HistoriasNegocios

Los retos y oportunidades del sector asegurador: AMIS

El recién nombrado presidente de la AMIS, Fernando Solís Soberón, habló en exclusiva con Altonivel.com.mx sobre los retos y oportunidades de la industria aseguradora.

27-04-2011, 2:04:25 PM
Los retos y oportunidades del sector asegurador: AMIS
Paul Sánchez Aguilar

El futuro del sector asegurador mexicano está regido por una nueva
regulación de carácter internacional, Solvencia II, la cual tiene un enfoque
más robusto en materia de administración integral de riesgos y gobierno
corporativo.

Fernando Solís Soberón, el nuevo presidente de la Asociación Mexicana
de Instituciones de Seguros (AMIS)
, tiene frente a sí la responsabilidad de
llevar por buen cauce todas y cada una de las acciones que, al final del día,
beneficien tanto a sus asociadas como al público usuario.

El recién nombrado titular de la AMIS asumirá su cargo, de manera
oficial, en el marco de la Convención Nacional de Aseguradores, a realizarse los
días 2 y 3 de mayo en la ciudad de México.

Solís Soberón es licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico
Autónomo de México (ITAM) y maestro y doctor en Economía por la Universidad de Virginia.
Ha sido asesor de la presidencia en el Corporativo del Grupo BAL; asesor del presidente
del Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (Inegi); director
General y vicepresidente de Desarrollo en la Comisión Nacional de Seguros y
Fianzas, así como presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para
el Retiro (Consar). Actualmente, se desempeña también como  director general de Banca de Ahorro y
Previsión de Grupo Financiero Banorte.

En entrevista exclusiva para Altonivel.com.mx, el presidente de la
AMIS detalló los pormenores de la nueva regulación que el sector asegurador
deberá implementar, así como los principales retos que estará atendiendo
durante su gestión.

 

Principios internacionales

La iniciativa denominada Solvencia II, originada en la Unión Europea para
definir una plataforma común para la administración de riesgos en las
aseguradoras europeas y los modelos de actuación de las mismas, será aplicada en
el ámbito internacional. Su implementación en las aseguradoras mexicana está en
puerta; se prevé que para 2012 las instituciones operen bajo esta nueva
disposición.

El presidente de las aseguradoras detalla que son tres pilares  en que se fundamenta Solvencia II: establecer
un proceso de análisis de las reservas, activos y pasivos necesarios para
cubrir las obligaciones aceptadas en las pólizas; definir las reglas de
supervisión, control interno y gobierno corporativo, así como establecer las
obligaciones de información que las aseguradoras deberán presentar al mercado.

 “La AMIS ha trabajado tanto con
la Secretaría de Hacienda como con la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas
(CNSF), en la elaboración de un nuevo proyecto de ley para las instituciones de
seguros y fianzas, sustentado en este tema de Solvencia II”, dijo Fernando
Solís Soberón.

El proyecto de la Ley de Seguros y Fianzas sigue en discusión, explicó,
y aunque todavía no pasa al Congreso, se están analizando puntos particulares. “Uno
de ellos tiene que ver con los plazos de transición de la aplicación de Solvencia
II;  otros buscan que se homologuen
algunos riesgos que, por ejemplo, en Europa se colocan en el segundo pilar de
Solvencia II (Gobierno Corporativo), y pretendemos que en México se aplique de
la misma forma”.

En opinión del entrevistado, los beneficios permearán tanto a las
aseguradoras como a los clientes de las mismas, ya sea gobierno, empresas o
particulares, dado que se conseguirá mejorar la protección de los asegurados y
beneficiarios. Asimismo, ayudará a incrementar la rentabilidad de las
aseguradoras y elevará la transparencia de los aseguradores en sus
comunicaciones públicas y privadas, para crear disciplina en el mercado y
generar confianza.

 

Primero… ¿lo primero?

“En muchos países de desarrollo económico similar al nuestro, se
observa que las familias primero aseguran la vida, las casas y al final del día
los autos. En el caso de México, primero es asegurado el coche, quizás en
algunos la vida, pero pocos son los que tienen asegurada su casa”.

Esta realidad que dibujó Fernando Solís Soberón reflejó la poca
consciencia que existe en el país en materia de aseguramiento de la salud, ya
sea pública o privada. En este terreno, las aseguradoras juegan un papel muy
importante.

“En nuestro país uno de los factores de empobrecimiento radica en no
contar con un seguro o sistema de seguridad social. Para algunas familias una
enfermedad puede representar la quiebra financiera”.

No obstante que se cuenten con un sistema de seguridad social, un
elemento adicional podría ser un seguro de Gastos Médicos, afirmó, porque permite
contar con una mayor oferta de médicos y hospitales para tratarse; inclusive
con opciones a ser atendidos en el extranjero.

Sostuvo que, de acuerdo con cifras publicadas por la propia Comisión
Nacional Para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros
(Condusef), el nivel de satisfacción por el uso de los seguros de Gastos
Médicos es realmente alto.

Los informes más recientes de la AMIS, señalaron que desde hace 12
años el seguro de Gastos Médicos ha sido el motor de crecimiento del sector
asegurador, junto con las primas de vida con alto componente de ahorro.

Sin embargo, recomendó que para evitar
situaciones adversas al momento de reclamar una indemnización, “es relevante leer
con detenimiento las coberturas que se estipulan en el contrato de seguro, para
saber exactamente qué se está contratando y si ello corresponde a sus
necesidades”.

 

Seguro obligatorio para autos

La intención del sector asegurador por crear conciencia de que un
seguro obligatorio para los automóviles generaría beneficios palpables para la
sociedad en general, ha sido un proyecto que por diversas razones no se ha
cristalizado.

“El establecimiento del seguro de Responsabilidad Civil para vehículos
automotores es un tema que en nuestro país no es obligatorio a nivel nacional,
y en aquéllos lugares donde se establece de forma local, no aplican sanciones
importantes para exigir su cumplimiento “.

El presidente de la AMIS ejemplificó que dentro de las 20 economías
más grandes del mundo, entre las que se encuentra México, “somos el único país
que no cuenta con la obligatoriedad de este tipo de seguros”.

Asimismo, se manifestó consciente de que probablemente las personas se
cuestionen el porqué de la obligatoriedad de un seguro de responsabilidad civil
para autos. “Las probabilidades de provocar un accidente con tu vehículo son altas,
al grado que de ocurrir podrías provocar daños a terceros en su persona o sus
bienes. Si no cuentas con el patrimonio suficiente, de acuerdo con los códigos
civiles locales, podrías enfrentar problemas legales”.

Y aquí lanza las interrogantes: “de qué le sirve al afectado meterte a
la cárcel por causarle una invalidez o la muerte; y peor aún, qué pasaría con
los dependientes económicos”. En este contexto, advierte que este tipo de seguros
podrían minimizar las consecuencias económicas
tanto del automovilista como del
transeúnte y, mejor aún, no se trasladarían del todo los efectos económicos a
la asistencia social.

 

Riesgos de naturaleza propia

Hemos presenciado eventos como las inundaciones de Nuevo León,
Coahuila, Tamaulipas y Veracruz, así como el terremoto de Mexicali. En estos
eventos la industria de seguros pagó más de 250 millones de dólares a los
afectados.

Sin embargo, no somos una sociedad preparada para gestionar los
efectos de los desastres naturales. De acuerdo con Solís Soberón, únicamente
4.4% de las casas habitación de este país cuenta con un seguro
, “aunque
pensamos que este porcentaje aumentará, porque ha crecido la conciencia por
asegurar además sus contenidos, particularmente por el riesgo de huracán”.

Finalmente, externó su confianza en que las condiciones de país son
las pertinentes para que el desarrollo del sector asegurador sea una constante,
pese a que el robo de automóviles aumentó y la recuperación de los mismos ha
disminuido.

Relacionadas

Comentarios