Actualidad

Europa revela plan de unión bancaria contra crisis

El presidente de la Comisión Europea dio su discurso anual en el que trazó un camino hacia una mayor integración económica para apuntalar el futuro del euro.

12-09-2012, 9:27:06 AM

Europa dio el miércoles un paso más hacia la introducción de una
unión bancaria al revelar un plan para que el Banco Central Europeo
(BCE) controle a los prestamistas de la región, la piedra angular de una
mayor integración fiscal diseñada para poner fin a años de crisis
financiera y económica.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso formuló
la propuesta en su discurso anual del “Estado de la Unión”, trazando un
camino hacia una mayor integración económica y fiscal para apuntalar el
futuro del euro.

Las reformas bancarias propuestas, que deben ser aprobadas por
los Estados miembros de la UE, tienen como objetivo romper el vínculo
entre los países muy endeudados y sus bancos con dificultades, abordando
un elemento central de la crisis de deuda que ha afectado a Europa
desde principios del 2010.

“La crisis ha demostrado que aunque los bancos, se volvieron
transnacionales, las normas y la supervisión se mantuvieron nacionales
(…) Tenemos que avanzar hacia decisiones comunes de supervisión, a
saber dentro de la zona euro”, dijo Barroso a los miembros del
Parlamento Europeo.

“El mecanismo de supervisión único propuesto hoy creará una
arquitectura reforzada, con un papel central para el Banco Central
Europeo (…) Que será la supervisión de todos los bancos de la zona
euro”, explicó.

Para que el plan funcione, se requiere que los países renuncien a
cierto grado de soberanía sobre la supervisión de sus bancos. Esto ha
sido durante mucho tiempo una responsabilidad nacional, y la propuesta
ya ha provocado tensiones con Alemania y Gran Bretaña.

Aunque Gran Bretaña, que no pertenece a la zona euro, no se unirá
al esquema, muchos bancos internacionales en Londres que tienen
operaciones en el área de la moneda única se verán afectados por la
nueva autoridad supervisora del BCE.

A Londres también le preocupa que el BCE, alentado por sus nuevos
poderes, exija regulaciones que socaven la posición de la ciudad como
la capital financiera de Europa. Países como Suecia comparten
inquietudes similares.

“Hemos dicho que la unión bancaria para el área del euro también
debe respetar el integridad del mercado único para toda la Unión
Europea”, afirmó un portavoz del Tesoro británico. “Nos aseguraremos de
que el acuerdo al respecto mencione este punto”, agregó.

Resaltando la sensibilidad del tema y su potencial para alterar
el nuevo esquema bancario, la Comisión Europea ha sugerido la creación
de un mecanismo especial de votación entre todos los reguladores de la
UE para compensar la autoridad de aquellos en la zona euro.

“Queremos evitar en absoluto la sensación de que lo que estamos
haciendo significa que todos los detalles el esquema deberían
confrontados con los diferentes intereses o agendas”, dijo un
funcionario de la UE.

Una unión bancaria prevé tres medidas: que el BCE tenga la
facultad de supervisar todos los bancos de la zona euro y otros en la UE
que acepten el control, la creación de un fondo para cerrar los bancos
en problemas y un plan de pleno derecho para proteger los depósitos de
los ciudadanos en el área del euro.

El establecimiento de un marco común para lidiar con los bancos
en problemas marcaría un alejamiento del enfoque previo e improvisado
adoptado por el bloque de 17 miembros que ha frustrado a los inversores y
ayudado a elevar los costos de endeudamiento para los estados más
débiles.

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, acogió el
miércoles las propuestas para que el BCE regule a los prestamistas del
bloque y dijo que eran una “buena base” en la instalación de una unión
bancaria, aunque advirtió que el proceso se debería realizar de manera
minuciosa.

“La calidad y eficiencia del nuevo supervisor debe ser el centro.
En términos puramente prácticos, parece imposible que el BCE pueda
supervisar 6 mil bancos de manera apropiada”, sostuvo en un comunicado.

El ministro reiteró su llamado para que el nuevo supervisor se
centrara sistemáticamente en los bandos relevantes y no en todos los
prestamistas de la zona euro.

La entrega de poderes de supervisión al BCE también abre la
posibilidad de que brindar ayuda directa a los bancos a través del fondo
permanente de rescate del bloque, el Mecanismo Europeo de Estabilidad
(MEDE), aunque no está claro cuándo España y otros se beneficiarían.

España, que está tratando de reducir su déficit presupuestario en
medio de una recesión, ya ha recibido un ofrecimiento de hasta 100 mil
millones de euros (128 mil millones de dólares) en ayuda europea para
rescatar a sus bancos más endeudados.

Bajo los términos de la propuesta, el BCE estaría a la cabeza del
actual sistema fragmentado de los reguladores nacionales, con el poder
de fiscalizar, sancionar e incluso cerrar bancos en toda la zona euro.

El BCE también ganaría poderes para vigilar de cerca la liquidez
de los bancos y les obligaría a mantener más capital para protegerse
contra pérdidas futuras.

Llegar a un acuerdo sobre los términos de la unión podría ser
complicado y eso retrasaría la introducción del nuevo régimen más allá
de la meta fijada por los líderes de la zona euro de inicios del próximo
año.

Para saber más:

.Claves para entender la crisis del euro

.Bolsas europeas suben hasta máximos de cinco meses