Actualidad

Ted Cruz y Hillary Clinton dan el primer ‘golpe’ en Iowa

Las asambleas republicanas en Iowa favorecieron a Ted Cruz sobre Donald Trump, mientras que las demócratas acercaron a Bernie Sanders con Hillary Clinton.

31-05-2017, 6:00:00 PM

Ted rebasa a Trump

El senador de origen cubano Ted Cruz ensanchó su ventaja sobre el millonario Donald Trump en las asambleas electorales republicanas de Iowa, mientras que Bernie Sanders se acercaba a Hillary Clinton en las demócratas.

Con un 60 por ciento de los votos republicanos computados, Cruz contabilizaba el 28 por ciento de los votos, comparado con 25 por ciento para Trump, 22 por ciento para el otro senador de ascendencia cubana Marco Rubio, y 10 por ciento para el afroamericano Ben Carson.

Encuestas muestran que Cruz ganó al mayor número de evangélicos, pero Trump y Rubio lograron arrebatar a Cruz a algunos de los electores más religiosos.

El senador republicano Ted Cruz disfrutaba de su victoria y describió el triunfo sobre su rival como un tributo a los “conservadores de base” de Estados Unidos.

Cruz también dijo que el resultado de la votación constituye un rechazo a “la agenda liberal” del presidente Barack Obama y un triunfo para los valores “judeocristianos”.

“Una de las grandes mentiras que se dicen una y otra vez por los medios es que el país de alguna manera se ha identificado con el enorme Gobierno de Barack Obama. Eso no es verdad. Este es un país de centroderecha. Este es un país construido sobre valores judeocristianos”, sostuvo.

Tump se quedó en el segundo lugar pese a su agresiva y poco ortodoxa campaña marcada por controversias que van desde llamados a prohibir el ingreso de musulmanes a Estados Unidos y la promesa de erigir una muralla a lo largo de la frontera con México.

Sanders pisa los talones a Hillary

En el campo demócrata, con 67 por ciento de los votos, Hillary Clinton acumulaba 51 por ciento de los votos, pero Sanders se acercaba a sólo dos puntos porcentuales al lograr 49 por ciento del apoyo.

Sanders, un demócrata que se autocalifica de socialista y que ha criticado con dureza la campaña de su rival, declaró que el resultado era un virtual empate.

“Creo que lo significativo de esta votación es que la gente no creía que Bernie Sanders pudiera ganar, que podemos competir contra Hillary Clinton, espero que esa idea haya desaparecido”, sostuvo el senador de Vermont a CNN.

Las mil 681 asambleas electorales de Iowa seguían mostrando un nivel de asistencia superior al registrado en 2008.

En 2012, unos 120 mil electores acudieron a las asambleas, pero se estima que la cifra del actual ciclo electoral podría ascender a 150 mil.

Entre los temas de mayor interés para los votantes destacaba el gasto del gobierno, relevante para el 31 por ciento; la lucha contra el terrorismo con 29 por ciento; la economía con 28 por ciento, y la inmigración con 13 por ciento.

Las asambleas electorales de Iowa marcan el inicio del proceso de selección de candidatos a la presidencia de Estados Unidos, de cara a las elecciones de noviembre próximo, y aunque no definen qué candidato será el definitivo sí representan la premisa “quién pega primero, pega dos veces”.

¿Por qué la elección en Iowa es tan importante?

El rural estado de Iowa, es el centro de atención de Estados Unidos como sede de las primeras asambleas partidistas del proceso político 2016, es un termómetro imperfecto del ánimo electoral en el país.

Con una población blanca superior al 90 por ciento y apenas un 3.0 por ciento de latinos, el estado de Iowa no refleja al mosaico racial y étnico del país y ha perdido su fama como el “gran elector” para convertirse en un simple “filtro” de aspirantes sin posibilidades.

En 2012 el exsenador republicano Rick Santorum, que representa al sector más conservador de los republicanos, ganó las primarias de Iowa, pero fue Mitt Romney, un moderado, quien ganó la nominación de su partido, aunque después perdió la elección general ante Barack Obama.

Aunque Obama ganó allí en 2008 tras derrotar a Hillary Clinton, solo tres políticos que no eran titulares han ganado tanto esas primarias, como la nominación de su partido y además la presidencia en las últimas 10 elecciones.

Las asambleas de Iowa son juntas vecinales donde participan alrededor de 120 mil personas en promedio, aunque algunos proyectan una asistencia récord este año por la presencia del magnate Donald Trump, que ha atraído a votantes que se habían alejado del proceso político.

En contraste con las elecciones tradicionales, donde la gente se inscribe y emite su voto secreto, los “caucuses” son reuniones de debate o conversación, donde los militantes forman grupos de personas que favorecen públicamente a algún candidato alzando la mano.

Aunque marca la primera fecha del calendario político del país, han sido criticadas porque Iowa no es un reflejo fiel de Estados Unidos: Es un estado agrícola, donde temas como el etanol son más importantes que la migración por ejemplo, y es abrumadoramente blanco y evangélico.

Pero desde 1972 han servido al menos de referente, tanto para demócratas como republicanos, para dar visibilidad a aspirantes desconocidos, como Jimmy Carter en 1976 o Mike Huckabee en 2008, aunque solo el primero llegó a la presidencia.

Durante el proceso interno republicano de 2008, el exgobernador de Massachusetts, Mitt Rommey, terminó en segundo sitio y John McCain en cuarto, a pesar de lo cual éste último obtuvo la nominación presidencial aunque fue vencido por Obama en la elección general.

Ocho años antes, George Walker Bush se convirtió en el primer republicano de la historia en ganar tanto la encuesta informal de voto en Iowa, la elección interna del estado, la nominación de su partido y la presidencia, aunque obtuvo una menor votación popular que Al Gore.

Su padre, George Herbert Walker Bush, triunfó en Iowa en 1980 sobre Ronald Reagan, pero fue el carismático exactor nacido en Tampico, Illinois, quien ganó la presidencia. Ocho años después, Bush fue tercero en Iowa pero obtuvo la presidencia, aunque solo un periodo.

¿Qué elección sigue?

La elección de Iowa forma de hecho parte de una triada de comicios celebrados en febrero, que incluyen las primarias de Nueva Hampshire el 7 de febrero y las de Carolina del Sur, donde los republicanos votan el 20 de febrero y los demócratas el día 27.

Expertos coinciden que si bien hay numerosos antecedentes de que Iowa no es el elector definitivo de los presidentes de Estados Unidos, una terminación en buenos lugares en los tres comicios internos puede ser suficiente para amarrar la nominación presidencial.

Es por ello que en el actual ciclo electoral, los candidatos que no ocupan los primeros lugares entre republicanos y demócratas, esperan un resultado digno en Iowa para mantener vivas no sólo sus esperanzas políticas, sino la llegada de recaudaciones de campaña.

También podría interesarte:

Comentarios