ManagementPara Entender

5 enseñanzas de Bimbo para alcanzar el éxito

Daniel Servitje habla sobre algunas estrategias que han impulsado a Bimbo para consolidarse en México y el mercado internacional.

06-04-2017, 3:37:19 AM
lecciones de bimbo

Bimbo es una de las grandes empresas mexicanas consolidadas a nivel internacional. Desde su fundación en 1945, ha ingresado a 22 países de tres continentes, tiene una capitalización de mercado de 13.8 millones de dólares, 2.4 millones de puntos de venta, 129,000 colaboradores, ha realizado 53 adquisiciones de 2000 a la fecha y ha crecido a una tasa 5 o 6 veces superior al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

Alto Nivel recopiló algunas de las experiencias de Daniel Servitje, uno de los tres directores con los que ha contado esta empresa familiar en toda su historia y con 17 años en el cargo.

1.- Reinvertir en los negocios

Daniel Servitje asegura que una empresa que quiera preservar su existencia debe tener una voluntad  y plan de largo plazo, además de una política de reinversión de las utilidades: “El 80, 90% de las utilidades regresan al negocio, lo que a la vez representa un compromiso a los colaboradores de la empresa, pues saben que habrá planes a futuro”.

El empresario asegura que la palabra “crecer” está en el ADN de la empresa: “Creemos que crecer es una manera de sobrevivir y aportar soluciones a la gente que trabaja con nosotros. Todo lo que hacemos debe construir nuestra postura en la industria”.

Te recomendamos leer: .Bimbo concluye compra de Saputo Bakery en Canadá.

2.- La cultura supera a la estrategia

Una clave importante es tener una cultura común entre las distintas entidades de los negocios. Por ejemplo: Bimbo tiene como fines externos, en el aspecto económico, proporcionar bienes y servicios a la sociedad, y en el ramo social-ambiental, contribuir al desarrollo de la sociedad de manera sustentable.

“Me inspiran los líderes que están en la línea de fuego”: Daniel Servitje

Como fin interno, en el área económica busca retribuir a los integrantes de la empresa, personal e inversionistas, mientras en el aspecto social-ambiental, pretende contribuir al desarrollo personal y profesional de sus integrantes.

Servitje se considera un “líder de instinto”, que lee mucho y se involucra en los detalles de su empresa. Asegura que cada tres meses hace una conferencia satelital donde se reúnen 2,000, o 3,000 líderes de la compañía y selecciona a algunos con los que tuvo contacto.

Te recomendamos leer: .Bimbo obtiene Premio Nacional de Calidad 2014.

3.- Saber enfrentar crisis

El presidente de Bimbo aseguró que su empresa tiene comités de crisis que trabajan con soluciones para distintos problemas, como la inseguridad.

“Hace un año y medio se hablaba del momento de México, pero la tragedia de Iguala ha proyectado una sombra de cómo se nos percibe en el mundo. El estado de ánimo de México no es el mejor y además los aspectos económicos no son tan brillantes”, asegura.

Dentro de su ideología, Bimbo considera que la integridad física de los colaboradores “va por delante de la eficiencia en la operación y los resultados de la empresa”.

4.- Invierte en innovación

Servitje asegura que cada año lanzan entre 500 y 600 productos en los diferentes mercados. “Es un proceso descentralizado (…) Buscamos tener nuevas ideas que se divulguen y sometan a prueba. Muchas de las innovaciones comenzaron en un país y se trasladaron a otro”.

Bimbo tiene 200 personas que trabajan en seis centros de innovación. Según el presidente de la empresa, en lo que más invierte es en tecnología, operaciones, innovación, y la mejora del desempeño desde las ventas.

El empresario asegura que todos los cambios se hacen acompañados con la opinión del consumidor, y puso de ejemplo el caso de la estevia, un edulcorante natural que están utilizando en algunos de sus productos.

“Nuestra misión es alimentar, deleitar y servir a nuestro mundo. La alimentación no tiene que ser aburrida. A lo largo del día, las personas tenemos la oportunidad de tener pequeños placeres”.

5.- Ningún país es igual a otro

Daniel Servitje asegura que este es uno de los aprendizajes vitales de su empresa, por lo que solo da tres consejos a los empresarios: No replicar estrategias en otro país, pues cada uno tiene una cultura distinta; tener una mente abierta para hacer altos en el camino y ajustar la dirección; y tener visión de largo plazo, es decir, contar con un pie firme en el mercado local y “tener claro que las cosas no van  a salir bien ni a la primera, ni a la segunda, ni a la tercera”.

“El mundo cambia mucho
y tenemos que repensar lo que estamos haciendo, y evaluar si estamos
haciendo un aporte a la mesa”.

Relacionadas

Comentarios