Actualidad

Sector financiero de Colombia vive auge

Una evvolución hacia la multibanca y la recuperación del grado de inversión son algunos de los factores que impulsaron el mercado financiero colombiano.

16-12-2011, 10:16:41 AM

16 de diciembre 2011

Por Nelson Bocanegra

El sector financiero de .Colombia vive su
momento de auge, a diferencia del sombrío escenario de la banca en los
países desarrollados, y apunta a convertirse en un campo de batalla para
actores extranjeros, al tiempo que las sólidas entidades locales buscan
expandirse en la región.

La principal entidad en la lista de espera sería Banco do
Brasil
, el mayor prestamista por activos de América Latina, según
fuentes de la industria, y hay más de una veintena de solicitudes de
entidades internacionales que esperan un espacio en la arena colombiana.

El gigante brasileño seguiría los pasos de su rival, el Banco
Itaú, que entrará a Colombia en junio próximo para operar en banca de
inversión y comercial.

Pero el interés va más allá de la banca colombiana e incluye
el apetito por corredurías de bolsa de parte de firmas de Brasil, Chile,
Perú y Estados Unidos, algunas de las cuales se concretaron en los
últimos meses.

También está pendiente la venta de la unidad local del HSBC,
como parte de su estrategia de abandonar algunos países; así como la
eventual búsqueda de un socio estratégico para la mayor correduría de
bolsa local, Interbolsa y la transformación de varias cooperativas
locales en bancos.

El bajo nivel de bancarización en Colombia -de un 43,8 por
ciento según la Corporación Andina de Fomento (CAF), inferior al 51,3
por ciento en promedio de Latinoamérica- es el principal atractivo para
los jugadores internacionales que además elogian la regulación del
sistema financiero.

Por otra parte, el crédito muestra un crecimiento anual que
quintuplica al de la economía y existe sólo una pequeña participación
del sector extranjero, que posee una quinta parte de los activos de la
torta bancaria de unos 140.000 millones de dólares, equivalente a un
46,5 por ciento del PIB del país.

“Tenemos unas 22 solicitudes en trámite para constitución de
nuevas oficinas de entidades financieras, oficinas de representación,
otras son simplemente reestructuraciones, pero todas son entidades del
exterior interesadas en el mercado colombiano”, dijo a Reuters el máximo
regulador del mercado, el Superintendente Financiero, Gerardo
Hernández.

La joya regional

Un factor decisivo para el pujante mercado financiero
colombiano fue la recuperación del grado de inversión del país este año,
después de haberlo perdido una década atrás, que disparó la inversión
extranjera directa y de portafolio, un apetecido botín para los
intermediarios financieros.

“Colombia ha venido evolucionando de un esquema de banca
especializada a uno que apunta hacia la multibanca. Este proceso ha
permitido que nuevos participantes ingresen al mercado colombiano,
motivados principalmente porque existen segmentos que no se han
explotado en su totalidad”, dijo una nota de la Asociación Bancaria de
Colombia, Asobancaria.

El gremio destacó como únicas trabas para un mayor desarrollo
de la banca los límites a las tasas de interés y un gravamen a las
transacciones financieras que frenan la inclusión y la profundización,
algo con lo que ya aprendieron a vivir las entidades que continúan
reportando multimillonarias utilidades.

El saldo de la cartera neta de créditos en Colombia a octubre
pasado subió un 24,4 por ciento anual a 93.672 millones de dólares muy
por encima del 12 por ciento en que aumentaron las colocaciones en
Chile, uno los mercados financieros más maduros de la región.

Mario Chamorro, gerente general del chileno CorpBanca, que la
semana pasada concretó la compra del 95 por ciento de la filial en
Colombia del Banco Santander por 1.225 millones de dólares, argumenta
que el tamaño del mercado fue una de las razones para incursionar al
país.

“Creemos que es el mejor país hoy en día en perspectivas en
América Latina, tiene un tamaño de mercado mucho más grande del que
tenemos en Chile en términos de población que pueda acceder en algún
momento a servicios financieros y tiene una institucionalidad
respetable, todo eso hace un ambiente muy atractivo para invertir”,
explicó Chamorro a Reuters.

Contrario al Santander que salió de su unidad local para
fortalecer su posición de capital en medio de la crisis de deuda
europea, el español BBVA anunció que busca expandir sus negocios en
Colombia y Chile, en donde ya opera.

Este año el canadiense Scotiabank compró el 51 por ciento del
colombiano Banco Colpatria por 1.000 millones de dólares; el Banco de
Crédito del Perú adquirió también un 51 por ciento de la tercera mayor
correduría de bolsa, Correval, al tiempo que se crearon cuatro nuevos
bancos, entre ellos el chileno Banco Falabella y el ecuatoriano Banco
Pichincha.

De adentro hacia afuera

La inversión foránea en el país permaneció varias décadas
limitada por el conflicto interno y las acciones de las guerrillas
izquierdistas, situación que cambió con una ofensiva militar que inició
en el 2002 el ex presidente Alvaro Uribe con el apoyo de Estados Unidos.

Al tiempo que los extranjeros hacen gestiones para entrar a
Colombia, los bancos más grandes del país miran con lupa la región para
salir de compras, debido en parte a que están muy cerca de su límite de
crecimiento local.

Uno de ellos es el Grupo Aval, el conglomerado de 35.000
millones de dólares del magnate Luis Carlos Sarmiento, con el que
controla una tercera parte de la banca local.

A pesar de que Aval compró el año pasado por 1.900 millones
de dólares el centroamericano BAC Credomátic, sigue explorando nuevas
adquisiciones. El siguiente paso será inscribir las acciones del
conglomerado en Wall Street el próximo año.

“En algunos de esos países empezamos a ver posibilidades de
adquisiciones de otros bancos que pudiéramos eventualmente fusionar con
los que ya tenemos allá para crecer nuestra presencia y en el Caribe
empieza a surgir también posibilidades que pudieran ser interesantes”,
dijo Luis Carlos Sarmiento Gutiérrez, presidente del Grupo Aval e hijo
del magnate.

En la misma posición estarían sus dos mayores rivales
locales, Bancolombia del poderoso Grupo Empresarial Antioqueño (GEA)
-que en el 2007 compró el Banagrícola en El Salvador- así como el Banco
Davivienda, el tercero del país por activos que han manifestado su
interés por expandirse.

(Reporte de Nelson Bocanegra, editado por Gabriela Donoso)