Buscador
Ver revista digital
Actualidad

Inseguridad en la era COVID: escenario de riesgos nacionales

30-03-2021, 1:59:50 PM Por:
Covid
© Depositphotos.com

La pandemia de COVID no solo ha afectado a México en términos de salud, también ha generado riesgos sociales y de seguridad pública, con una notoria alza en la inseguridad.

La pandemia de coronavirus ha desatado incontables cambios a nivel mundial desde 2020, mismos que seguiremos resintiendo este año y a futuro. De acuerdo con Manuel Balcázar Villarreal, doctor en administración pública por el Instituto de Administración Pública de Chiapas, este 2021 México podría enfrentar riesgos sociales, de seguridad pública y mixtos, es decir, socio-criminales. ¿Qué podemos hacer los ciudadanos para minimizar la posibilidad de ser víctimas de la inseguridad en la era del COVID?

Durante el foro virtual ‘Perspectivas de seguridad nacional en México’, de Global Security Connection, Balcázar señaló que este año el país “estará saliendo de la pandemia, pero la vacuna contra la Covid-19 puede llevar a expresiones de comportamiento irracional por la cuarentena”. Agregó que “incluso los linchamientos podrían aumentar”.

“En términos económicos, el impacto de la pandemia se reflejará en pérdida de empleos, falta de inversión pública y privada, aumento en la informalidad y desplome del crecimiento del PIB”, comentó el catedrático. También indicó que algunas empresas pueden enfrentar ataques en su contra, por el manejo de dinero en efectivo.

Para evitar este tipo de ataques, existen empresas de seguridad privada altamente capacitadas y que pueden ofrecer un alto nivel de seguridad para tu organización, un ejemplo es Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial.

Panorama de la inseguridad en México en 2021

Según datos oficiales de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, de enero a febrero de 2021 hubo un alza de 2.1% en la incidencia delictiva total. Durante el segundo mes del año se registraron 57 delitos de secuestro, un aumento de 21.3% respecto al mes anterior, con 47. También se detectó un alza en las extorsiones, pasando de 552 en enero, a 639 en febrero, un 15.8% más.

En cuanto al robo total, si bien hubo una baja de 3.1% entre enero y febrero de 2021, los números no resultan tranquilizadores. En el segundo mes del año se denunciaron 4,637 robos a casa habitación; 8,220 robos de vehículos; 651 robos a transportistas, y 5,334 robos a transeúnte.

Otros delitos que vieron un repunte en el mismo período son la violencia intrafamiliar (+4.7%) y la trata de personas (+31.3%).

Otros riesgos para la seguridad pública

Balcázar Villarreal señaló que entre las grandes amenazas está el crimen organizado, pues podrían producir y comercializar versiones apócrifas (es decir, ‘pirata’) de la vacuna. O bien, recurrir al robo de éstas para su venta en el mercado negro.

En términos sociales, el especialista advierte una resistencia de la población hacia la autoridad, tanto pasiva como activa. La resistencia pasiva se reflejará en una negativa a seguir las medidas para evitar contagios: uso de cubrebocas, distanciamiento social y restricción de la movilidad. La resistencia activa se traducirá en agresiones directas contra las autoridades cuando éstas traten de hacer cumplir la ley o pidan seguir las recomendaciones sanitarias.

Otra variable importante que podría acrecentar los riesgos de seguridad nacional y pública es el próximo proceso electoral del 6 de junio. Estas elecciones conllevan riesgos de violencia política, manifestaciones, agresiones, homicidios, financiamiento ilícito a campañas políticas, extorsiones y corrupción. Tras las mismas, el cambio de funcionarios provocará una reestructuración en las organizaciones criminales que podría fortalecerlas.

¿Qué podemos hacer los ciudadanos contra la inseguridad?

Si bien las autoridades federales, estatales y locales son las encargadas de salvaguardar la seguridad pública y nacional, la experiencia nos ha enseñado que no debemos atenernos a la protección que éstas puedan brindarnos. Los ciudadanos podemos y debemos contribuir a la defensa de nuestra integridad física y de nuestro patrimonio. Ya sea siguiendo los protocolos de prevención del delito que recomienda la propia Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, o bien buscando formas individuales para sentirnos más seguros.

Por ejemplo, podemos ir a cursos de defensa personal o instalar cámaras de seguridad en casa. Claro que si se trata de proteger un negocio, lo mejor es recurrir a los servicios de una empresa profesional, como los que ofrece Multisistemas de Seguridad Industrial.

Ante este panorama, el futuro de la seguridad pública en México resulta incierto. Por tanto, debemos de hacer todo lo que está en nuestras manos para evitar que el crimen en cualquiera de sus formas trastoque nuestras vidas, más de lo que ya lo ha hecho la pandemia de COVID.

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios