Actualidad

Stendhal se deslinda de corrupción IMSS

Stendhal se deslinda de los supuestos actos de corrupción de su director ejecutivo y lo separa temporalmente de su cargo.

12-11-2010, 7:45:47 AM
12 de noviembre 2010

Ante el escándalo de presuntos hechos de corrupción entre el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y la farmacéutica Novartis, los laboratorios Stendhal se deslindaron de las acusaciones que se realizaron contra Carlos Abelleyra Cordero, quien fue separado temporalmente de su cargo como presidente ejecutivo de esa compañía.

Stendhal destacó que un comunicado que los acuerdos que realizó Abelleyra Cordero con un funcionario del IMSS y un directivo de Novartis, “fueron a título personal”.

“Las actividades de negocios mencionadas, y realizadas vía telefónica por el señor Abelleyra Cordero fueron a título personal; y de manera categórica afirmamos que éstas no tienen ningún vínculo comercial u objeto de negocio con nuestro laboratorio”, puntualiza el documento.

De acuerdo con notas periodísticas, Carlos Abelleyra Cordero, quien desde hace cuatro meses ha fungido como Presidente Ejecutivo en México de la compañía farmacéutica Stendhal, está implicado en las conversaciones que dio a conocer el noticiero de Canal 2 de Televisa.

Por ello, el Consejo de Administración, en conjunto con los señores Carlos Abelleyra Cordero y Alejandro Kuri, convinieron su separación temporal de la empresa, a fin de que estos puedan colaborar con las autoridades y hacer uso de su derecho en las instancias que consideren pertinentes.

El texto precisó que Stendhal es una compañía mexicana con más de 35 años de existencia y con operaciones en 12 países de Latinoamérica.

Asimismo, refrendó su apego estricto a su código de ética “en todas nuestras actividades comerciales y nos apegamos a todas las regulaciones anticorrupción nacionales e internacionales”.

De igual forma, se comprometió a que la empresa seguirá fiel a su misión de ofrecer los medicamentos de mayor innovación, para atender a más pacientes mexicanos en enfermedades de alta especialidad, tales como VIH o la esclerosis múltiple.

En otro comunicado, Abelleyra Cordero aclaró que dicha conversación telefónica, interceptada ilegalmente, fue entre dos particulares y a título personal, profesionales de la industria farmacéutica, y que no participó funcionario público alguno, en este caso del IMSS.

El ex directivo reconoció que dicha conversación versó sobre un proceso de licitación pública de medicamentos por parte del IMSS y cuyas bases serían publicadas el 11 de noviembre.

“En ella se discutieron los términos en los que una determinada empresa iba a participar, incluyendo algunas ideas sobre el costo de la distribución. Cabe aclarar que esta conversación se realizó a título personal y no tiene relación alguna con mis actividades profesionales en Stendhal”, puntualizó.

Abelleyra Cordero también consideró que dicha conversación se sacó de contexto, además de que está siendo presentada e interpretada y como prueba de un presunto acto de corrupción.

Manifestó estar en la mejor disposición de colaborar con las autoridades competentes para investigar y esclarecer “el origen ilegal de esta grabación, por una invasión ilegal a mi privacidad, así como el contenido de la plática entre dos particulares”.