Que la inseguridad no frene la inversión

Las autoridades no desconocen los efectos de este potencial problema y anuncian nuevas estrategias para ello. Entérate.

15-09-2010, 4:28:22 PM

El clima de inseguridad crece de manera peligrosa en México y se trasforma poco a poco en un elemento de preocupación para los empresarios en el que ven un potencial enemigo para las inversiones extranjeras.

Para Alberto Jones, director de Moody’s en México, la inseguridad del país no es todavía un tema relevante ni significativo como para ser motivo de un cambio en la calificación soberana.

Sin embargo, durante su participación en la 11º Conferencia Anual de Moody’s, advirtió que si persiste la violencia de manera creciente, sí tendría un impacto importante para la evaluación del próximo sexenio.

Una opinión similar es la que tiene el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, quien estimó que “en este momento no hay ninguna evidencia de que México esté siendo castigado en términos de inversión debido al reto que enfrentamos en términos de inseguridad”.

Ante este peligro latente, las instituciones gubernamentales junto con las empresas han sondeados diversas estrategias para asegurar y promover el ingreso de dineros externos al país.

Sobre todo porque, en reiteradas oportunidades, el mandatario Felipe Calderón ha dejado en claro que la inversión resulta un elemento fundamental para el desarrollo y el progreso del país.

¿Cuál es el camino a seguir?

A pesar de la inseguridad, México se distingue como una economía emergente pero segura para la inversión. Ello, aseguran algunos especialistas, gracias a que el gobierno sigue trabajando para generar la certeza de que nuestro país es un buen destino de inversión y generación de empleos.

Además, las ventajas comparativas que tiene México para la inversión son indudables:

Una posición geográfica estratégica, un acceso directo y sin aranceles al mercado de Estados Unidos y una fuerza laboral joven, preparada y altamente calificada, así como la estabilidad económica del país que ha sido preservada por el gobierno.

Se suman las condiciones de competitividad, en términos de costo de manufacturas, que colocan a México en una posición inigualable para generar empleos en estos momentos.

Pero esas virtudes también se fortalecen con estrategias.

Por otro lado están las tradicionales herramientas para atraer la inversión. La más importante de ellas tiene relación con la competitividad fiscal.

Si bien México ya es cabeza regional para América Latina en muchos casos, también es cierto que requiere enormemente mayor inversión externa y la incorporación a nuestro sistema legal-fiscal de un régimen de empresas holding coadyuvaría a esta situación. Sobre todo si se toma en cuenta que pocos países de Latinoamérica cuenta hoy día con este tipo de régimen.

.www.altonivel.com.mx