Entrevista: evita prácticas ‘ilegales’

Las preguntas discriminatorias, la búsqueda de información del postulante en la Web y promesas vinculantes, podrían terminar en demandas.

06-01-2011, 2:38:18 PM

Todos sabemos cuan complicado se ha vuelto nuestra sociedad en cuanto a todo lo relacionado con el empleo. No sólo en el sentido de buscar y encontrar buenos candidatos, sino a los riesgos que implica la introducción de las nuevas tecnologías durante dicha búsqueda.
Por ejemplo, los reclutadores deben tener hoy mucho cuidado con la búsqueda de fotos o perfiles que no correspondan al currículum que el postulante entregó, como las cuentas de Facebook donde los usuarios suben fotos de fiestas y vacaciones, o comentan ciertas situaciones que corresponden a su “vida privada”.
Las alarmas también deben estar alertas con las llamadas “preguntas ilegales”, que durante las entrevistas pueden dar lugar a disgustos por parte de los potenciales empleados o incluso demandas por discriminación.
También está latente el riesgo de ser acusados de hacer promesas que se pueden interpretar como “contratos vinculantes” durante una entrevista.
Por lo tanto, resulta importante la denominada “gestión del riesgo” en su proceso de entrevistas con tal de minimizar la exposición de su empresas a efectos legales en su contra.
Minimizar los peligros
Para minimizar el riesgo de demandas por discriminación, es importante que los reclutadores estén familiarizados con aquellos temas que no son admisibles durante las entrevistas.
Por ejemplo, éstos no deben realizar preguntas relacionadas con maridos, esposas, hijos o planes familiares. Estas consultas pueden ser utilizadas como prueba de discriminación sexual, para el caso de hombres y mujeres.
También resulta importante evitar hacer declaraciones durante el transcurso de la entrevista que puedan interpretarse como una promesa de contrato de trabajo. Se debe evitar el uso de términos como “permanente”, “oportunidad de carrera laboral” o “a largo plazo”.
Otro tema en el que los reclutadores deben poner mucho cuidado tiene relación con las garantías excesivas. Para ello, debes omitir declaraciones que conlleven a pensar que el empleo continuará siempre o “cuando el empleados hace un buen trabajo”.
Un ejemplo muy claro sucede cuando se le dice a un solicitante: “si haces un buen trabajo, no hay razón para no continuar por mucho tiempo con nosotros”. La persona acepta el cargo y seis meses después es despedido debido a los cortes de personal, situación que podría concluir en una demanda por incumplimiento de contrato porque “él o ella no puede ser despedido a menos que se compruebe que no realizó un buen trabajo”.
Aunque no lo creas, los tribunales pueden llegar a considerar las promesas hechas durante las entrevistas.
Obviamente, antes que todo, la empresa debe prepararse para la entrevista mediante la revisión de la solicitud, currículum vitae, carta de presentación, resultados de pruebas, y otros materiales presentados por el candidato.
********************
1: http://www.altonivel.com.mx/5113-que-busca-un-reclutador-en-candidatos.html
2: http://www.altonivel.com.mx/5916-receta-para-enfrentar-dilemas-eticos.html

Todos sabemos cuan complicado se ha vuelto nuestra sociedad en cuanto a todo lo relacionado con el empleo. No sólo en el sentido de buscar y encontrar buenos candidatos, sino a los riesgos que implica la introducción de las nuevas tecnologías durante dicha búsqueda.

Por ejemplo, .los reclutadores deben tener hoy mucho cuidado con la búsqueda de fotos o perfiles que no correspondan al currículum que el postulante entregó, como las cuentas de Facebook donde los usuarios suben fotos de fiestas y vacaciones, o comentan ciertas situaciones que corresponden a su “vida privada”.

Las alarmas también deben estar alertas con las llamadas “preguntas ilegales”, que durante las entrevistas pueden dar lugar a disgustos por parte de los potenciales empleados o incluso .demandas por discriminación.

También está latente el riesgo de ser acusados de hacer promesas que se pueden interpretar como “contratos vinculantes” durante una entrevista.

Por lo tanto, resulta importante la denominada “gestión del riesgo” en su proceso de entrevistas con tal de minimizar la exposición de su empresas a efectos legales en su contra.

 

Minimizar los peligros

 

Para minimizar el riesgo de demandas por discriminación, es importante que los reclutadores estén familiarizados con aquellos temas que no son admisibles durante las entrevistas.

Por ejemplo, éstos no deben realizar preguntas relacionadas con maridos, esposas, hijos o planes familiares. Estas consultas pueden ser utilizadas como prueba de discriminación sexual, para el caso de hombres y mujeres.

También resulta importante evitar hacer declaraciones durante el transcurso de la entrevista que puedan interpretarse como una promesa de contrato de trabajo. Se debe evitar el uso de términos como “permanente”, “oportunidad de carrera laboral” o “a largo plazo”.

Otro tema en el que los reclutadores deben poner mucho cuidado tiene relación con las garantías excesivas. Para ello, debes omitir declaraciones que conlleven a pensar que el empleo continuará siempre o “cuando el empleados hace un buen trabajo”.

Un ejemplo muy claro sucede cuando se le dice a un solicitante: “si haces un buen trabajo, no hay razón para no continuar por mucho tiempo con nosotros”. La persona acepta el cargo y seis meses después es despedido debido a los cortes de personal, situación que podría concluir en una demanda por incumplimiento de contrato porque “él o ella no puede ser despedido a menos que se compruebe que no realizó un buen trabajo”.

Aunque no lo creas, los tribunales pueden llegar a considerar las promesas hechas durante las entrevistas.

Obviamente, antes que todo, la empresa debe prepararse para la entrevista mediante la revisión de la solicitud, currículum vitae, carta de presentación, resultados de pruebas, y otros materiales presentados por el candidato.