Estilo de Vida

Aléjate de los derrames cerebrales

Entérate cuáles son los factores de riesgo que elevan las posibilidades de sufrir accidente cerebrovascular, que llega a provocar estado de coma.

28-09-2012, 10:12:26 AM

La acelerada vida de las personas ha provocado que los riesgos a la salud se incrementen. Uno de esos peligros latente es el accidente cerebrovascular, mejor conocido como derrame cerebral, que ocurre cuando el flujo de sangre de una parte del cerebro se detiene.

Cuando éste se detiene por unos pocos segundos, el cerebro deja de recibir oxígeno y las células cerebrales pueden morir, causando daño permanente.

Para el Dr. Carlos R. Martínez Sánchez, Presidente de la Sociedad Mexicana de Cardiología, hay muchos factores que predisponen a las personas a sufrir estos derrames, y, en general, enfermedades cardiovasculares. Todos tienen que ver con un ambiente poco saludable, donde cada día más personas tienen un empleo sedentario, consumen grandes dosis de grasa y azúcares como la forma más común de obtener calorías, y, los malos hábitos.

Los factores de riesgo más comunes sin duda siguen siendo el tabaquismo, altos consumos de alcohol, una dieta inadecuada, la inactividad física, hipertensión y la diabetes, pero hay otros que debes tomar en cuenta. 

a) Síndrome metabólico:

Una persona padece este síndrome
presenta, al mismo tiempo, obesidad alrededor de la
cintura, grandes
concentraciones de triglicéridos o baja concentración de colesterol, así
como hipertensión e hiperglucemia. Estas personas son muy propensas
a contraer diabetes, sufrir un infarto o un accidente cerebrovascular.

b) Estrés crónico:

El sentimiento prolongado de soledad,
aislamiento y angustia puede asociarse con otros factores de riesgo y aumentar
la probabilidad de una persona a sufrir un infarto o un accidente
cerebrovascular.

c) Ritmo cardiaco irregular:

Cuando el ritmo cardiaco es irregular, el corazón no se contrae con la fuerza que debería.
Esto puede producir que la sangre se estanque en el corazón y se formen
coágulos. Si esos coágulos se desplazan, pueden llegar al cerebro, quedar
atrapados en alguna arteria cerebral estrecha, obstruir el flujo de sangre y
producir un accidente cerebrovascular.

Hasta un 20% de los accidentes
cerebrovasculares están relacionados con la fibrilación auricular y muchas personas no saben que su ritmo cardiaco
es irregular, por lo tanto es necesario acudir con un especialista para llevar
a cabo un electrocardiograma.

¿Cómo detectar un infarto de miocardio grave?

Los infartos graves empiezan
generalmente como un dolor o malestar en el centro del pecho, que dura varios
minutos o tiende a repetirse. El malestar puede consistir en una sensación de
presión u opresión. El dolor o malestar puede irradiar hacia los brazos, el
hombro izquierdo, los codos, la mandíbula o la espalda.

Otros síntomas son:             

• Dificultad para respirar o falta de
aliento       

• Náuseas o vómitos  

• Mareos o desmayo    

• Sudor frío      

• Palidez           

Las mujeres presentan una mayor predisposición
a padecer dificultad respiratoria, náuseas, vómitos y dolor de espalda o de
mandíbula. Quienes padecen diabetes quizá sientan menos dolor, pues esta
enfermedad puede lesionar los nervios.    

Angina de pecho, un factor muy ignorado

Si los vasos sanguíneos del corazón se han
obstruido parcialmente y el flujo de sangre al corazón es reducido, pero no se
ha interrumpido por completo, se puede producir un dolor en el pecho conocido
como angina de pecho.

El paciente puede sufrir un dolor o malestar
en el pecho que dura varios minutos. Generalmente aparece al efectuar alguna
actividad física y se alivia con el reposo. También puede surgir como resultado
de emociones intensas, estrés, calor o frío extremos. El dolor puede irradiar
hacia los brazos, espalda, mandíbula, cuello y estómago. Las personas que
padecen angina de pecho corren un alto riesgo de sufrir un infarto de
miocardio. Las personas con angina de pecho deben estar atentas a la evolución
del dolor torácico.

La angina puede estar agravándose si el
dolor:        

• Sobreviene más a menudo.    

• Dura más de lo habitual.         

• Se asocia con dificultad respiratoria o con
un ritmo cardiaco acelerado o irregular.     

• Se produce con poco ejercicio físico y
estrés.           

¿Qué hacer ante un episodio de angina de
pecho?  

Deje lo que estaba haciendo y descanse hasta
que se le pase el dolor. Si el médico le ha prescrito una pastilla para mantener
debajo de la lengua o un aerosol para aliviar el malestar, siga sus
indicaciones. Si eso no ayuda, pida una ambulancia que lo lleve al servicio de
urgencias del hospital más cercano. En todos los casos llame al médico
enseguida.

Ahora saber cuáles son otros factores que debes cuidar. Te recomendamos que sigas de cerca la página del Día Mundial del Corazón, para conocer la importancia de cuidar tu corazón y tu cerebro.

Con información de la Organización Mundia de la Salud

Para saber más:

Infartos, primera causa de muerte en el mundo

10 datos increíbles sobre el cerebro

¿Males cardíacos? ¡Evítalos!