Actualidad

China y Rusia, alarmados por la economía en cumbre APEC

Los líderes de amabas naciones alertaron a las naciones de Asia-Pacífico a trabajar conjuntamente para restablecer el equilibrio financiero mundial.

10-09-2012, 7:48:33 AM

China y Rusia se mostraron alarmadas el sábado por el estado
de la economía global y exhortaron a las naciones de la región Asia-Pacífico a
protegerse forjando lazos regionales más profundos.

El presidente chino, Hu Jintao, sostuvo que Pekín haría todo
lo posible para impulsar al Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC)
al requilibrar la economía de su país, la mayor de Asia, a fin de mejorar las
posibilidades de una recuperación global.

En tanto, el presidente ruso, Vladimir Putin, afirmó que las
barreras comerciales debían eliminarse, en la apertura de la cumbre de APEC
realizada en una pequeña isla conectada con el puerto pacífico de Vladivostok a
través de un espectacular puente nuevo, el cual simboliza el giro de la
atención de Moscú hacia Asia desde la endeudada Europa.

“Es importante construir puentes, no muros. Debemos
seguir luchando por una mayor integración”, dijo Putin a los líderes de
APEC, sentados en una mesa redonda en una habitación con vistas del puente, una
construcción suspendida con cables que costó 1.000 millones de dólares y es la mayor
de su clase.

“La recuperación de la economía global está vacilando.
Sólo podemos superar las tendencias aumentando el volumen de comercio en bienes
y servicios y aumentando el flujo de capital”, aseveró.

Hu dijo a los líderes empresariales antes de la cumbre que
la economía mundial estaba tropezando por “factores desestabilizadores e
incertidumbres”, y que la crisis que estalló en 2008-2009 estaba lejos de
terminar. China jugará su papel, indicó, en reforzar la recuperación.

Por su parte, Hu se refirió a los planes de China, que ha
visto cómo se desaceleraba su crecimiento conforme empeora la crisis de deuda
europea, para inyectar 157.000 millones de dólares en inversiones en
infraestructuras de agricultura, energía, ferrocarriles y carreteras.

Hu dejará su cargo en otoño boreal luego del congreso del
gobernante Partido Comunista de China – mientras el país atraviesa por una
crucial transición de poder – pero prometió continuidad y estabilidad para la
economía.

Putin, que recién inició un tercer mandato de seis años como
presidente, prometió el viernes que Rusia sería un abastecedor estable de
energía y una puerta de ingreso hacia Europa para las naciones asiáticas.
Además, dijo que desarrollaría a red de transporte de su país.

Gazprom, el monopolio exportador de gas controlado por el
Estado ruso, firmó un acuerdo con Japón para desarrollar una planta de gas
natural licuado por 7.000 millones de dólares sobre la costa del Pacífico en
Rusia, lo que destaca el interés de Moscú en el oriente.

Rusia mira al este

La relativa fortaleza de la economía China, la segunda del
mundo después de la de Estados Unidos, es clave en la determinación de Rusia de
mirar hacia la Cuenca del Pacífico en lugar de desarrollar lazos comerciales
con Europa, que lucha contra su crisis de deuda.

La APEC, que incluye a Estados Unidos, Japón, Corea del Sur,
Canadá y a países latinoamericanos como México, Perú y Chile, agrupa a las
naciones sobre la Cuenca del Pacífico que representan cerca del 40 por ciento
de la población mundial, un 54 por ciento de la producción económica y un 44
por ciento del comercio global.

Los miembros de la APEC han mostrado en su mayoría un
crecimiento relativamente sólido, pero impulsar la expansión y el comercio es
vital para el grupo mientras intenta remover las barreras que dificultan la
inversión.

“Está absolutamente claro que la región más importante
para el crecimiento económico de esta década – y probablemente para la
siguiente – será la del Pacífico”, dijo el presidente mexicano, Felipe
Calderón.

La Unión Europea ha tenido roces tanto con China como con
Rusia por prácticas comerciales que considera restrictivas para la competencia
justa. La cooperación en la APEC también ha sido frenada por disputas
territoriales y de otra índole entre algunos de sus miembros.

Las conversaciones de dos días se centran este año en la
seguridad alimentaria y liberalización comercial. Antes de la cita se cerró un
acuerdo para reducir las tasas de importación sobre tecnologías que puedan
fomentar el crecimiento económico sin amenazar el medio ambiente.

No se esperan grandes avances en otros asuntos comerciales
en la reunión, a la que no asiste el presidente de Estados Unidos, Barack
Obama. El líder demócrata ha acudido a la Convención nominación de su partido y
Washington está representada en Vladivostok por la secretaria de Estado Hillary
Clinton.

Las autoridades estadounidenses indicaron que el viaje de
Clinton pretende en parte evaluar la campaña de Rusia para aumentar la
compenetración en Asia, que refleja el esfuerzo de Estados Unidos de volverse
hacia la región Asia-Pacífico.

Clinton dijo después de negociaciones con el ministro de
Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, que el Gobierno estadounidense
estaba trabajando con el Congreso para aprobar las leyes necesarias dirigidas a
mejorar los lazos comerciales con Rusia, que recientemente se unió a la
Organización Mundial del Comercio (OMC).

Sin embargo, persisten las tensiones entre los dos enemigos
de la Guerra Fría por Irán y Siria. Clinton sólo mantuvo una corta reunión con
Putin al final de la primera jornada de la cumbre, la cual culminó con un
extravagante espectáculo de fuegos artificiales sobre el puerto de Vladivostok
que según medios rusos tuvo un costo de 10 millones de dólares.