Actualidad

Demanda desborda la oferta de deuda alemana e inglesa

Los inversores buscan un refugio seguro por la crisis en España y Grecia y compran bonos con rendimientos cercanos a cero.

09-05-2012, 1:23:45 PM

El caos político en Grecia y los nuevos problemas en la banca española han desatado una escalada de los bonos soberanos de menor riesgo del mundo, con inversionistas dispuestos a aceptar retornos casi nulos a cambio de abrigo ante la tormenta de la zona euro.

Los costos de financiamiento de Alemania, Reino Unido, Estados Unidos y Japón se desplomaron a mínimos históricos en las subastas de esta semana, mientras los inversores miraban los acontecimientos en la periferia del bloque monetario con alarma.

El estancamiento electoral en la rescatada Grecia, que podría llevarla a renegar de los compromisos que hizo a cambio de la ayuda internacional, y los crecientes costos para apuntalar a los bancos españoles han reforzado la aversión al riesgo de los inversores.

El rechazo de los electores en Grecia, Francia e Italia esta semana a los partidos que defienden las medidas de austeridad ha socavado el planteamiento central de la estrategia de los líderes de la zona euro para resolver la crisis, que ya cumple su tercer año.

El miércoles, Alemania colocó más de 4 mil millones de euros (mde) en bonos del Gobierno a cinco años en su menor costo de la historia de un 0,56%, al tiempo que el futuro del Bund de junio alcanzó un máximo histórico de 143,03, dado que los inversionistas se agolparon en busca de activos más seguros.

La demanda fue menor que en subastas previas, en un reflejo de los retornos mínimos a que accedieron los inversionistas, pero la venta demostró que Alemania sigue siendo capaz de pedir dinero en tiempos de tensión en los mercados y pagar mucho menos que sus pares de la zona euro.

“La cobertura no fue asombrosa, pero nuevamente cuando intentas vender algo con un rendimiento del 0,56% por cinco años y los rendimientos caen 24 puntos básicos desde la última vez (…) ¿qué más se puede esperar?”, dijo Marc Ostwald, estratega de Monument Securities en Londres.

La agencia de deuda de Alemania dijo que el resultado de la subasta reflejó “la volátil situación del mercado, que se caracteriza por una gran incertidumbre”.

Inglaterra

En Gran Bretaña, que sufre una recesión y lucha por reducir un déficit fiscal peor que muchos de los estados más endeudados de la zona euro, una licitación de bonos Gilt a 30 años registró el menor costo de la historia a ese plazo.

El rendimiento de los Gilt a 10 años tocó un piso histórico de cerca del 1,91% tras la venta de 2 mil millones de libras en bonos a 30 años, que tuvo una demanda de más de dos veces la oferta, mucho más que en su última colocación de marzo, y pese al temor a que el Banco de Inglaterra ponga punto final a su programa de compra de bonos.

Analistas dijeron que los inversionistas habían ofrecido precios por encima del mercado para asegurar sus compras.

“La demanda por activos percibidos como seguros es excepcionalmente fuerte”, dijo el estratega de RBC Sam Hill.

La gran demanda en la subasta también provocó que el futuro del Gilt trepara a un nuevo techo de 117,98.

El Banco de Inglaterra posee cerca de un tercio de los bonos británicos circulantes tras sus dos rondas de adquisiciones con dinero fresco, conocidas como plan de alivio cuantitativo.

Iniciativas similares de bancos centrales para estimular a sus respectivas economías de Estados Unidos y Japón han apuntalado los precios de sus bonos, reforzando la opinión de los inversores de que son un refugio seguro.

La rentabilidad del bono del Tesoro estadounidense a 10 años alcanzó un mínimo de casi tres meses de un 1,82% el miércoles, por debajo del cierre del martes y pese a una venta de 24 mil millones de dólares (mdd) de notas a 10 años prevista para más tarde.

Los rendimientos de la deuda estadounidense a 30 años también cayeron a casi un 3%, a la espera de la licitación de 16 mil mdd en bonos a 10 años.

El martes, una venta de 32 mil mdd en notas a tres años captó la segunda demanda más alta de la historia medida por el ratio de oferta cubierta, reflejando la profundidad de la demanda por bonos estadounidenses ante los temores por la deuda europea y el incierto panorama de la mayor economía del mundo.

Las rentabilidades de los bonos japoneses cayeron a sus mínimos en 19 meses, con la deuda a 10 años en un 0,845% tras una sólida subasta en la jornada anterior.

Los futuros de los bonos JGB a 10 años cerraron cerca de sus máximos desde febrero, cuando el Banco de Japón sorprendió a los mercados al anunciar una nueva ronda de expansión monetaria.

“Mientras las acciones se debilitan y el yen se fortalece, hay pocas posibilidades de inversión para los inversores nipones, por lo que seguimos comprando JGB”, dijo un gerente de fondos de renta fija en un banco japonés. “Aunque nuestros estómagos estén llenos, aún tenemos que seguir comiendo”, agregó.

Para saber más: 

.España, al rescate de su sistema bancario

Comentarios