Uncategorized

Bolivia le dice NO a la reelección de Evo Morales

El presidente de Bolivia pretendía modificar la Constitución para ser candidato para 2019 y, de ganar, permanecer en el poder hasta 2025. Pero los bolivianos dijeron: NO.

30-09-2017, 6:00:00 PM

La semana pasada circuló la noticia del referéndum constitucional que se realizó en Bolivia el pasado domingo. La finalidad del referéndum era la aprobación o rechazo del proyecto constitucional para permitir al presidente Evo Morales a postularse nuevamente a una elección.

El presidente Morales está al frente de la patria boliviana desde enero de 2006.

El lunes posterior a la votación, la página web del Tribunal Electoral Boliviano aseguraba que con ocho mil 281 actas de 30 mil 367 escrutadas, el NO vencía con 63.51 por ciento por el 36.49 por ciento del SÍ.

Sin embargo, según informó la oficialista Agencia Boliviana de Información, la presidenta del Tribunal, Katia Uriona, habría asegurado cerca de la media noche del domingo que con los resultados preliminares al 72.5 por ciento el SÍ habría obtenido un 43.2 por ciento y el NO un 56.5 por ciento, o sea que la brecha se cerraba.

El vicepresidente Álvaro García Linera aseguró que existe un empate técnico. “Aún no tenemos resultados oficiales del Tribunal Electoral. Habrá que esperar horas o días, estamos hablando de una diferencia de 110 mil votos”, insistió García Linera.

Sin embargo, la noche de este martes se informó que con el casi 100 por ciento de los votos escrutados se confirmaba el rechazo a la reforma, por 51.3 por ciento de los votos contra el 48.7 por ciento del “Sí”, lo que anula la posibilidad de que Morales aspire a un cuarto mandato en las elecciones previstas para 2019 por lo que su partido Movimiento Al Socialismo tendrá que buscar un nuevo candidato.

En Contexto

Juan Evo Morales Ayma, nacido en Oruro, Bolivia el 26 de octubre de 1959 es un político, sindicalista cocalero, activista y dirigente indígena Aymara boliviano, elegido en 2005 como sexagésimo quinto Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia.

En las elecciones de 2005, Morales obtuvo casi 54 por ciento de los votos, por lo que se convirtió en el primer presidente de origen indígena. Asumió el poder el 22 de enero de 2006.

Es el tercer mandatario boliviano en la historia de la República elegido por mayoría absoluta de votos. El primero fue Hernán Siles Zuazo en 1956 y el segundo, Víctor Paz Estenssoro en 1960.

El 6 de diciembre de 2009 se celebraron unas nuevas elecciones presidenciales en las cuales logró la reelección con 64.22 por ciento de los votos y reasumió la presidencia de Bolivia en enero de 2010.

El 12 de octubre de 2014 ganó con un amplio margen las elecciones presidenciales, con lo cual gobernará hasta el 22 de enero de 2020. En total, Evo Morales sumará 14 años en el poder.

Alianza Bolivariana

Por su tendencia socialista, Evo Morales sufre la presión de las derechas ultra conservadoras del mundo, al igual que la padecen los mandatarios de Cuba, de Venezuela, de Ecuador, de Nicaragua, de República Dominicana y otros.

Naciones conocidas por su inclinación liberal crearon en diciembre de 2004 la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA) integrada por Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Granada, Nicaragua, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Grenadinas, Surinam y Venezuela.

La principal intención de ALBA en poner énfasis en la lucha contra la pobreza y la exclusión social con base en doctrinas de izquierda.

Los presidentes de estos países de tendencia socialista han fustigado en repetidas ocasiones a los Estados Unidos por su manejo de la crisis financiera que sacude a los mercados y amenaza a las economías de todo el mundo.

Por su parte, los partidos de oposición en estos países presionan a los gobiernos publicando en varios comunicados conjuntos que su tendencia es la de imponer un orden político en el cual sólo exista un actor, el Estado, resumido en la voluntad de una persona, en contra de los intereses de la sociedad, apropiado de los medios de producción y con pleno dominio de los medios de la libertad de expresión y de la educación.

Un poco de Historia de Bolivia

Es conveniente decir que Bolivia es un país situado en lo que se conoce como “La alta meseta boliviana”, y que fue el centro del indígena Imperio Tiahuanaco, cerca del lago Titicaca, poblado de indios Aymaras, Chiquitos y Quechuas.

Después, durante el período que va del siglo 13 al 16, la región fue incorporada al Imperio Inca. Estas primeras civilizaciones fueron predominantes de la gran zona sudamericana.

El Alto Perú, que correspondía al territorio de la actual Bolivia, fue conquistado en 1538 por el conquistador español Francisco Pizarro, y la región fue incorporada al Virreinato del Río de La Plata.

Alto Perú es la denominación utilizada durante las últimas décadas del dominio de España para referirse al medio geográfico y social de gran parte de Bolivia y el sur peruano.

Sin embargo, Bolivia fue una de las primeras colonias españolas en rebelarse.

Las revueltas se multiplicaron, y finalmente después de la victoria de Sucre en Ayacucho fue que la región obtuvo su independencia el 6 de agosto de 1825, y tomó el nombre de Bolivia el 11 de agosto del mismo año. Una constitución redactada por Simón Bolívar, quien había estado al frente de la revuelta, fue adoptada en 1826.

Desde su emancipación, Bolivia se sumergió en un estado crónico de revoluciones y guerras civiles, períodos de inestabilidad política.

Los primeros 50 años de la República se caracterizaron por la inestabilidad política y por constantes amenazas externas que ponían en riesgo su independencia y soberanía.

Simón Bolívar dejó la presidencia en 1826, tras nombrar al general Antonio José de Sucre presidente de la República. Sucre, como segundo mandatario, gobernó hasta 1828, año en que una serie de revueltas le hicieron renunciar al mando presidencial.

La historia boliviana es amplia y vasta. Es nación muy rica en cultura, tradiciones y valores. Tiene una población alrededor de 7.8 millones de los cuales más de 50 por ciento son indígenas. El grupo mayoritario son los indígenas descendientes de los Incas y hablan quechua.

El otro grupo importante son los Aymaras, descendientes de la cultura Tiahuanaco, que representa 25 por ciento de la población total. Solamente 28 por ciento son mestizos y hay muy pocos blancos europeos. Aunque la lengua oficial es el español, solamente un poco más de la mitad lo habla como lengua materna.

La economía de Bolivia está basada principalmente en la agricultura, la producción de plata, oro, litio, potasio y gas natural. Durante décadas vivió de la extracción de estaño, al cual nombraron “metal maldito” porque los mineros afectados por silicosis, morían a los 30 años de edad.

Esta inestabilidad política boliviana hizo que Evo forzara la convocatoria de un referéndum convencido de su buena gestión y en un momento en que la economía aún va por el buen camino, aunque se vislumbre un frenazo a medio plazo.

Pretendía modificar la Constitución para volver a presentarse en 2019 y, de ganar, permanecer en el poder hasta 2025.

La realidad, al parecer, le ha asestado un duro golpe. A falta de los resultados definitivos, la diferencia entre los partidarios de modificar la Carta Magna y los adversarios del presidente se antoja muy estrecha.