Actualidad

Se activa alarma bélica entre ‘Coreas’

Ataque norcoreano contra su homónimo del Sur, considerado el más grave desde la Guerra de Corea, dejó las puertas abiertas a un enfrentamiento.

24-11-2010, 7:03:52 AM
24 de noviembre 2010

 

Corea del Norte lanzó un ataque armamentista contra una isla de Corea del Sur, donde murieron dos personas, provocando que las fuerzas armadas surcoreana se declararan en alerta roja y anunciaran estar adportas de una nueva guerra.  

El incidente fue realizado contra la isla Yeonpyeong cerca de la disputada frontera del Mar Amarillo y es considerado como el más grave desde la guerra de Corea de 1950-1953.

Como respuesta inmediata, el gobierno surcoreano realizó 80 disparos hacia la zona enemiga, mientras que su presidente, Lee Myung-Bak, advirtió que “contraatacará duramente” si hay nuevas provocaciones de los norcoreanos.

El comando supremo de Corea del Norte acusó a Corea del Sur de haber disparado primero y amenazó con “seguir sin vacilar sus ataques militares si el enemigo surcoreano se atreve a invadir nuestro territorio, aunque sea en 0.001 milímetros”.

Por su parte, Estados Unidos anunció que, tras el accidente, considerará a Pyongyang como una amenaza seria.

Su presidente estadounidense, Barack Obama, llamó la atención mundial sobre la gravedad del hecho pero se abstuvo de especular sobre una eventual acción militar, sin dejar de reafirmar su apoyo a su aliado surcoreano.

“Queremos asegurarnos que todas las partes en la región reconozcan que esto constituye una amenaza seria y continua de la cual hay que ocuparse”, señaló.

Obama mantuvo una charla telefónica con Lee tras la cual acordaron realizar maniobras militares conjuntas “en los próximos días para continuar con la estrecha cooperación entre nuestros dos países, y subrayar la fuerza de nuestra alianza y nuestro compromiso con la paz y la seguridad en la región”, según reporto la Casa Blanca a través de un comunicado.

El mandatario le aseguró a Lee que EU “permanece hombro con hombro” junto a su aliado coreano, añadió la nota.

EU, que tiene 28 mil 500 efectivos en Corea del Sur, también alentó a la comunidad internacional a que condene el bombardeo y llamó a Corea del Norte cesar sus “actos irresponsables y provocadores”, según palabras de este miércoles en Pekín del emisario norteamericano para Corea del Norte, Stephen Bosworth.

Entretanto, las fuerzas de la ONU en Corea del Sur, bajo comando estadounidense, dijeron en un comunicado haber pedido un diálogo con Pyongyang con el fin de apaciguar las tensiones.

La ONU busca apaciguar las tensiones
“El comando de las fuerzas de las Naciones Unidas (UNC) ha llamado a un diálogo con los generales del Ejército Popular de Corea del Norte a través de su misión en Panmunjon, a fin de lanzar un intercambio de información y calmar la situación”, según el mensaje.

De su lado el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, solicitó compostura a ambas partes. Por ahora ningún país solicitó una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, dijeron fuentes diplomáticas.

China (el único aliado importante de Corea del Norte y puntal económico) también pidió compostura aunque sin condenar el ataque, al tiempo que bregó por la reanudación de las conversaciones de las seis naciones que procuraban desmantelar el plan nuclear de Pyongyang.

EU y el país asiático están de acuerdo en que la “moderación debe imperar” en la península coreana, aseguró en Pekín el enviado estadounidense tras conversar con responsables chinos.

El bombardeo ocurrió poco después de la revelación de la existencia de una presunta planta de enriquecimiento de uranio en Corea del Norte, que provocó fuerte alarma en EU y sus aliados.

También se produjo en momentos en que Norcorea se prepara para una eventual sucesión dinástica de Kim Jong-Il hacia su hijo menor Kim Jong-Un. La transición está alimentando la especulación sobre el destino del régimen militar y sus intenciones nucleares.

Unos 50 obuses cayeron en la isla de Yeonpyeong cerca de la tensa frontera del Mar Amarillo, destrozando docenas de casas y provocando densas columnas de humo.

Dos marineros surcoreanos murieron en el ataque, confirmó una fuente militar, y otros 15 marineros fueron heridos junto a tres civiles. Desde Yeonpyeong, las fuerzas surcoreanas respondieron con 80 disparos de obuses.

“Se impuso una alerta militar Clase A por situación bélica inmediatamente luego del bombardeo”, dijo a la prensa un vocero.

Yeonpyeong está ubicada justo en el sur de la frontera declarada por la ONU luego de la guerra que culminó en 1953, pero al norte de la frontera marítima establecida por Pyongyang.

En marzo pasado, existió otro momento de altísima tensión entre ambos países, después de la muerte de 46 marinos de la corbeta surcoreana “Cheonan”. Seúl acusó a Corea del Norte de haber hundido la nave con un torpedo disparado por un submarino, cosa que Pyongyang rechazó.