Actualidad

Monedas de AL, atentas a Europa

Los análisis indican que las monedas latinoamericanas mantendrán un sesgo bajista, ya se el dólar cobrará fuerza ante la falta de interés por activos de riesgo.

23-05-2011, 10:06:33 AM
23 de Mayo de 2011

Las monedas de América
Latina tendrían un comportamiento volátil esta semana aunque con un sesgo a la
baja, dado que se prevé una apreciación global del dólar ante un menor apetito
por activos de riesgo tras una rebaja de la calificación crediticia de Grecia.

La semana pasada, la
agencia Fitch recortó su calificación de
la deuda griega
, lo que despertó los temores a que la crisis financiera de
la zona euro pueda repercutir en el resto del mercado internacional.

Ante tal coyuntura,
operadores estimaron que la debilidad del euro se prolongaría hasta una nueva
reunión del Banco Central Europeo (BCE) a principios de junio.

“El dólar
debería recuperarse, especialmente si la situación con Grecia se empeora”,
dijo el analista Pedro Tuesta de la consultora 4CAST.

Pero el real de Brasil, la mayor economía de
la región, podría ir contra el avance externo del billete verde e incluso
romper el nivel de los 1.60 reales por dólar, ya que el Gobierno no adoptaría
nuevas medidas para contener la apreciación de su moneda, impulsada fuertemente
por los flujos de inversión externa ante su alta tasa de interés.

“Sólo veremos
el anuncio de nuevas medidas para frenar la valorización del real cuando la
moneda comience a aproximarse a los 1,55 (reales por dólar)”, dijo Luciano
Rostagno, estratega jefe de CM Capital Markets.

“Nuestra
expectativa es que en las próximas semanas la moneda ya esté oscilando entre
1,55 y 1,60 (unidades por dólar)”, agregó.

El real brasileño se
apreció 0.12% a 1.613/1.615 unidades por dólar el viernes, en contraposición al
retroceso de los mercados internacionales y a una menor intervención del Banco
Central en el mercado cambiario.

El peso mexicano encabezaría la volatilidad de las monedas regionales en la semana y
apuntando a la baja, ya que se cotizaría en un rango de entre las 11.60 y 11.72
unidades por dólar.

La moneda de México
cerró el viernes en 11.6400 pesos por dólar, con una caída del 0.18 por ciento,
o 2.10 centavos, frente a los 11.6190 pesos del jueves.

“Seguimos
viendo que el peso puede seguir mostrando una volatilidad como la de esta
semana (…) seguimos viendo que en el corto plazo el tipo de cambio va a
seguir promediando los 11.65 (pesos por dólar)”, auguró Joel Virgen,
analista macro y de mercados de Banamex.

Faltan señales

Entretanto, el peso chileno le seguiría los pasos a
su par mexicano y podría enfrentar sesiones de alta fluctuación durante la
semana, con potentes volúmenes de negocios, aunque también con la mirada puesta
en el avance externo del dólar.

“No tendremos
muchas señales claras. Es probable que se mantenga una fuerte demanda o venta
de dólares que ha contrarrestado a los fundamentos de alza del cobre, de buen
escenario externo o de la apreciación de la divisa a nivel global”, dijo
Rodrigo Sarria, operador de Celfin Capital.

La moneda chilena,
que cerró el viernes con un avance de 0.24%, se negociaría en un rango amplio
entre las 465 y 475 unidades por dólar.

El sol peruano también podría estar sujeto
a cambios bruscos en su cotización en medio de la publicación de nuevas
encuestas electorales de cara a la segunda vuelta de las elecciones
presidenciales del 5 de junio.

“El sol
mantendrá su volatilidad y seguiría afectado principalmente por los resultados
de nuevas encuestas (…) Según se den los resultados, el sol subirá o
bajará”, dijo Gonzalo Navarro, gerente de cambios del Banco Santander.

Las últimas
encuestas de intención de voto han mostrado una ligera ventaja de la candidata
conservadora y considerada amiga del libre mercado, Keiko Fujimori, frente al
nacionalista Ollanta Humala, quien ha moderado su discurso de izquierda.

El sol podría
oscilar entre su soporte de 2.75 y 2.77 unidades por dólar durante la semana,
tras cerrar el viernes con una caída de 0.11% a 2.756/2.758 unidades.

Por su parte, el peso argentino se mantendría sin
mayores variaciones en torno a unas 4.0875 unidades por dólar, aunque podría
verse presionado por compras de dólares del sector privado a modo de
coberturas, afirmaron operadores.

“Estamos
inmersos en una coyuntura que invita a tomar precauciones, por eso en los
últimos días estamos viendo una mayor presión sobre el dólar paralelo
(informal)”, dijo un cambista.

Sin embargo, en la
plaza cambiaria argentina no se vislumbra una mayor depreciación de la moneda
local, debido a la decisión de política monetaria del Banco Central de mantener
equilibrado el tipo de cambio.

(Con la colaboración
de Walter Bianchi en Buenos Aires, Lorena Segura en México DF, Moisés Avila en
Santiago y Silvio Cascione en Sao Paulo, Editado por Ignacio Badal)

También podría interesarte:

Comentarios