Tasas de interés: ¿altas o bajas?

¿Qué pasa cuando una tasa de interés sube o baja? ¿Cómo afecta al ahorro y a la inversión? ¿Qué le conviene al país? Hoy conocerás las respuestas

28-03-2011, 4:09:53 PM

A mediados de marzo, el Banco de México (Banxico) acordó mantener en 4.5% la tasa de interés, mismo nivel que ha mantenido desde julio de 2009.

El principal argumento para no realizar cambios, tomado en cuenta que la meta siempre se ha ubicado alrededor de 3%, fue la mejoría que ha experimentado la economía local, luego de la crisis. Pero, al mismo tiempo, se mantienen a la espera de los cambios que se puedan producir por algunos elementos de la economía que aún están en riesgo.

Este es el caso del incremento en los precios externos de las materias primas, los daños a la cosecha al norte de México por las bajas temperaturas y la volatilidad cambiaria en reacción a los conflictos en Oriente Medio; principalmente.

En caso de verse modificada, para bien o para mal, la institución ajustará oportunamente la tasa de interés, para así controlar un escape .inflacionario ¿En qué afectan este tipo de decisiones a los mexicanos?

 

El precio del dinero

Primero es necesario entender algunos conceptos, principalmente el de Tasa de Interés, que se refiere -en términos simples- al “precio del dinero”.

Si una persona, empresa o gobierno requiere de dinero para adquirir bienes o financiar sus operaciones, y solicita un préstamo, el interés que se pague sobre el dinero solicitado será el costó que tendrá que pagar por ese servicio.

Como en cualquier producto, se cumple la ley de la oferta y la demanda: mientras sea más fácil conseguir dinero, la tasa de interés será más baja. Por el contrario, si no hay suficiente dinero para prestar, la tasa será más alta.

 

¿Cómo influyen las tasas de interés en la economía?

 

Tasas de interés bajas ayudan al crecimiento de la economía, ya que facilitan el consumo y por tanto la demanda de productos. Mientras más productos se consuman, más crecimiento económico.

Sin embargo, esto tiene su lado negativo, ya que cuando las personas consumen mucho, la cantidad de productos en el mercado (por la tanto la oferta) disminuye, lo que a su vez tiende a generar inflación.

El concepto de inflación es entendido como el aumento generalizado de los precios en una economía. Galletas, gasolina, autos, casas, carnes, verduras, ropa y materias primas, experimentan un incremento de su precio, de forma prolongada en el tiempo.

En este sentido, los economistas hacen hincapié en que lo importante no es la cantidad de dinero que una persona posea, sino el consumo que puedes realizar con el mismo. Por lo tanto, que la inflación sea alta, significa que con un dólar puedes comprar sólo tres artículos. Mientras que cuando el nivel de inflación es bajo, un dólar te bastará para adquirir esos mismos tres productos, y quizás uno o dos más. El dinero rinde mucho más.

En los escenarios negativos, los bancos centrales de cada país (.Banxico en nuestro caso) utilizan las tasas de interés como un instrumento que frena la inflación, aumentando la tasa para frenar el consumo, o disminuyéndola ante una posible recesión.

En México, la tasa sobre CETES (Certificados de la Tesorería de la Federación, modo de financiamiento del gobierno Federal) es la tasa base sobre la que se fijan la mayoría de las tasas de interés.

Otra tasa de interés que se utiliza como indicador macroeconómico es la TIIE (Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio), la cual surgió en marzo de 1995 como necesidad de tener una referencia diaria de la Tasa Base de Financiamiento. Los bancos la utilizan como tasa de interés base para aumentarle su margen de intermediación.

¿Cómo afecta a nuestro ahorro?

Cuando las. tasas de interés de los créditos de consumo están altas, su precio final al momento de pagarlos será mucho mayor al monto solicitado. Pero si bien, esto desincentiva la adquisición de los préstamos, genera también un mayor ahorro.

Con tasas de interés elevadas las personas gastan menos, y tienden a guardar ese dinero hasta cuando sea más conveniente utilizarlo, actitud que termina por frenar cualquier tendencia a la inflación.

Pero, al disminuir el consumo también se frena el crecimiento económico.

Lo que conviene entonces a México, empresas y a las personas es que el consumo se mantenga en un límite mediano, que permita una tendencia positiva hacia el crecimiento del país, pero que no crezca al nivel de generar inflación. En ambos casos, estará el Banco Central para controlar el nivel de la tasa.