Importancia macroeconómica del ahorro

El ahorro forma parte importante para el desarrollo de México y de todos los países. Sin ahorro no hay inversión. Averigua por qué.

15-03-2011, 1:50:26 PM

Durante la reciente convocatoria al premio Manuel Espinosa Yglesias 2012, Julio Serrano, miembro del consejo directivo del CEEY, pidió a los mexicanos impulsar el desarrollo, garantizando el dinero de los ahorradores y buscar que éste se transforme en inversión.

Sus palabras se basan, principalmente, en la importancia que tiene el .ahorro para el país y los mecanismos con los que cuentan (o no) las instituciones financieras para cuidar de él.

Pero ¿por qué es tan importante el ahorro? La explicación, radica también en la importancia que posee el “consumo” en los sistemas de libre mercado. Éste elemento actúa como motor de la economía, ya que cuando las familias gastan el ingreso que perciben de manera mensual, permite a las empresas recuperar los recursos invertidos y así continuar con el ciclo “ingreso-gasto”.

Así, si las empresas logran recibir esos ingresos podrán entonces adquirir más bienes de capital o de producción (reinvertir), con lo que se incrementará la capacidad productiva de la economía.

Se entiende, por otra parte, que todo aquel dinero que no se gasta (se guarda), se destina al .ahorro.

En palabras simples, el ahorro queda definido como una “variable residual”, es decir, la parte del ingreso disponible que no se consume: La sociedad primero trata de satisfacer sus necesidades a través del consumo de bienes y servicios, y luego, si puede, ahorra.

Acá es donde aparece el problema para las empresas, puesto que si las familias no consumen alguna parte de su ingreso, entonces se interrumpirá este ciclo “ingreso-gasto”, haciendo decrecer la producción y el ingreso.

Es necesario que de alguna manera esos ingresos regresen a éstas. ¿Cómo?

Importancia del sector financiero

 

El problema del. ahorro guardado “debajo del colchón”, entendido como dinero congelado, y que las empresas no podían utilizar para hacer crecer la economía de una país, quedó resuelto una vez que aparecen en escena los mercados financieros.

En este momento, el ahorro pasa, de ser un enemigo, a transformarse en un elemento sumamente importante.

Son los bancos y otras instituciones financieras, las encargadas de transformar el dinero bajo el colchón, en dinero reutilizable. Permitiendo a las personas obtener un porcentaje de interés (ganancia) por dejar que las instituciones utilicen el dinero ahorrado. Pero por otro lado, permitiendo el correcto funcionamiento del sistema “ingreso-gasto” de las empresas.

De este modo, podría concluirse que para que la economía crezca es necesario incrementar la capacidad productiva, para aumentar esta capacidad productiva es necesario invertir, y para poder invertir es necesario ahorrar en el banco.

Ahorro según el contexto

Aunque el ahorro siempre es positivo, su concepto difiere un poco dependiendo del presente económico de cada país.

Así, durante un  entorno macroeconómico favorable para el ahorro tiene una inflación baja (de modo que los precios no vuelven insignificantes el ahorro) y tipos de interés altos (de modo que recibimos más por nuestros ahorros en el banco).

Un entorno macroeconómico desfavorable, en cambio, tendrá una inflación alta y tipos de interés bajos.

De hecho en periodos de hiperinflación, no hay que guardar el dinero, puesto que este se deprecia muy fácilmente, tanto que incluso merece la pena gastarlo en el mismo día.