Actualidad

Paso libre a EU será en tres fases

Los nuevos participantes que inicien el proceso podrían estar en condiciones de obtener la autorización definitiva al cabo de 18 meses.

07-03-2011, 7:37:12 AM
07 de marzo 2011

Tras la reunión realizada el jueves pasado entre Barack Obama y Felipe Calderón, donde se llegó a un acuerdo que resuelve el conflicto de transporte de carga fronterizo entre México y Estados Unidos, el Secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Dionisio Pérez-Jácome, dijo que las empresas que ya habían iniciado los trámites del proceso anterior serán reconocidas, y quienes no, debían pasar por un proceso que constará de tres etapas.

En conferencia de prensa, destacó que ellos están al tanto de que existen 28 empresas en dicha situación, e hizo un llamado para que los nuevos participantes inicien el proceso, las que al cabo de 18 meses podrían estar en condición de obtener la autorización definitiva.

Según el titular de la SCT, los transportistas que quieran ingresar al país vecino del deberán pasar por: “La primera, la fase preoperativa consiste en la solicitud, la revisión de los vehículos del transportista y la acreditación de sus operadores. Esta finaliza con la autorización provisional para ingresar a Estados Unidos”, detalló.

La segunda, conocida como fase operativa, inicia con un periodo de tres meses de inspecciones completas a los vehículos al cruzar la frontera, mismas que disminuirán significativamente a partir del cuarto mes de operaciones.

Esta fase finaliza con una revisión del cumplimiento antes de que las empresas acumulen los 18 meses de operación.

En la tercera y última etapa se le notificará a las empresas mexicanas su autorización definitiva, una vez que hayan aprobado la revisión de cumplimiento y acumulado, por lo menos 18 meses de operaciones. Esta autorización definitiva es irrevocable, salvo por incumplimiento de las regulaciones de seguridad vial.

Es importante mencionar que los transportistas estadounidenses deben cumplir con la misma regulación que los mexicanos para contar con una autorización de autotransporte de carga en Estados Unidos. Con esto se garantiza que las empresas mexicanas tengan el mismo trato que las estadounidenses.
Por su parte, los transportistas de Estados Unidos que deseen transportar carga a México deberán cumplir una regulación equivalente.

Un punto fundamental alcanzado en este acuerdo consiste en que se reconocerá el desempeño, avances, historial acumulado y experiencia operativa de las empresas mexicanas que participaron en el programa anterior. Así podrán obtener su autorización definitiva antes de los 18 meses.

Además, explicó que, a diferencia del programa anterior, en este esquema no hay un límite de empresas que pueden participar y podrán inscribir los vehículos y operadores conforme lo vayan solicitando las empresas.

“Este acuerdo nos encamina hacia una solución definitiva en este diferendo con Estados Unidos. Estas son muy buenas noticias, ya que la apertura es una buena oportunidad para demostrar que el autotransporte mexicano ofrece servicios de alta calidad y confiabilidad”, concluyó Pérez-Jácome.