Actualidad

Brasil y el dilema de gestionar la abundancia

El aumento de la compra venta de dólares en el país carioca ha generado un aumento de la apreciación del real, lo que le restaría competitividad.

17-05-2011, 9:16:30 AM
17 de Mayo de 2011

Brasil, uno de los mercados emergentes más prolíficos del
mundo, enfrenta una problemática derivada del .éxito de su economía entre los mercados
emergentes, el aumento de la apreciación del tipo de cambio.

A diferencia de lo que sucede en diferentes países cuya
moneda se está revaluando, en Brasil la apreciación del tipo de cambio no se da
por un incremento de la .inflación, sino porque su moneda, el real, se está
apreciando nominalmente frente al dólar. Esto es resultado del fuerte ingreso de capitales que se vive
en el país  carioca que hace que haya más
personas vendiendo dólares y demandando reales.

El tipo de cambio de la divisa brasileña se movió de 2 a 1.60
por dólar y llegó incluso a cotizarse hasta 1.40.

Esto representa un problema para Brasil pues le resta competitividad
en exportaciones debido a los elevados precios.  Este efecto hace que se deslicen el tipo de
cambio y que la devaluación se traslade
a los precios y acentúe el problema de la inflación. Esto le pondría un freno a
la .economía brasileña.

El ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega, aseguró el
lunes que la inflación en Brasil estará dentro del rango meta oficial en 2011,
y reconoció que la tasa de interés de referencia Selic, principal instrumento
para combatir los .aumentos de precios en el país, está muy alta debido a esa
situación.

Hace dos semanas, el Banco Central brasileño ajustó 0.6% al
alza su expectativa de inflación para este año, a 5.6%, una tasa conservadora
para algunos economistas (las previsiones de esta semana en el sondeo del Banco
Central entre especialistas divulgado cada lunes ubican la cifra en 5.75%
anual).

La tasa de interés de referencia de Brasil está entre las
más altas del mundo
. En sus últimas tres reuniones, la autoridad monetaria
elevó las tasas, que se ubican en 12% al año, precisamente con el objetivo de
combatir la inflación.