Actualidad

Ventas minoristas bajaron durante Juegos Olímpicos

el Consorcio Británico de Minoristas informó que los establecimientos perdieron un 0,4 % en términos de valor, en comparación con agosto del 2011.

04-09-2012, 11:11:38 AM

Los Juegos Olímpicos de Londres no ayudaron a aumentar las ventas
minoristas
en Gran Bretaña como se esperaba en agosto, dado que las
familias prefirieron ver el evento en lugar de ir de compras, lo que
derivó en uno de los peores meses para las tiendas, dijo el martes el
Consorcio Británico de Minoristas.

Los comentarios del consorcio (BRC, por su sigla en inglés)
coincidieron con otras encuestas y reportes minoristas al mostrar que
los consumidores no estuvieron dispuestos a gastar durante los Juegos.

Las ventas comparables de los minoristas cayeron un 0,4 % en términos de valor en comparación con agosto del 2011, luego de
un aumento del 0,1 % en julio, dijo el BRC.

El valor de las ventas minoristas totales, una medida favorecida
por los economistas y cercana a la arrojada en estadísticas oficiales,
tuvo un alza del 1,6 % en el año, aunque también fue menor a la
subida del 2 % en julio.

“Tristemente, sacando a abril -distorsionado por la época de
Semana Santa-, agosto tuvo el peor crecimiento de ventas este año”,
declaró el director general del BRC, Stephen Robertson.

El clima cálido y los Juegos Olímpicos ayudaron a las ventas de
alimentos y bebidas, pero eso no compensó un desempeño realmente flojo
de productos no comestibles, indicó el BRC.

“Está claro que la gente fue absorbida por los magníficos Juegos
Olpimpicos y tuvo poco interés en comprar, especialmente en los ítems
más importantes”, señaló Robertson.

Algunos minoristas reportaron que la actividad vía internet fue
particularmente floja en la noche, ya que la gente observaba
transmisiones de grandes eventos olímpicos en lugar de hacer compras,
informó el BRC.

Las débiles ventas minoristas hicieron mella sobre expectativas
acerca de que un rebote del crecimiento en el verano boreal finalmente
sacaría a Gran Bretaña de la recesión luego de tres trimestres
consecutivos de caída en la producción.

La mayoría de los minoristas británicos han estado sufriendo
porque los consumidores se han mostrado rehacios a gastar debido a que
el aumento de precios, las cargas impositivas y el alto desempleo están
afectando su capacidad de gasto.

El Gobierno -presionado para impulsar la economía mientras sus
maniobras de austeridad se vuelven cada vez menos populares- y el banco
central británico contaban con un aumento del gasto de los consumidores
para apuntalar el crecimiento.

Para saber más: