Estilo de Vida

El flúor pasa de moda, ahora se usarán microbios

Estudio revela los avances que se podrían realizar en materia de salud dental durante los próximos años.

28-04-2011, 5:57:09 PM

Durante una conferencia realizada el 26 de abril, el director de la Facultad de Odontología de la UNAM, Arturo Fernández Pedrero, junto con el presidente de la Agrupación Mexicana de la Industria y el Comercio Dental (AMIC Dental), Ayub Safar Boueri, aseguraron que cerca del 90% de la población mexicana en edad adulta sufre o ha padecido de halitosis (mal aliento), junto con problemas de caries, formación de placa bacteriana, encías sangrantes, entre otras enfermedades bucales.

Según indicaron los profesionales, la situación es aún más compleja, puesto que lo anterior incrementa además las posibilidades de sufrir de cáncer a la boca e incluso la muerte del paciente. Todo por falta de prevención y .detección oportuna de lesiones.

Aunque eso sí -admitieron-, la causa de este tipo de padecimiento no es la falta de control, sino el consumo de alcohol, cigarro, e incluso la .mala alimentación que llevamos.

Pues bien, para todas aquellas personas que sufren alguno de estos males, ha llegado una buena noticia.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista “Science”, realizado por los científicos J.L. Sonnenburg, de la Universidad de Stanford, en Palo Alto, California, y M.A. Fischbach, de la Universidad de California, la solución podría estar en nuestro propio cuerpo.

¿Cómo? El estudio, titulado “Community Health Care: Therapeutic Opportunities in the Human Microbiom” (Sanidad comunitaria: oportunidades terapéuticas en el microbioma humano), plantea que los probióticos, como se denomina a los alimentos, bebidas y suplementos dietéticos que contienen microbios vivos procedentes del cuerpo humano, ayudarán en un futuro a diagnosticar y tratar enfermedades.

De este modo, “Las pastas de dientes del futuro pueden contener cultivos vivos o prebióticos que ayuden a tratar la dermatitis atópica y prevenir la caries dental“, indica el documento.

Por lo tanto, lo más seguro es que estos microorganismos serán desarrollados y modificados por las compañías farmacéuticas y biotecnológicas, y regulados por la Oficina de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos.

Según Sonnenburg y Fischbach, los componentes microbianos de las heces, la orina, el esputo y las mucosidades son fáciles de obtener y sostienen una cantidad de información molecular relevante para las enfermedades dentales.

Además, estos elementos pueden ser utilizados en otras zonas del cuerpo, .como la dermis.

De hacerse realidad este pronóstico, su utilidad para la prevención de caries resultaría de vital importancia para la comunidad mexicana, que hoy se ve amenazada por las enfermedades dentales.