Actualidad

Trump gana New Hampshire y pone precio al muro fronterizo

El precandidato republicano aseguró que el muro fronterizo podría costar 8 mil millones de dólares y solo hay que decirle a México cuánto debe pagar.

30-06-2017, 6:00:00 PM

Entre sus primeras declaraciones al lanzarse como precandidato republicano, Donald Trump acusó a los migrantes mexicanos de llevar a Estados Unidos violencia y narcotráfico, por lo que señaló que si ganaba la presidencia construirá un muro fronterizo entre ambos países. 

Este martes, Trump quedó primero con el 34 por ciento de los votos en las elecciones primarias de New Hampshire, mientras, el gobernador de Ohio John Kasich, de 63 años, estaba en segundo lugar con un 16 por ciento, según un estimado de un 67 por ciento de los resultados. 

Te recomendamos leer: .Elecciones en Estados Unidos: todo lo que necesitas saber y .Agenda: Estas son las fechas clave rumbo a las elecciones de EU

En una entrevista realizada ayer mismo por MSNBC, Trump señaló que “el muro costaría cerca de 8 mil millones de dólares, que es una pequeña fracción del dinero que perdemos con México”.

Ante la pregunta de la presentadora, Tamron Hall, sobre cómo conseguiría que México pague el precio y tras la declaración del expresidente Felipe Calderón de que no se pagará un solo centavo por una “pared tan estúpida”.

Trump contestó: “Él pagará, créeme, él pagará (…) Escuché que dijo que no, entonces ¿qué crees? Pues el muro ahora es más alto”, afirmó Trump.

Primarias en New Hampshire

Aprovechando una ola de descontento de los votantes con los políticos tradicionales, el multimillonario Donald Trump ganó el martes la primaria presidencial del Partido Republicano de Estados Unidos en New Hampshire, y el senador Bernie Sanders se impuso ante Hillary Clinton en la votación demócrata.

Desencantados con la economía y los políticos de Washington, los votantes en las dos primeras carreras de primarias han respondido con entusiasmo a los precandidatos para la elección presidencial del 8 de noviembre vistos como fuera de la corriente principal de sus respectivos partidos.

Los resultados, aunque decisivos, hicieron poco por aclarar la confusión sobre quién surgirá como el rival de Trump en el lado republicano, y la campaña de la rival de Sanders, la ex secretaria de Estado Clinton, se mostró defensiva acerca de sus perspectivas futuras.

El triunfo de Trump consolida su condición de favorito para obtener la nominación del conglomerado opositor en la carrera a la Casa Blanca del 2016. La campaña poco tradicional del empresario se ha caracterizado por sus llamados a deportar a los inmigrantes ilegales y a prohibir temporalmente el ingreso de musulmanes a Estados Unidos.

Trump felicitó a los otros candidatos en la carrera, pero prometió volver pronto a su enfoque agresivo. “Mañana: bum, bum,” dijo, imitando los gestos de un boxeador, mientras que sus seguidores vitoreaban.

Sanders tenía el 60 por ciento de los sufragios demócratas sobre la base de un 66 por ciento de los resultados, por delante de Clinton, con el 38 por ciento. Clinton, de 68 años, felicitó a Sanders en un discurso ante sus partidarios.

“Juntos hemos enviado el mensaje que resonará desde Wall Street a Washington, desde Maine a California, y es que el Gobierno de nuestro gran país pertenece a todas las personas y no sólo a un puñado de contribuyentes de campaña ricos”, dijo Sanders, de 74 años, en su discurso de la victoria.

Sanders y la bandera de la oposición

New Hampshire es el segundo estado de Estados Unidos en seleccionar candidatos para las elecciones presidenciales de noviembre próximo, luego de la asamblea electoral celebrada la semana pasada en el estado de Iowa.

En esa consulta anterior, el senador Cruz se alzó con la ventaja entre los republicanos, mientras que Clinton apenas superó por décimas de punto porcentual al senador Sanders.

Al dar los triunfos a Sanders y Trump, el electorado de Nueva Hampshire favoreció a los candidatos que se presentan como contrarios al sistema político establecido, y que cuestionan la influencia del dinero de las corporaciones en las campañas políticos.

En tanto que Sanders subraya la profunda desigualdad de ingresos que existe en Estados Unidos, Trump muestra a un país que ha sido víctima de fuerzas externas, como la migración y el terrorismo.

Las elecciones de New Hampshire fueron, de acuerdo con las estimaciones, las que mayor participación han registrado en la historia del estado, con 550 mil votantes, de acuerdo con estimaciones del Departamento de Estado de la entidad.

Este mes, restan los procesos de selección de candidatos en Carolina del Sur y Nevada, donde Clinton cuenta con mayor preferencia de voto en el frente demócrata, y donde Trump una vez más se presenta como el favorito.