Evaluación de políticas de innovación

Hacer una correcta evaluación de las políticas de innovación permite conocer el impacto de estos instrumentos en la investigación y desarrollo.

23-03-2011, 2:26:33 PM

La situación de las políticas de innovación en México ha sido poco alentadora. De acuerdo con la última encuesta de innovación, sólo 30% de las participantes respondieron que sí innovaban. Sin embargo, la gran mayoría lo hace por medio del autofinanciamiento y el crédito de proveedores, lo cual refleja el mal estado de dichas políticas.

Durante el Seminario Internacional de Evaluación de Políticas Tecnológicas y de Innovación, Delia Vergara, investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas (IIE) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) destacó que las políticas de innovación son importantes porque ayudan a acumular y administrar el conocimiento que generan las empresas. Además vincula la ciencia con los sistemas productos.

Pero, ¿qué se entiende por políticas de innovación? Éstas son todas aquellas líneas gubernamentales que van a fomentar el conocimiento de las universidades y lo va a vincular con los sistemas productivos, es decir, con las empresas por medio de incentivos.

En la actualidad, es necesario que la inversión en innovación se fomenten por medio de capital de riesgo, reducción de incertidumbre de inversiones y a través del fortalecimiento del entorno de la seguridad social.

Delia Vergara destacó que existen tres generaciones de políticas:

1) Las que buscan la creación de estructuras y financiamiento de Investigación y Desarrollo (I+D).

2) Las compuestas por políticas tecnológicas y de innovación.

3) Las políticas de innovación que ponen énfasis en los instrumentos financieros.

¿Por qué es importante evaluar las políticas de innovación? De acuerdo con la investigadora, evaluar permite medir la eficiencia, pertinencia y efecto de estos instrumentos.


En América Latina el organismo que más fondos ha destinado para el fomento de la innovación es el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
Los principales beneficiarios han sido las empresas y, en menor medida, los institutos de investigación.

De acuerdo con Vergara, es importante que las mediciones tengan un carácter no sólo cuantitativo, sino también cualitativo, lo cual ayuda a marcar diseñar mejores estrategias en la búsqueda de innovación.