Blogs + OpiniónNegocios

4 razones por las que un millennial debe tener tarjeta de crédito

Los jóvenes se resisten a utilizar crédito, a menos de que sea para pagos pequeños o algunas compras en línea. Sin embargo, un crédito para jóvenes representa una mayor oportunidad.

11-09-2017, 4:01:22 PM
tarjeta de credito

El año pasado la Reserva Federal de Estados Unidos reportaba el nivel más bajo desde 1989 (año en que se comenzó a recopilar información al respecto), en el uso de tarjetas de crédito en la población menor de 35 años. Aunque este dato pertenece a una población distinta a la mexicana, hace notorio algo que también pasa con los jóvenes de nuestro país: la generación de milenio no confía en los créditos.

Existen diferentes motivos para esta negativa a solicitar créditos. Los millennials no son ajenos a los servicios financieros, los utilizan frecuentemente para hacer compras en línea o realizar pagos pequeños; sin embargo, existe una tendencia a usar otros métodos de pago como el débito o el prepago.

Resistirse a usar las tarjetas de crédito es una actitud que implica tanto beneficios como algunas complicaciones a futuro para esta generación, pero hay algo que tienen en común todos los jóvenes de entre 18 y 36 años y que los hacen un segmento privilegiado en la banca: primero, casi todos los millennials tienen entre sus prioridades disfrutar de buenas experiencias; y segundo, este segmento es el que más ventajas de exclusividad puede obtener con su propio banco. Aquí analizamos más beneficios de llegar cada vez más joven al mundo del crédito.

1. Una oportunidad de asegurar el futuro

Típicamente se niegan los créditos, no solo de tarjetas bancarias, sino automotrices, de hipotecas y hasta de urgencias hospitalarias, por carecer de un historial crediticio.

Al no tener una referencia sobre qué tan buenos o malos pagadores son los nacidos entre 1980 y 2000, sus opciones de financiamiento se limitan. Sin un historial de crédito muchas entidades financieras podrían negarle a los millennials aquellos productos financieros que sí son de su interés.

No obstante, una de las formas más exitosas que han encontrado los bancos para atraer a los millennials (típicamente apáticos al crédito) son las experiencias exclusivas. Los miembros de esta generación no están convencidos de pedir créditos, es cierto. Sin embargo, cuando se agregan beneficios como accesos preferenciales o eventos exclusivos su interés crece.

Los programas de recompensa que incluyen descuentos en viajes, restaurantes o conciertos han demostrado popularidad para la generación del milenio. El gran problema con estas tarjetas es que no serán aprobadas para todos los que las soliciten.

2. Cómo empezar

Si no tienes historial crediticio y quieres iniciar uno con una tarjeta de crédito, difícilmente te la aprobarán– vaya paradoja- y mucho menos una tarjeta con beneficios exclusivos. Cuando te rechazan una solicitud de crédito no sólo se reduce la intención de pedir otra, además la probabilidad de obtenerla en un segundo intento también se disminuye, porque el primer rechazo queda registrado. Una recomendación ideal para los millennials es arrancar un historial crediticio con una tarjeta básica.

Por ley, todos los bancos están obligados a ofrecer una tarjeta de crédito básica con requisitos mínimos. No te dará una línea de crédito muy grande pero ayudará a formar un buen historial rápido si tienes un manejo responsable. Después de manejarla por algún tiempo será más fácil que te autoricen esa tarjeta de viajes que querías desde un principio y que te servirá mucho mejor.

3. Adquiere una tarjeta con experiencias

Si ya has manejado antes una tarjeta de crédito o tienes un buen historial crediticio por usar otros servicios financieros, por ejemplo un plan de pago de telefonía celular, lo más probable es que ya seas candidato a una tarjeta que recompense con experiencias.

Una tarjeta de crédito básica no es la única forma de comenzar tu historial. Como ya decíamos, si has tenido un plan de renta de televisión por cable y/o telefónico, ya hay información sobre ti que pueden consultar los bancos. Antes de pedir una tarjeta con más límite de crédito, considera los pros y los contras.

Las tarjetas que ofrecen experiencias exclusivas tienen costos mayores que las básicas. Antes de firmar algún contrato, hay que revisar toda la información necesaria sobre todo aquello que parece más atractivo de la tarjeta. Condiciones, fechas de caducidad, vigencias, restricciones, todo esto es lo primero que debe aclarar el banco. Quizá ofrecen millas de vuelo por cada compra o descuentos en hoteles y restaurantes de lujo pero, tal vez los intereses y el pago por anualidad son más caros que el dinero que ahorrarás. Haz un cálculo aproximado de los gastos que implica la tarjeta y si los beneficios que dará garantizan un ahorro mayor, será una buena adquisición.

4. No hay tarjetas ideales, hay clientes que saben buscar

Como cualquier grupo de personas, tampoco puede decirse que todos los millennials sean iguales. Para algunos jóvenes emprendedores pueden ser indispensables los viajes o la visita a restaurantes y hoteles, en ese caso será útil una tarjeta centrada en experiencias. Si los intereses son más cotidianos como hacer pagos del supermercado, ropa o comida, quizá una tarjeta básica sea una mejor opción. Entre más joven evalúes tus necesidades y tu capacidad de pago llegarás más rápido a los instrumentos financieros que cubran tus necesidades y te ayude a potencias unas finanzas sanas.

*El autor es Economista y emprendedor apasionado de las finanzas y la tecnología. Cofundador de ComparaGuru.com. Originario de República Dominicana.

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja la visión de la autora, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel.

Relacionadas

Comentarios