Actualidad

Transbordadores, los primeros pasos a las estrellas

Con el fin de la misión del Atlantis se termina la etapa de los transbordadores en la exploración espacial, lo que podría dar origen a los viajes estelares de parte de firmas privadas.

21-07-2011, 1:16:20 PM

Este jueves el transbordador espacial Atlantis aterrizó cerca de Cabo Cañaveral y dio por finalizados 30 años de exploración
estelar  a través de este tipo de naves.
Esta era de la aeronáutica, que dejó un legado astronautas fallecidos, dos
accidentes y gastos de miles de vuelos, podría dar paso a la exploración
comercial
de las estrellas.

La agencia aeronáutica no espera que la siguiente generación
de vehículos espaciales estadounidenses esté lista hasta 2015. Mientras tanto,
el programa espacial de Washington dependerá de las cápsulas rusas Soyuz para
viajar a la Estación Espacial Internacional (ISS, en inglés), algo que era
inconcebible en la Guerra Fría, etapa en la que inició la carrera espacial.

El programa de transbordadores comenzó en abril de 1981 y
costó más que los gastos combinados de los viajes a la Luna, la creación de la
bomba atómica
y la construcción del Canal de Panamá. Mucho más de 90,000 mdd
prometidos inicialmente.

Cuando surgió el programa, se esperaban lograr lanzamientos
semanales
baratos y seguros, pero el máximo número de vuelos al año alcanzados
fueron nueve, mucho menos de los 50 prometidos. Además, los críticos más fuertes del programa señalan que a pesar de
que estas naves espaciales orbitaron la Tierra 20,830 veces, no fueron a ningún
lugar realmente nuevo.

Pese a estas cifras negativas, el programa de
transbordadores si generó dividendos, aunquen
no en la forma esperada. Se lograron grandes avances científicos, como la
expansión del conocimiento del cosmos, y ha servido como puente entre la ex
Unión Soviética y Estados Unidos.

Las tragedias

 

Los transbordadores protagonizaron dos de los accidentes
espaciales más infames en la historia. El primero de ellos, la explosión del  Challenger, en 1986, cobró siete vidas, entre
ellas la de la primera persona civil en intentar salir de órbita.  En 2003, el Columbia se desintegró durante su
reingreso a la órbita terrestre, llevándose a otros siete astronautas.

Esto significa que uno de cada 67 vuelos resultó en muertes.

Servir a dos amos

 

Howard McCurdy , profesor en la American University y autor
de varios libros sobre la Nasa, criticó que la principal falla del proyecto fue
tener que responder tanto a la agencia, y sus intereses científicos, como a la
agenda del Departamento de Defensa.

El concepto inicial estaba basado en un plan de tres etapas,
con el objetivo final de llegar a Marte,  pero para eso se necesitaba una estación
espacial orbitando la Tierra como punto de despegue. Pero cuando inició el
proyecto no había una estación espacial, no había a dónde ir.

Luego recortes presupuestales que desviaron recursos hacia el combate contra el terrorismo sellaron cualquier otro plan
de desarrollo del programa.

Estrellas privadas

 

Pese a que no  se ve
cercano el lanzamiento de otro vehículo del gobierno estadounidense, firmas
privadas
prometen que la exploración espacial continuará.

Estimulado por una inversión 30 mdd puestos por Google, 29
equipos se han inscrito en la competencia Moon x Prize para convertirse en la primera
empresa privada  que realice viajes de la
Tierra en la Luna en 2015.

El primero de ellos podría ser el equipo Moonward que
lanzaría cápsulas no tripuladas, mientras que la firma Moon Express quiere ser
el primer servicio de paquetería estelar.  Astrobotic Technology espera poder vender
plazas de aterrizaje e investigación en el asteroide.

Esta nueva tendencia no dañaría el  Tratado
del Espacio Exterior
de 1967, que impide a cualquier nación reclamar soberanía
de la Luna, pero no impide que una compañía privada instale una sede.

En cuanto a la minería
de la Luna, podría caer bajo similares parámetros legales, como la pesca en
aguas internacionales.

¿Consideras que estos proyectos democratizarán los viajes a la luna?

También podría interesarte:

Comentarios