Actualidad

Descifran el genoma de “otros” ancestros humanos

Científicos descubrieron que el grupo de los Denisovans eran portadores de variantes genéticas vinculadas con algunos humanos del mundo actual.

06-09-2012, 2:10:22 PM

Una cueva al sur de Siberia fue clave para que
los científicos se dieran cuenta que existió un grupo de ancestros humanos que
no se conocía hasta ahora. En el lugar se encontraron un hueso y dos dientes,
de donde se extrajo ADN.

Los restos pertenecieron a una mujer de poca
edad y de acuerdo con el análisis, era de cabello y piel oscura. Los descubrimientos
se publicaron en la revista Science y hasta el momento todo indica que fueron un
grupo distinto de los neandertales, al que nombraron Denisovans.

Aparentemente, estos nuevos ancestros humanos tuvieron contacto con los neandertales,
cuando migraban fuera de la zona de Siberia en temporadas de frío, ya que no
estaban tan bien adaptados a estas condiciones climáticas, como los
neandertales.

La investigación aún no es tan profunda como
para esclarecer qué antigüedad tienen los restos de la niña Denisovan, y aunque
algunos arqueólogos calculan entre 30 y 50 mil años, el ADN apunta unos 80 mil.

Parte de los resultados a los que se llegó con
el estudio, es que los humanos de ahora que comparten genes con los Denisovans
están en Australia y Nueva Guinea, así como en pueblos aborígenes de Filipinas.

También se concluyó de manera parcial que
quizá se extinguieron casi al mismo tiempo que los neandertales, cuando los
humanos modernos se extendieron por todo el mundo.

Por el momento, lo valioso de esta
investigación es la detallada secuencia del genoma que es muy “similar en
calidad a lo que los investigadores pueden obtener para el genoma humano
moderno”.

Además, a partir de tan escaso material fósil, los científicos
generaron una lista de cambios recientes en el genoma humano que ocurrieron
después de la diferenciación de los Denisovans, es decir cambios que son únicos
de los humanos modernos.

También demostraron que el individuo Denisovan era portador de variantes genéticas que en los humanos
del presente se vinculan con la piel oscura, y el cabello y los ojos castaños.

Los investigadores determinaron que la
diversidad genética de los Denisovans era extremadamente baja y, dada la amplia
expansión geográfica de ese grupo, concluyeron que probablemente su población
fue, inicialmente pequeña pero creció rápidamente, sin tiempo para que aumentar
la diversidad genética.

Comparando los genes de los humanos modernos
con los de sus parientes en el árbol evolutivo, parece que hay más de 100,000
mutaciones genéticas que la mayoría de las personas vivas comparten hoy en día,
pero que nuestros parientes más cercanos en la línea evolutiva no tenían, dijo
Svante Paabo, un biólogo del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en
Alemania, quien dirigió al equipo de investigación.

Algunos de estos cambios genéticos que son
únicos en los humanos tienen que ver con el funcionamiento y desarrollo del
cerebro, señaló Paabo.

Para saber más:

.Secuenciar el genoma, algo más que datos

También podría interesarte:

Comentarios