Actualidad

¿Cómo recuperamos la memoria?

En nuestra memoria guardamos un verdadero ‘mapa donde están almacenados los recuerdos’, por lo que es muy difícil intentar confundirlo, aseguran investigadores noruegos.

05-10-2011, 10:56:49 AM

¿Te ha pasado que te diriges a algún lugar de tu casa seguro de lo que haces, pero al llegar no recuerdas cuál era tu intención? Lo más probable es que sí. Todas las personas cada cierto tiempo experimentan estos .momentos de desesperación, esperando a que el .cerebro reaccione y recuerde el propósito de una acción.

La sensación se repite cuando, por ejemplo, te bajas del ascensor en el piso equivocado, o por algunos segundos, no reconoces la habitación en la que despertaste porque te quedaste en el departamento de un amigo. Aunque nuestra mente no tarda mucho en .recuperar la memoria.

¿Cómo reacciona el cerebro antes tales situaciones? ¿Cuánto demora en reaccionar? ¿Cómo consigue recuperar la memoria? Las respuesta a estas preguntas fueron buscadas por investigadores de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología.

125 milésimas de segundo

A través de un artículo publicado en la revista Nature, los investigadores detallaron los resultados de esta investigación, que les llevó a sacar conclusiones tan impresionantes como el tiempo en el que el cerebro recupera los .recuerdos.

Según May-Britt Moser, miembro del equipo de investigación,  la memoria se divide en pequeños “paquetes” individuales. Cada uno de estos recuerdos se prolonga durante 125 milésimas de segundo, lo que significa que el cerebro puede recuperar ocho recuerdos distintos en un segundo.

El proceso funciona de este modo: “tu cabeza contiene un verdadero mapa donde están guardados los recuerdos. Cuando te sientes algo confundido, es porque hay una competición en tu cerebro entre dos recuerdos. O incluso más de dos”, asegura la especialista. El cerebro no se deja confundir, incluso cuando lo percibas de esa forma.

Los resultados se lograron gracias  a la monitorización de la actividad eléctrica en distintas partes del cerebro de unas ratas, mientras éstas exploraban complejos laberintos armados por el equipo noruego.

Para ello, se diseñó un caja cuyo objetivo era, precisamente, intentar confundir a los pequeños animales.

Para dar una mayor dificultad a las pruebas, los animales fueron entrenados para creer que los cambios de .iluminación representaban también cambios de lugar. Así, al cambiar el esquema de iluminación en una misma caja, el cerebro de la rata se confundía al creer que se encontraba repentinamente en otro lugar, como si hubiera sido teletransportada.

¿El resultado? Los roedores sentían la misma .confusión que una persona siente cuando no sabe dónde está; como en el ejemplo del elevador o cuando ingresamos a un pasillo equivocado en un edificio de oficinas.

A juicio de May-Britt Moser, el cerebro de los animales nunca mezcló los recuerdos, sino que siempre optaba por uno u otro camino, “A y B”.

¿En qué sentido esta investigación puede ser útil para las personas?

También podría interesarte:

Comentarios