Actualidad

Por qué “Someone like you” hace llorar

Un estudio demuestra que Adele tiene acordes que generan tensión y estimulan las descargas de dopamina en los oyentes.

01-03-2012, 1:27:27 PM

La cantante británica Adele triunfo como Mejor Solista del
2011 en la pasada entrega de los premios Grammy gracias a sus poderosas letras que
logran relacionar a públicos de diversas edades con sus sencillos.

Sin embargo, el talento puede no ser la única característica
que atraiga a los consumidores a canciones como “Someone like you”.  Un estudio ha demostrado que hay una razón
científica por la que  la música de Adele
logra conmover a tantas personas.

Esta balada se estrenó en Estados Unidos en agosto del año
pasado y rápidamente se colocó en el tope de los listados al hablar de la
experiencia de la cantante de 23 años tras terminar una realción de 18 meses y
escuchar que su expareja se había comprometido con otra mujer.

Desde entonces ha pasado cinco semanas en la cima del conteo
Billboard Hot 100, la Asociación de la Industria Discográfica de Estados Unidos
certificó le otorgó un disco de platino triple y su álbum madre, “21”, fue el
más vendido de 2011.

Investigadores reportaron para el diario Wall Street Journal
que aunque el contexto socio cultural de cada persona determina las reacciones
individuales respecto a ciertas piezas sonoras, hay combinaciones de acordes
que pueden provocar sentimientos más profundos en los escuchas.

Estos acordes combinados con letras conmovedoras y una voz
poderosa mandan señales de recompensa al cerebro que pueden rivalizare contras
fuentes de placer.

Estos acordes se llaman “apoggiaturas”,  término acuñado hace 20 años por el psicólogo
británico John Sloboda  tras investigar
las similitudes existentes en canciones  “que
hacían llorar”.

Una apoggiatura es una nota ornamental que choca con la
melodía apenas lo suficiente para crear un sonido disonante. Martin Guhn, psicólogo
de la Universidad de British Columbia, asevera que esto crea una tensión en el
oyente y cuando se regresa al patrón original genera una reacción placentera.

Cuando se colocan varias apoggiaturas en una sola canción se
genera un ciclo de tensión resolución. Algo como lo que se tiene en la entrada
de “Someone like you”.

Michaeleen Doucleff, editor científico de la revista Cell,
apunta que además de este tipo de arreglos, Adele cambia modula su tono al
final de las notas largas justo antes de que el acompañamiento de nueva armonía,
lo que genera mini apoggiaturas.

El doctor Guhn apunta que “Someone like you” comienza con un
patrón suave y repetitivo con letras nostálgicas pero sobrias.  Ya en el coro, la voz de Adele sube una
octava, la armonía cambia y la letra se vuelve más dinámica. Esta  ruptura de patrón provoca que el sistema
nervioso simpático se ponga en alerta, el corazón se acelera y empezamos a
sudar.

Pero, ¿por qué gusta la canción si provoca respuestas tan
desagradables para el cuerpo?

Un estudio neurológico a cargo de Robert Zatorre de la
Universidad McGill encontró el año pasado que este tipo de canciones provocan
respuestas de tensión que vienen seguidas por fuertes descargas de dopamina,
sustancia que activa los centros de placer del cerebro de la misma manera en lo
hacen la comida, el sexo y las drogas.

Esto nos hace sentir bien y nos lleva a repetir la conducta.
Entre más calosfríos te provoque una canción, mayor será la respuesta del
cerebro y el apego a esta pieza de música.  

Esta posible “fórmula” podría revolucionar la composición
musical para crear éxitos comerciales imparables.

¿Te gusta esta canción? ¿Qué sensaciones te provoca?

Para saber más:

Los mejores cinco festivales de ideas TEDx

Museos que rinden culto a la música

Impresión en 3D, el futuro del comercio

También podría interesarte:

Comentarios