Uncategorized

Reventa con sobreprecio, un mal imparable en Venezuela

Miles de personas anticipan compras de productos que después venden hasta veinte veces por encima de su precio justo.

31-05-2017, 6:00:00 PM

La mitad de los clientes que forman inmensas filas para comprar alimentos de precios regulados en los comercios de Venezuela lo hacen para revenderlos a altos precios, afirmó la Asociación Nacional de Comerciantes al Detal (ANCAD).

“Estas personas son contratadas por mafias organizadas especializadas en el “bachaqueo” (reventa con sobreprecio) las cuales operan libremente en Caracas y algunas ciudades del interior del país”, precisó a Notimex, Jaime Aponte, directivo de dicha asociación.

Aponte, en diálogo con Notimex destacó que los “capos” de estas mafias disponen de grandes sumas de dinero para acaparar grandes volúmenes de alimentos regulados, a través de personas “cooperantes”, a quienes le pagan mil bolívares diarios.

“Muchas personas han incorporado a sus hijos, hermanos, sobrinos, cuñados, primos y amigos en este “trabajo” de hacer las colas y comprar artículos con precios regulados, para así obtener mayores ingresos a la hora de rendirles cuentas al patrón”, recalcó.

Una señora que tenía tres horas en la cola para comprar arroz dijo a Notimex, que su comadre incorporó a sus dos hijos, una hermana y dos sobrinas al negocio del “bachaqueo” y que entre todos, logran ingresos mensuales por el orden de los 250 mil bolívares.

La señora que pidió guardar su identidad precisó que quienes se dedican a esta ilícita actividad ocupan las aceras y exhiben libremente los alimentos con precios controlados (que no se consiguen en mercados y abastos) y como tiburones, se sientan a esperar que les “caigan” clientes.

Refirió que dichos productos son vendidos hasta veinte veces por encima de su precio justo, tal es el caso de la harina precocida, regulada en 20 bolívares el kilogramo, pero expendida por los “bachaqueros” en 400 bolívares.

“¿Qué más se supone que voy a hacer? Si no puedo poner comida en mi mesa para la familia con trabajo honesto, tengo que intentar otras cosas”, dijo a Notimex un colombiano, quien pidió no se publicara su nombre ya que recién acababa de salir de la cárcel de El Rodeo.

Aponte, por su parte enfatizó que el gobierno reforzó la vigilancia en los comercios públicos y privados y aumentó las restricciones para la compra a los consumidores, pero aseguró que, “sin embargo nada hace para combatir a `los bachaqueros´ que especulan con el hambre del pueblo”.

El estudio de ANCAD también reveló que los consumidores pasan un promedio de ocho horas semanales en las colas, y según Aponte, “el tiempo perdido en el peregrinaje de buscar alimentos, es otro costo que debe asumir el consumidor en virtud de la escasez”.