Actualidad

CEPAL pide igualdad a gobierno

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL llamó a los gobiernos a generar políticas públicas que fomenten la igualdad económica.

28-06-2010, 5:06:34 PM
29 de junio de 2010

En la inauguración del seminario “Igualdad y Desarrollo”, Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), habló acerca de la necesidad de impulsar el crecimiento de Latinoamérica a través de una dirección estatal más asertiva.

El problema de México, explicó la funcionaria, es que poco se ha hecho para regular los procesos económicos debido a la errática idea de que el mercado ideal es aquél dirigido por la mano invisible. En el auditorio de la Coordinación de Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México, Bárcena pronunció un discurso en el cual habló acerca de la agenda de la CEPAL para general igualdad económica en la región:

  • Una igualdad de derechos capaz de brindar el marco normativo y la base para forjar pactos sociales que se traduzcan en más oportunidades para quienes menos tienen.
  • Un pacto fiscal que procure una estructura y una carga tributaria con mayor impacto redistributivo, y un uso eficiente, eficaz y transparente del gasto, sujeto a rendición de cuentas y capaz de fortalecer el rol del Estado y la política pública para garantizar umbrales de bienestar, así como una institucionalidad laboral que proteja la seguridad del trabajo.
  • Un orden democrático en que la orientación del desarrollo plasme la voluntad de la mayoría y haga posible la concurrencia de todos los actores, y un conjunto de políticas económicas que se apliquen con visión de largo plazo en los ámbitos productivo, laboral, territorial y social y que procuren tanto la equidad de oportunidades como la reducción de las brechas de desigualdad en materia de logros efectivos.

El problema de México, explicó la funcionaria, es que poco se ha hecho para regular los procesos económicos debido a la errática idea de que el mercado ideal es aquél dirigido por la mano invisible. A través de estos puntos, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL expresó que la premisa fundamental del organismo es “crecer para igualar e igualar para crecer”.

Así, la institución económica regional desarrolló seis líneas estratégicas:

  1. Sostenemos que la región puede crecer más y mejor con mayor dinamismo económico que se fundamente en mayores niveles de inclusión e igualdad social, con un Estado que regule y evite alta exposición al impacto de la volatilidad externa, con más inversión productiva y más generación de empleos de calidad. El papel de las políticas macroeconómicas es esencial.
  2. Proponemos transformar la estructura productiva para superar la heterogeneidad estructural que atraviesa interna y externamente a nuestros países a partir de tres ejes de políticas: el industrial, con énfasis en la innovación; el tecnológico, centrado en la creación y difusión del conocimiento, y el apoyo a las pequeñas y medianas empresas (Pymes).
  3. Estamos convencidos de que el territorio sí importa. Las brechas sociales y de productividad también tienen su expresión espacial. De allí la urgencia de crear políticas que aborden la heterogeneidad territorial dentro de los países. En la corrección de disparidades territoriales las transferencias intergubernamentales son decisivas, así como los fondos de cohesión territorial.
  4. Sostenemos que el empleo es la llave maestra para resolver la desigualdad y superar las brechas que se producen en los ingresos, el acceso a la seguridad social y la estabilidad laboral, así como la discriminación que sufren las mujeres, las minorías étnicas y los jóvenes. Proponemos una hoja de ruta centrada, entre otros temas, en el impulso de un pacto laboral que genere dinamismo económico y proteja al trabajador.
  5. Estamos convencidos de que el Estado tiene un rol decisivo en corregir la desigualdad, lo que implica un aumento sostenido del gasto social y el progreso hacia una institucionalidad social más sólida y hacia sistemas de transferencias de ingresos para mejorar la distribución a los sectores más vulnerables.
  6. Reconocemos que es necesario dotar al Estado de mayor capacidad para redistribuir recursos y promover la igualdad. Se trata de un Estado de bienestar y no de un Estado subsidiario, que avance hacia una estructura tributaria y un sistema de transferencias que privilegie la solidaridad social. Con una nueva ecuación Estado-mercado-sociedad se podrá alcanzar un desarrollo con empleos de calidad, cohesión social y sostenibilidad ambiental.

Por su parte, José Narro Robles, rector de la UNAM, señaló que nuestro país tiene una economía muy abierta, equilibrio en las finanzas públicas y reservas internacionales nada despreciables, pero que lamentablemente se combinan con pobreza, desigualdad, ignorancia y enfermedad.

Finalmente, Estela Morales Campos, coordinadora de Humanidades, opinó que analizar la desigualdad como elemento desestabilizador del desarrollo es fundamental en este momento de nuestra historia.

www.altonivel.com.mx