Actualidad

OCDE cuestiona pruebas de solvencia

El organismo criticó que los test hechos en julio pasado excluyeran de su análisis el 83% de la deuda pública que acumula la gran banca europea.

14-09-2010, 8:57:02 AM
14 de septiembre 2010

 

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), que agrupa a los 33 países más ricos del planeta, criticó las pruebas de solvencia (stress test) bancaria de la Unión Europea (UE) de julio pasado.

Cabe recordar que durante ese mes las autoridades del viejo continente decidieron publicar dichos test con el fin de acallar las dudas existentes acerca de la solidez del sistema financiero comunitario.

El resultado fue, para muchos, sorprendente: sólo siete entidades (cinco de ellas españolas) de las 91 analizadas precisarían una inyección extra de capital, de apenas tres mil 500 millones de euros, en caso de que se produjera el escenario económico más adverso en 2010 y 2011.

Es decir, la inmensa mayoría de los grandes bancos europeos contaban con capital suficiente para afrontar las pérdidas derivadas de una nueva recaída en la recesión, el aumento del paro y de la morosidad, la depreciación de inmuebles y oficinas e, incluso, el estallido de una crisis de deuda pública que redujera el valor de los bonos acumulados en cartera.

Ante esto, la OCDE cuestionó la metodología empleada para medir la solvencia real del sistema financiero europeo. En un reciente informe, los analistas de dicha entidad criticaron que las autoridades comunitarias excluyeran de los stress test el volumen total de deuda pública que los grandes bancos acumulan en sus balances.

“La mayor parte de la deuda soberana permanece en los libros bancarios de los bancos (a vencimiento), mientras que la prueba de esfuerzo de la UE sólo considera sus pequeñas exposiciones en las cartera de negociación (trading o deuda a corto). Sin embargo, la deuda de los libros bancarios no puede ser ignorada”, dice la OCDE.

El organismo considera “razonable” que ningún país de la zona euro entre en default hasta 2012, ya que podría recurrir al fondo de rescate europeo para cubrir sus necesidades de financiación. En concreto, la OCDE se refiere a los denominados PIIGS (Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España), cuyas necesidades financieras estarían prácticamente cubiertas gracias al aval de 750 mil millones acordado entre Bruselas y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Sin embargo, la “preocupación” sobre la posible quiebra de alguno de estos países surge a partir de 2012.

Y ello, debido a diversos motivos: el duro esfuerzo que aún queda por delante para lograr la “consolidación fiscal en un período de débil crecimiento económico”; la dificultad de lograr los “necesarios ajustes estructurales en el mercado laboral y el sistema de pensiones para garantizar un crecimiento sostenible en un período de restricción presupuestaria”; así como las reformas para “mejorar la competitividad en algunos países en un corto período de tiempo”.

Todo ello hace que la probabilidad de una “reestructuración” soberana “no pueda ser cero” a partir de 2012, cuando el rescate europeo llegue a su fin, según el informe del organismo.

Fuente: Libertad Digital

.www.altonivel.com.mx