Cofepris, ¿acelerador?

Además del próximo vencimiento de patentes, gran parte de la competencia proviene del costo accesible de los medicamentos genéricos intercambiables.

14-09-2012, 4:26:37 PM

Rubio aprueba que la Cofepris (Comisión Federal para la
Protección contra Riesgos Sanitarios) siga regulando, pero opina que debe ser
más expedita ante un mercado mundial más competitivo. Además del próximo
vencimiento de patentes, gran parte de la competencia proviene del costo
accesible de los medicamentos genéricos intercambiables.

Ulloa y Fon coinciden en que Cofepris debería considerar y
permitir el apoyo de otras agencias revisoras internacionales de prestigio, a
fin de acelerar la revisión de patentes y quitarle carga de trabajo a la
dependencia gubernamental mexicana.

Sin embargo, hicieron notar que ante la oleada de genéricos,
varios de ellos provenientes de países asiáticos, es indispensable aplicar
estudios de equivalencia entre estos y los medicamentos originales, los cuales,
aun cuando sus patentes hayan vencido, siguen siendo fabricados por el
laboratorio que les dio vida con eficacia, seguridad y calidad de un producto
nuevo.

“No sabemos en realidad si los genéricos que ingresan al
país cumplen o no con los principios de calidad que nosotros ofrecemos y que la
autoridad nos exige. Ahora buscamos marcar la diferencia al dar valores
adicionales en nuestros productos originales, como programas de apoyo a
pacientes”, añaden.

“Nuestra perspectiva fue clara: llegar a un segmento de
negocio que no estábamos apoyando y que se está habituando al costo accesible
de 194 productos”, explica Amezcua, de Medley, empresa que en el país cuenta
con 32 moléculas en etapa de lanzamiento.

Para 2015 esperan tener más de 80 opciones para atender las
principales enfermedades en México.

La primera línea de sus medicamentos consiste en nueve
divisiones terapéuticas, entre las que destacan cardiovascular, sistema
nervioso central y antibióticos.

“En hipertensión arterial, por ejemplo, hay tratamientos de
largo plazo y sabemos claramente que el precio influye en la adherencia del
paciente al tratamiento, a que continúe con él”, subraya Amezcua.

Como respuesta a esta vorágine de cambios en el mercado,
otras empresas decidieron desarrollar productos en conjunto con compañías
asentadas en otros  países.

 “De esta manera se
comparte el costo de la investigación, nos ayuda a mantenernos competitivos y a
disponer de productos nuevos, que es básicamente el secreto para mantenerse en
esta industria y en cualquier otra”, argumenta Rubio, de Andrómaco.

El directivo de Andrómaco señala que la pelea en la parte de
genéricos ha sido tan fuerte que ha afectado tanto a distribuidores como a los
puntos de venta (como las tiendas detallistas). Incluso es común ver que tienen
sus propios genéricos (Sanborns con Primer Nivel) con posibilidades de
importarlos.

“Todo esto se convierte un poco en ir y pelear con una marca
genérica, pero con la novedad de los grandes jugadores. Sin embargo, lo que un
laboratorio tiene que hacer es mantenerse y no perder el foco en los mercados a
los que va dirigido”, asevera.

El reto implica seguir confiando en la innovación, tal como
insisten los miembros de la AMIIF, que agrupa a las principales farmacéuticas
del mundo a través de sus subsidiarias, con todo y que sus costos de inversión
se siguen elevando, puesto que ninguna industria depende tanto como la
farmacéutica de las patentes para sostener el proceso de invención que da
origen a nuevos tratamientos de las enfermedades.

Innovación, la persistente apuesta

La industria requiere compromisos intensos de autoridades y
legisladores para que le brinden los incentivos necesarios para incrementar la
investigación clínica.

“La innovación terapéutica permite resolver los problemas de
los pacientes”, indica Fon, de AMIIF.

Lo importante, advierte, es que no solo se manifiestan los
esfuerzos de los distintos laboratorios socios de AMIIF, junto con autoridades,
academia y las instituciones de salud. La innovación genera importantes
beneficios para la industria farmacéutica en el país, por cuanto que este
sector participa con el 2.1% del PIB y encima del 10% del PIB manufacturero.
Además, produce  más de 78,500 empleos de
alto valor y más de 330 mil empleos indirectos. El sector es considerado
estratégico por fabricar en México más del 90% del consumo interno de
medicamentos y exportar 2,200 millones de dólares anualmente en promedio.

Según la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica
(Canifarma), el total del mercado farmacéutico en México es de 163,000 millones
de pesos, dentro del cual 1,372 millones de unidades de medicamentos se
comercializan al sector privado y más 1,078 millones de unidades al sector
público.

De acuerdo con la Cámara, el mercado privado consume el 56%
de las unidades vendidas en el país (en valor, 79% del mercado total), mientras
que el sector público consume el 44% (con un valor cercano al 21%).

 

633 DESARROLLO S. Del total, 253 son sustancias para
combatir el cáncer; 162 para enfermedades infecciosas y 59 para el sistema
inmunológico.


Más edad, más medicamentos

Debido a una mortalidad infantil cada vez más baja y a una
mejor salud de la población en el mundo, la población mundial tiende a aumentar
su expectativa de vida.

Ello generará una gran demanda de productos medicinales en
los años por venir, según el Comité de Competitividad del Centro de Estudios
Sociales y de Opinión Pública (Cesop) de la Cámara de Diputados a través de su
estudio Situación del sector farmacéutico en México.

La consultora KPMG indica que mientras la población en el
país crece a un ritmo de 1.4% anual, el segmento de personas mayores de 60 años
lo hace a un ritmo superior del 5%, que equivale a 350 mil personas más cada
año, lo cual denota que en los próximos años el consumo de medicamentos irá en
aumento.

Tanto el Cesop como KPMG coinciden en que las enfermedades
crónicas serán las que prevalecerán, como diabetes, artritis, hipertensión,
depresión y Alzheimer.

A diferencia de otros países con mejor nivel económico, en
México las medicinas podrían convertirse en un problema de economía familiar
para cierto nivel social de la población, por lo cual la industria farmacéutica
deberá estar preparada, subraya el Cesop.

A lo anterior se suma la incidencia de enfermedades raras
que, si bien tienen baja incidencia en países como México, son objeto de
investigación por parte de la industria farmacéutica, con el esperanzador
resultado de tratamientos eficaces y seguros, puntualiza Fon.

Actualmente, las enfermedades raras afectan solo a una
pequeña proporción de la población, y en su mayoría esas dolencias son
desconocidas por lo poco comunes.

Afectan alrededor de 5 por cada 10 mil personas en todo el
mundo y alrededor de 7 mil padecimientos de este tipo han sido identificados en
el planeta.

El sector farmacéutico del país se apresta para investigar
los tratamientos adecuados, haciendo frente a los “achaques” que actualmente
padece y de los que espera salir adelante en los próximos ocho años.

Los genéricos dominan 63% del mercado, mientras que los
nuevos medicamentos cuadriplicaron su costo en apenas un lustro.

 

 

¿Cuál crees que sea el futuro de la industria farmacéutica
nacional?

Para saber más:

.Medicina personalizada para mejorar la vida humana

.PRI analiza imponer IVA a alimentos y medicinas

.Tecnología ingerible: robots y cámaras que trabajan por tu
salud