Safran, vuela sobre el éxito

El éxito conseguido a través de su gran servicio en tecnología aeronáutica le permiten ser el representante de la inversión francesa en el país.

29-11-2010, 2:00:22 PM

Con más de 55 mil empleados en 50 países y ventas anuales que superan los 15 mil millones de dólares, Safran se ha convertido en una de las mayores empresas en los tres rubros donde participa: aeroespacial, defensa y seguridad.

Por ejemplo, Safran produce y comercializa motores de propulsión para aviones, helicópteros, misiles, vehículos de lanzamiento y satélites. Es el actor número uno en fabricación de motores de aviones civiles en alianza con General Electrics (GE), turbinas de helicópteros y trenes de aterrizaje.

Además, se establece como el segundo en motores espaciales con propulsión líquida y el cuarto en motores de aviones militares.

En defensa no se queda atrás. La empresa francesa es líder en comandos de vuelo para helicópteros y tercero en navegación inercial.

De este modo, Safran ofrece a las Fuerzas Armadas de hoy en día una gama completa de navegación optrónica (eléctro óptica), sistemas ópticos y equipos para su uso en aire, tierra y mar.

Respecto de la seguridad, es el más importante del mundo en todo lo que esté relacionado con documentos de identidad, terminales y controles de acceso biométricos. También es la cuarta del orbe en la fabricación de tarjetas inteligentes.

Safran y México, relación que se fortalece

Siendo un verdadero ejemplo de alta tecnología, la empresa francesa contará con un papel protagónico en “El año de México en Francia”, a celebrarse a partir de febrero de 2011, cuyo evento se espera se convierta en un aparador de negocios para los empresarios mexicanos.

Safran será, precisamente, quien tendrá la representación entre las firmas francesas por sus más de 20 años en el país que le permiten ser hoy el principal inversor francés en los últimos años, con más de mil millones de dólares.

Eso no es todo. Para Safran nuestro país es el tercero en el que tienen más trabajadores con 3 mil 200, número que lo convierte en el empleador aeronáutico más relevante. Además, de contar con un total de ocho plantas repartidas por Chihuahua, Reynosa, Querétaro, Edomex y DF.

Siendo meticulosos, esta empresa manufactura los sistemas eléctricos para clientes como Boeing o Airbus, arneses, motores de avión CFM56, así como trenes de aterrizaje. Un buen ejemplo de ello es que en febrero se comenzarán a fabricar estos últimos para el modelo B787 Dreamliner.

Otro proyecto a destacar es el que desarrolla junto a la aerolínea Interjet. En conjunto producen biocombustible de segunda generación, con el que pretenden elevar un A320 propulsado por un motor CFM56.

Del mismo modo, la compañía está fuertemente involucrada en proyectos de desarrollo sustentable y programas de capacitación, ya que está liderando el proyecto de creación de una “Escuela de Aviación” franco-mexicana en Querétaro para desarrollar una fuerza de trabajo altamente capacitada y entrenada para trabajos de aviación.

Por supuesto que la francesa pretende consolidarse aún más en el país y de entrada tiene previstas inversiones hasta 2016, de al menos unos 400 millones de dólares.