Blogs + OpiniónPolítica y Sociedad

45 minutos, el tiempo para iniciar el camino de la paz en México

El gobierno ha fortalecido un problema de inseguridad, y se ha alejado de una estrategia que pueda dar paz al país, señala el autor Santiago Roel en su columna mensual.

09-11-2017, 6:11:25 PM
mexico, paz

Estoy en Morelia. Frente a mí, tengo a un auditorio interesante. La mayoría son madres que vienen a entender los riesgos que corren sus hijos en las redes sociales y cómo prevenirlos. Los organizadores me piden explique las causas de la violencia extrema en México.

Doy cifras y hago comparaciones. Explico cómo la violencia nos ha incrementado radicalmente desde que se inició el Plan Mérida, aquí en Michoacán, por el Presidente Felipe Calderón.

Hay tres maneras básicas de enfrentar un problema de consumo de drogas, lo que yo llamo Plan Mérida, Plan Estados Unidos y Plan Canadá:

Plan Mérida. Le hace la guerra a los capos del narcotráfico. Se fragmentan los cárteles, se multiplican, se exacerba la guerra entre ellos, la autoridad se colapsa con plata o plomo.  Sube el consumo de drogas, incrementa la violencia y la corrupción de alto impacto. Se colapsa el estado de derecho. Se crea una economía informal, un mercado libre de mafias que atrae a la población marginada y que trata de reclutar a sus hijos como consumidores o vendedores.

Plan EU. Administra el problema. Se respetan las grandes cadenas de distribución.  Hay arreglos tácitos de mafias con la autoridad. Sube el consumo; la violencia y la corrupción se mantienen acotadas.

Plan Canadá. Regulan las drogas. Se ataca la causa raíz con políticas de salud, no de policía. Bajan los consumos, se reducen o eliminan muertes por sobredosis, baja la violencia y la corrupción al eliminarse el mercado negro. El país atiende inteligentemente el problema y puede dedicarse a temas más relevantes.

Canadá no tiene un problema de violencia o corrupción, pero sí un problema de consumo de opioides, por ello ha adoptado el modelo suizo de heroína y piensa regular la mayoría de sus drogas.

Sin tener aún un problema de consumo, México se ha creado un problema de seguridad nacional. El Plan Mérida es tan peligroso que Estados Unidos no lo aplica en su territorio. Dicho de otra manera, es una guerra que hemos importado sin ningún beneficio para México.

Al final de la conferencia hago la pregunta: en este contexto, ¿quiénes de ustedes estarían a favor de regular las drogas? Aproximadamente 70% del auditorio levanta la mano.  Me parece sorprendente la respuesta porque estoy en la tierra de Calderón, porque es un estado conservador y porque son madres de familia.

La conclusión es interesante: hemos sido desinformados consistentemente. El Estado mexicano ha vendido a las madres de familia que la única manera de proteger a sus hijos es mediante la guerra. Nunca les ha planteado otra opción. Somos víctimas de una propaganda de guerra que nos mete en un callejón sin salida. Nos han hecho creer que somos violentos y corruptos por naturaleza; que somos un país incapaz de resolver sus problemas.  Nos hemos dejado llevar por la locura y perversidad de EU y la cobardía de nuestros políticos.

Las decisiones de tercera nos llevan a resultados de quinta. El estado mexicano ha eludido su responsabilidad de explicar este tema complejo a la población y nos deja la tarea a los ciudadanos. Es una tarea titánica.

Las mujeres son las que pueden lograr la paz. Sé que si me dieran 45 minutos con las mujeres de México podría ayudarles a entender que sí hay una alternativa pacífica y sé que ellas lucharían por ella. Esta idea me entristece porque sé que la realidad es mucho más cruel. 45 minutos es lo que se requiere y no los tengo.

*Santiago Roel es Director y fundador de Semáforo Delictivo, herramienta de rendición de cuentas, evaluación y análisis del comportamiento de la delincuencia y violencia en México.

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel.

Relacionadas

Comentarios