revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Actualidad

¿Cómo puede ayudar Estados Unidos a México en la lucha contra el narco?

Es factible aumentar la ayuda de Estados Unidos en la lucha contra el narco, pero esto no puede incluir la participación de agentes extranjeros en México

05-11-2019, 4:07:09 PM
Estados Unidos y México

El intercambio de información de inteligencia, junto con la asesoría para combatir al crimen organizado que ya recibe México de parte de Estados Unidos, puede incrementarse para reforzar la lucha en contra de los carteles de la droga, aunque este aumento -formalmente- no debe incluir la intervención directa de agentes estadounidenses en territorio mexicano.

El artículo 32 de nuestra Constitución prohíbe que los extranjeros presten servicios en el Ejército, y en las fuerzas policiales o de seguridad pública, por eso ningún elemento estadounidense puede realizar operativos en contra del crimen organizado en suelo mexicano, a pesar de que, en diversas ocasiones, de manera extraoficial (y por supuesto ilegal) se ha reportado la intervención directa de agentes estadounidenses, por ejemplo, en la detención de algunos capos del narcotráfico.

Ante estas limitaciones formales de nuestra legislación, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador hoy se enfrenta a la disyuntiva de modificar su estrategia de seguridad, luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que es momento de que México encabeceuna guerra contra los cárteles de la droga con ayuda de Estados Unidos, a fin de evitar la repetición de crímenes como los registrados el lunes en contra de familiares del activista mexicoamericano Julián LeBarón.

Intercambio informativo

El pasado 3 de octubre, el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, y el Embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, sostuvieron una reunión para reforzar “los trabajos conjuntos para la seguridad de la frontera México-Estados Unidos en los temas vinculados con el trasiego de drogas, lavado de dinero y tráfico de armas”, de acuerdo con un comunicado del gobierno mexicano.

La colaboración entre los dos países incluye acciones para combatir a las organizaciones criminales, pero esto se lleva a cabo mediante el intercambio de información, pues ni agentes de México participan en operativos antinarcóticos en Estados Unidos, ni sus pares estadounidenses pueden actuar en situaciones similares en México.

De hecho, el último aumento -efectivo- de la cooperación antidrogas entre las dos naciones es la Iniciativa Mérida, un acuerdo signado entre México y Estados Unidos en 2007 que permite que nuestro vecino del norte proporcione diversos equipos y pertrechos para el Ejército Mexicano y la otrora Policía Federal, hoy incorporada a la Guardia Nacional.

Esta iniciativa tenía como objetivo fortalecer las capacidades de las instituciones policiacas de México, mejorar los procesos judiciales y el Estado de derecho, y fortalecer la seguridad fronteriza, a través de recursos económicos proporcionados por el Departamento de Estado y la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID, por sus siglas en inglés).

No obstante, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció hace seis meses que su gobierno tiene la intención de reorientar “por completo” la Iniciativa Mérida, porque en su opinión esta no ha funcionado.

No queremos que haya cooperación para el uso de la fuerza, queremos que haya cooperación para el desarrollo, no queremos la llamada Iniciativa Mérida”, dijo el mandatario mexicano en su conferencia matutina el pasado 7 de mayo.

La propuesta de México, agregó López Obrador, es “que la inversión se dedique a las actividades productivas y a la creación de empleos; no queremos helicópteros artillados, no queremos recursos para otro tipo de apoyos militares, lo que queremos es producción y trabajo”.

Paz sin represión

El problema es que la violencia en México no ha disminuido, a pesar de que desde el gobierno federal se asegura que esta ya no ha avanzado gracias al proyecto de pacificación de López Obrador, quien este martes reiteró que su estrategia de seguridad no será modificada.

Nosotros pensamos que la violencia, lo voy a volver a repetir, no se puede enfrentar con violencia, llegamos a esto precisamente porque se quería apagar el fuego con el fuego”, argumentó el presidente. “Y aunque los que aplicaron esa estrategia fallida quieran que nosotros continuemos con lo mismo, (la respuesta) es un rotundo no”, enfatizó López Obrador.

Sin embargo, esta postura podría modificarse en los hechos, aunque no en el discurso del mandatario mexicano, si el gobierno de Estados Unidos presiona a México luego del ataque perpetrado en contra de familiares de Julián LeBarón.

Es cierto que en nuestro territorio no sería posible la presencia de elementos militares o policíacos estadounidenses, tal y como ha ocurrido, por ejemplo, en Colombia, pero los acuerdos bilaterales de cooperación, incluyendo la Iniciativa Mérida, pueden fortalecerse de manera significativa, sobre todo en las áreas de inteligencia. Solo falta que exista voluntad política en el gobierno federal mexicano, y con ello, el reconocimiento de que seguimos en una profunda crisis de seguridad y violencia.