La mujer al frente de Kraft

Irene Rosenfeld es presidente y CEO de Kraft Foods desde 2006. Gracias a su dirección la compañía se convirtió en un imperio de 48 billones usd.

07-09-2010, 12:39:05 PM

Irene Rosenfeld es descrita por Kraft una mujer que “transpira pasión por impulsar resultados de negocio, entendiendo las necesidades de los clientes, innovando constantemente y fabricando una comida realmente deliciosa”.

Con una experiencia de más de 29 años en la industria de alimentos y bebidas, Rosenfel fue nombrada como Chief Executive Oficer (CEO) de Kraft en junio de 2006 y recibió adicionalmente la presidencia de la compañía en marzo de 2007.

Una de las primeras acciones de Rosenfeld al frente de la empresa fue un plan de reestructuración de tres años para aumentar su crecimiento rentable. Con la adquisición de Cadbury en Febrero de 2010, Kraft es ahora un emporio global de 48 billones de dólares de snacks, golosinas y comida rápida.

La profesionista

Irene Rosenfeld estudió Psicología, realizó un Máster en Ciencias de la Administración de los Negocios y un Doctorado en Filosofía del Marketing y las Estadísticas en la Universidad de Cornell. Inició su carrera como investigadora de consumo en la agencia de publicidad Dancer Fitzgerald Sample.

En 1981, Irene se incorporó a la antecesora de Kraft Foods, General Food Corporation. Hasta 2003 ocupó puestos como presidente de Kraft Foods en Norteamérica y, antes, como presidente de Operaciones, Tecnología y Sistemas de Información de Kraft Foods Canadá, México y Puerto Rico.

De septiembre de 2004 a junio de 2006, Rosenfeld ocupó los cargos de presidente y CEO de Frito-Lay, una división de PepsiCo.

La revista Forbes nombró a Rosenfeld como una de las mujeres más poderosas del mundo, y la revista Fortune la ubicó en la segunda posición del ranking “Las 50 mujeres más poderosas en los negocios”.

Irene es un miembro activo de la industria y de las organizaciones comunitarias, como El Club Económico de Chicago. También ha participado en distintos consejos administrativos como el de la Grocery Manufacturers Association y el de la Universidad de Cornell.

La mujer

Las aspiraciones de Irene se posicionaron muy alto desde pequeña, cuando soñaba con ser presidente del país más poderoso del mundo: Estados Unidos.

Entre sus hobbies destacan tocar el piano y patinar, preferentemente cuando es en una calle recientemente pavimentada. Ella destaca que cuando era niña era muy atlética y competitiva; de hecho, eso fue lo que la orilló a estudiar en Cornell, donde existe un equipo de atletismo para mujeres muy destacado.

Sus productos de Kraft favoritos son los macarrones con queso, aunque las galletas Oreo no pueden faltar en su despensa.

Irene es una mujer apasionada por el comportamiento humano: ella explica que le encanta ir a cocteles con empleados de Kraft, en los que la gente comparte su opinión sobre lo que hace. “Realmente disfruto averiguando por qué la gente se comporta de la manera en que lo hace y cómo usan sus conocimientos para desarrollar nuevos productos o construir relaciones con nuestros clientes”.

www.altonivel.com.mx