Buscador
Ver revista digital
Actualidad

AMLO replica estrategia de Calderón y aumentan desapariciones

18-05-2022, 6:16:27 PM Por:
AMLO
© Especial

La militarización de la seguridad continúa y hasta se ha profundizado en algunas zonas, lo que podría incidir en el fenómeno de las desapariciones.

La cifra de 100,000 personas desaparecidas en México es solo una imagen parcial del grave problema de derechos humanos que representa este fenómeno delictivo, pues el registro con el que se cuenta tiene enormes deficiencias, por eso no podemos hacer un diagnóstico certero en este tema, aunque sí hay algunas líneas que coinciden, como lo es la militarización de la seguridad pública en nuestro país, que se mantiene desde el año 2006.

En lo que va de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, las desapariciones se han duplicado en contraste con las que se dieron en el mismo periodo del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Entre 2013, 2014 y 2015 se registraron 13,755 desaparecidos, en tanto que entre 2019, 2020 y 2021 las desapariciones sumaron 27,841. A este último número deben agregarse otros 3,430 mexicanos que desaparecieron de enero a mayo de 2022, haciendo un total de 31,271 desaparecidos en el actual gobierno.

¿Cuánto es lo que ha incidido la militarización en el aumento de las desapariciones? En realidad, no sabemos el grado de influencia que esta política pública ha tenido desde la administración de Felipe Calderón, misma que continúa con el presidente Andrés Manuel López Obrador, a pesar de que este insiste en que esas medidas ya cambiaron.

Preguntado al respecto, Alejandro Hope, experto en seguridad, dijo a ALTO NIVEL que en el fenómeno de la desaparición cometida por particulares y la desaparición forzada “probablemente sí hay una influencia” de la militarización de la seguridad, aunque enfatiza que la magnitud de la misma es indeterminada.

“Yo creo que eso es indudable (..), ahora, cuánto y en qué magnitud, es muy complicado determinarlo”, apunta, pues el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO) no está mostrando el número real de desapariciones que cada año ocurren en México.  

Estas deficiencias del RNPDNO se deben a que la base de datos se ha alimentado con la información que proporcionan las Fiscalías cuando abren una carpeta de investigación (antes averiguación previa), luego de que se denuncia la no localización de una persona.

El problema es que los Ministerios Públicos de las Fiscalías del país suelen negarse a la apertura de carpetas de investigación en este tema; otra deficiencia se presenta en los reportes que deben realizar esas Fiscalías al Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas, en caso de que sí se inicien carpetas de investigación. Los retrasos son muchos, y la información no se proporciona de manera completa.

“Nuestra manera como registramos los delitos en general, y las desapariciones en particular, es muy deficiente”, dice Alejandro Hope, por lo que los números de este último ilícito en realidad seguramente son mayores.

Por eso “yo creo que aún tenemos un problema importante para diagnosticar con precisión lo que está sucediendo” con todas las desapariciones en nuestro país, asevera.

Abrazos, no balazos

Ante el importante aumento en el número de desaparecidos en la actual administración, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo el miércoles que esto “puede ser (por)que los buscamos y que antes no”.

“Se está haciendo un trabajo como nunca de búsqueda. Ningún gobierno se había ocupado de los desaparecidos como ahora, toda la Secretaría de Gobernación está dedicada a eso, y a buscar fosas clandestinas, porque no se debe de olvidar de que hubo una guerra contra el narcotráfico y durante esa guerra murieron muchos, y los desaparecían”, justificó el mandatario.

Aunque López Obrador diga lo contrario, e insista en que él lleva a cabo una política de “abrazos y no balazos”, en la que ya no hay una guerra en contra del crimen organizado, en realidad esa medida -que desde 2006 ha militarizado la seguridad pública del país- continúa en todo el territorio nacional.

Se trata solo de un discurso que no tiene asidero en la realidad, ya que hoy hay más militares en tareas de seguridad, y al mismo tiempo, no se ha experimentado ningún cambio positivo con respecto a las desapariciones, pues estas siguen aumentando.

“Nosotros no vemos ninguna diferencia en todo el fenómeno de los desaparecidos que sigue creciendo” desde 2006 a la fecha, apunta Efraín Tzuc, uno de los periodistas de Quinto Elemento Lab que desarrolló la investigación “Fragmentos de la Desaparición”, en la que ese colectivo independiente analiza los datos del    Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas, luego de que la cifra de desapariciones llegó a 100,000 mexicanos.

En ese tenor, Alejandro Hope afirma que la estrategia de seguridad en México solo se ha modificado en los eslóganes del gobierno actual.

“¿Hay un cambio categórico en esto? Yo creo que no”, y esto se prueba porque “hay más soldados haciendo funciones de policía”, y también hay más operativos federales con más personal militar desplegado. “Abrazos no balazos es eslogan”, enfatiza.

Lo más interesante es que el presidente ya logró convencer, incluso a sus detractores, de que ya no hay un combate frontal al crimen organizado en los mismos términos que en las administraciones pasadas, cuando en realidad no es así.

Como ejemplo emblemático de esto, está la desaparición de la Policía Federal que, hasta 2018 estaba compuesta por civiles. Hoy la Guardia Nacional, que sustituyó a esa corporación, está integrada en un 76% por militares, según datos oficiales.

MÁS NOTICIAS:

¿Te interesa el mundo del emprendimiento?
Conoce Emprendedor.com el medio lider en contenido de Ideas de Negocio, Startups, Finanzas, Noticias para emprendedores, Franquicias, Marketing, Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

mm Periodista y abogada, especialista en análisis jurídico y de derechos humanos. Ha sido reportera, conductora de radio y editora.
Comentarios