revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Actualidad

¿Cómo la llegada del primer hombre a la luna cambió leyes y negocios?

Hace 50 años que el hombre llegó a la luna, desde aquel primer viaje las leyes y los negocios cambiaron, y ahora trabajamos distinto

19-07-2019, 10:00:54 AM
Legada del hombre a la Luna

Las regulaciones jurídicas internacionales, las actividades económicas y financieras, y por supuesto los negocios, cambiaron significativamente después de la llegada del hombre a la Luna, hazaña que este sábado cumple 50 años.

Buena parte de la tecnología que se utilizó en la misión del Apolo 11, que llegó a la superficie lunar un 20 de julio de 1969, ha sido incorporada a nuestra vida cotidiana, además de que -previamente- los gobiernos del mundo tuvieron que ponerse de acuerdo sobre el régimen jurídico que debía regular al espacio y los cuerpos celestes.

Actualmente existen 16 normas internacionales relativas a las actividades que se llevan a cabo en el espacio, entre estas la más importante es el Tratado del Espacio Exterior (Outer Space Treaty), que es obligatorio para todos los Estados del orbe desde 1967.

También se destacan el Convenio para rescatar y retornar astronautas y objetos que hayan sido enviados fuera de la Tierra (Rescue Agreement); la Convención sobre la responsabilidad internacional por daños causados por objetos espaciales (Liability Convention); y el Acuerdo sobre las actividades de los Estados en la Luna y en otros Cuerpos Celestes (Moon Agreement).

México ha ratificado 10 de esos tratados, de acuerdo con un reciente reporte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), aunque en la página de internet de la Cancillería de nuestro país solo aparecen con vigencia cinco documentos.

luna

Compraventa de la Luna

En el derecho civil y mercantil, el objeto de los contratos debe existir en la naturaleza, ser determinado o determinable, y estar en el comercio. Nuestro satélite cumple con los dos primeros requisitos, pero no con el tercero, es decir, la Luna no puede venderse, aunque los países sí pueden utilizarla, conservando incluso las muestras de minerales y otras sustancias que se extraigan.

Lee: China, primer país en llegar al lado oscuro de la Luna

No obstante, a pesar de que no están en el comercio, cientos de terrenos de la Luna han sido vendidos por un hombre que reclamó ser su propietario en 1980. No es broma, el estadounidense Dennis Hope, que se autodenomina como la única autoridad oficial de nuestro satélite, asegura que ha vendido 675 parcelas lunares.

En esas transacciones han participado famosas celebridades, tres expresidentes de Estados Unidos, y alrededor de 15 actores de la serie original Star Trek, según el sitio web de la empresa de Hope, que lleva por nombre Embajada Lunar (Lunar Embassy).

El Tratado del Espacio Exterior establece que ningún país de nuestro mundo puede apropiarse de los cuerpos celestes, pero esa legislación no menciona a los terrícolas en particular, ciertamente no dice de manera expresa que los individuos tienen prohibido adueñarse de algún planeta o satélite.

Con base en esta supuesta omisión legislativa, Dennis Hope reclamó ser el propietario de la Luna, y aunque -formalmente- la compraventa de terrenos selenitas es un acto ilícito, este hombre no lo cree así, pues asegura que hasta ahora nadie lo ha sancionado.

Innovación en los negocios

Las celdas solares, los detectores de humo, el ultrasonido que se usa en la medicina, las transmisiones de larga distancia, el velcro, los sistemas de geolocalización, el horno microondas, y algunos componentes de las computadoras y de nuestros teléfonos celulares, son una parte de la herencia del viaje a la Luna que realizaron hace cinco décadas Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins.

IPN
IPN

Las fábricas y los negocios de distribución transformaron sus empaques y embalajes, gracias a la tecnología que desarrolló la NASA para aquel periplo lunar. En Estados Unidos todos los edificios de oficinas deben contar con detectores de humo, y en caso de un incendio, los trajes de los bomberos están hechos con materiales que primero se probaron con la indumentaria de los astronautas.

Lee: Superluna 2019

La industria de los alimentos también fue uno de los sectores económicos que experimentó toda una revolución a partir de que el hombre llegó a la Luna: la comida deshidratada, y el método para analizar peligros alimenticios se crearon para ese viaje interestelar.

De igual forma, la transmisión de datos, imágenes y voz, que hoy usamos como algo cotidiano a través del teléfono móvil, no sería posible sin las creaciones de los científicos de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés).

En lo relativo a la propiedad intelectual, después del primer viaje a la Luna, el gobierno estadounidense impulsó todo un programa de desregulación para facilitar el registro de patentes. De hecho, desde 1969 la NASA ha registrado cerca de 5,000 inventos.

Algunas de estas patentes ya no son exclusivas de la NASA, toda vez que esa institución las ha liberado a través de un programa especial para la transferencia de tecnología, que se dedica a apoyar a las empresas estadounidenses con las innovaciones desarrolladas para la exploración del espacio.

Lee: Regresar a la luna en 2022

También podría interesarte:

Artículos relacionados

Comentarios