El tomate mexicano, nuevamente amenazado por EU

Verano e invierno son las temporadas en las que históricamente pelean los productores de Florida y México. Esta vez se agrega el escenario electoral.

20-09-2012, 12:10:35 PM

La historia se repite en año electoral. Como ha sucedido desde 1996, los productores de tomate en Florida levantaron la voz para contener las importaciones de esta hortaliza mexicana, acusando de incurrir en dumping; no obstante, la situación se da en el periodo para elegir al futuro Presidente de la Unión Americana.

En enero del 2013 se vence el acuerdo de suspensión de dumping para el tomate mexicano, y sus similares de Florida, en Estados Unidos, quieren aprovechar el momento electoral que se vive en ese país para imponer un arancel del 16.65% a la hortaliza mexicana, y con ello reducir su comercialización en ese país.

Al respecto, Manuel Cázares Castro, presidente del Sistema Producto de tomate nacional es tajante: “cada vez que se les ocurre no encuentran otro argumento que acusarnos de dumping, cuando la tecnología es la diferencia”.

En 2011, el tomate fue la hortaliza mexicana de mayor exportación hacia los Estados Unidos, éstas acumularon 1,800 millones de dólares, según datos de la Secretaría de Economía. Y es en ese mismo dato en donde se dimensiona el problema, “estamos hablando de afectar la generación de divisas por arriba de los 20,000 millones de pesos”, añadió Cázares en entrevista con AltoNivel.com.mx

Si bien en los Estados Unidos existe la percepción de que los productores mexicanos “han urgido” al Departamento de Comercio -al menos así lo citan diversos medios- a solucionar el acuerdo antes de estar inmersos en el proceso electoral; para los nacionales esto se trata de una medida de sus similares de Florida por disminuir la sobre oferta de este producto y no ver vulnerados sus negocios.

Tecnología, la diferencia

En la página del Departamento de Agricultura estadounidense, se menciona que la polémica entre los productores de tomate de Florida y México “pelean históricamente” por el mercado sobre todo en verano e invierno.

Para los productores aztecas de tomate, la diferencia se origina por la eficiencia que alcanzan estos, al emplear técnicas en campo abierto, malla de sombra e invernadero, en tanto, que en la Florida emplean básicamente el campo abierto.

“El rendimiento que se alcanza en campo abierto se ubica entre 35 y 40 toneladas por hectárea, mientras que en malla sube a 180 toneladas. En invernadero, la técnica que impera en el país y sobre todo en Sinaloa, llega hasta 300 a 350 toneladas”, define Manuel Cázares.

Si bien la productividad es superior, los costos de producción también lo son. Mientras en el campo abierto el promedio es de 2 dólares por libra, en invernadero alcanza hasta 6.50 dólares. “Por eso, si quieren imponer un arancel de entre 4 y 5 dólares, no estamos en capacidad de competir”, añadió Cázares Castro.

Defensa unificada

Uno de los elementos positivos que tiene la defensa de los productores mexicanos, es la unificación que han logrado los empresarios de 16 estados de México: Aguascalientes, Baja California, Chiapas, Durango, Estado de México, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Morelos, Nuevo León, San Luis Potosí, Sonora, Sinaloa y Zacatecas.

La defensa no lo es menos. Con base en datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) de la Secretaría de Agricultura (Sagarpa) la producción de tomate en México alcanzó 1,872,481 toneladas; del volumen, 65% fue exportado, el 95% a los Estados Unidos.

Derivado de lo anterior, es que la medida -de ser efectiva- podría incidir en el mercado nacional, ya que implicaría buscar destino para 1.2 millones de toneladas de tomates en otros mercados, situación que no parece sencilla y por lo cual se podría afectar al sector productor.

Aunado a ello, una sobre oferta del producto podría incidir en el precio del tomate, y con ello afectar al sector productivo. En la segunda semana de septiembre, el Sistema Nacional de Información e Integración de Mercados (SNIIM) de la Secretaría de Economía, informaba de un precio promedio del tomate saladette en 11.35 pesos por kilogramo, mientras que el bola se ubicaba en 11.44 pesos.

Por ahora, la Secretaría de Economía en voz de su subsecretario de Comercio Exterior, Francisco de Rosenzweig, que la defensa a los productores llegará hasta sus últimas consecuencias dado que no existe el riesgo de dumping. “El acuerdo prevé dos periodos para exportar, en donde hay una banda de precios, en ese sentido, evidentemente no hay dumping, por lo que rechazo cualquier tipo de mala práctica comercial”, afirmó.

¿Crees que este ardid pase a mayores?

Para saber más:

.México halla dumping en importación de pollo de EU