Entre muchas razones, el mandato dado por el pueblo a esta legislatura es la de dar continuidad a la revolución cubana en un momento histórico crucial”, dijo al Parlamento.

Díaz-Canel, que cumplirá el viernes 58 años, destacó que el país debe avanzar en la actualización del modelo económico y social, pero sin espacio para los que aspiran a una restauración capitalista.

Castro, hermano del fallecido Fidel, abandona la presidencia a los 86 años después una década en el cargo. Díaz-Canel, de 57 años, se había desempeñado como su primer vicepresidente en el último lustro.

Díaz-Canel asumió el jueves como presidente de Cuba, pero su antecesor se mantendrá los próximos tres años como jefe del partido único.

“Cuando yo falte Díaz-Canel puede asumir también como primer secretario del Partido Comunista de Cuba”, dijo Castro

Al canoso Díaz-Canel, un ingeniero electrónico que abraza la tecnología, se le ve como liberal en lo social, pero también es considerado una apuesta segura para suceder a la histórica generación que luchó en la revolución de 1959 y que ya se está retirando.

El próximo presidente se ha mostrado más en sintonía con los tiempos que corren, pero no alimenta demasiadas esperanzas de generar un cambio político profundo en Cuba.

Muchos cubanos, frustrados por el lento ritmo de la mejora económica con Raúl Castro, esperan que Díaz-Canel esté esperando su momento para tomar las decisiones. Sin embargo, el dirigente comunista será probablemente cauto, al menos al principio, para consolidar su apoyo entre los conservadores.

Todos estamos acostumbrados a los Castro, y los sigo, me gustan sus ideales, pero siempre uno necesita nuevos pensamientos. Tenemos 20 años de estancamiento en desarrollo económico y tecnológico”, dijo Natalie Seijo, estudiante universitaria.

El renovador

Raúl Castro generó un cambio radical al descongelar las relaciones con Estados Unidos por primera vez desde que los rebeldes liderados por su hermano derrocaron a un dictador apoyado por Washington, y al realizar cautelosas reformas de mercado a una de las últimas economías de estilo soviético.

Pero con la economía sufriendo por la crisis en su aliada Venezuela y las relaciones con Estados Unidos tensas bajo la presidencia de Donald Trump, algunos cubanos son pesimistas sobre la posibilidad de una mejora en sus vidas y se sienten inquietos por lo que está por venir.

“El futuro nuestro ni lo sabemos ahora mismo”, dijo Adriana Valdivia, de 45 años y profesora en La Habana. “Termina Raúl y Fidel es historia”.

“No veo una salida para que los cubanos mejoren. Los salarios son los mismos y no alcanzan. Y ahora (Donald) Trump aprieta tuercas con el bloqueo, imagínese”, dijo Valdivia, quien gana alrededor de 24 dólares por mes.

El próximo presidente debería “aumentar la velocidad del cambio en Cuba mientras mantiene las cosas buenas”, dijo el bloguero Harold Cárdenas, de 32 años, quien agregó que la resistencia a las reformas económicas introducidas por Raúl Castro ha frenado al país.

¿Nuevas ideas?

Si bien la asamblea promoverá un liderazgo más joven, Castro y otros líderes de la revolución retendrán el poder a través de su control sobre el Partido Comunista.

“Cuba está cambiando, pero no espero cambios dramáticos mientras los líderes revolucionarios sigan ocupando puestos clave en el gobierno”, dijo el senador estadounidense Patrick Leahy, quien se reunió con Castro y Díaz-Canel.

“Después de eso, una nueva generación puede tener otras ideas”, agregó.

Es improbable que Díaz-Canel ponga en juego el gobierno de partido único y muchos cubanos se sienten distantes de la política y prefieren centrarse en llegar a fin de mes con las limitadas oportunidades económicas que se abrieron cuando Castro permitió crear más empresas pequeñas en los últimos años.

“La política no es mi fuerte”, dijo Diadenis Sanabria, de 34 años, que trabaja en un restaurante estatal en el distrito Vedado de La Habana. “Pero pienso que el cambio de jefe no me cambia la vida”.

Con información de Reuters.

También te puede interesar: ¿Qué podemos aprender de Fidel Castro?

También podría interesarte:

Comentarios