Historias

Socialistas ganan mayoría parlamentaria en Francia

El partido de Francois Hollande obtuvo el domingo la mayoría legislativa absoluta al asegurar 307 escaños en la segunda vuelta de las elecciones parlamentarias.

18-06-2012, 8:32:27 AM

El socialismo del presidente francés, Francois Hollande,
obtuvo el domingo la mayoría legislativa absoluta, fortaleciendo su posición
mientras presiona a Alemania para que apoye a los países de la zona euro
afectados por las medidas de austeridad y la debilidad de sus bancos.

El bloque socialista y sus aliados se aseguraron 307 escaños
en la segunda vuelta de las elecciones parlamentarias, según el conteo final
para Francia continental, lo que les otorga una mayoría cómoda, superior a los
289 votos que necesitaban para tener la mayoría en la Asamblea Nacional, de 577
asientos.

El resultado implica que Hollande no necesitará la ayuda de
los ambientalistas del Partido Verde, que obtuvieron 16 escaños, o del Frente
de Izquierda, con 10 diputados, para aprobar leyes.

El ala de centroizquierda ya controla el Senado.

El ministro de Finanzas, Pierre Moscovici, dijo que el
resultado era un voto de confianza para el Gobierno de Hollande, que le
permitiría seguir adelante con sus políticas económicas y sus medidas para la
zona euro.

“Con esta mayoría, el Gobierno tiene el apoyo y la
confianza para seguir adelante con nuestros planes”, dijo.

“En las semanas que vienen, está en juego el futuro de
Europa“, agregó.

Los conservadores, que se oponen a los planes de Hollande de
elevar los impuestos a la clase alta, obtuvieron 224 escaños.

El partido de extrema derecha y antiinmigración Frente
Nacional anotó un gran triunfo, con la obtención de sus primeros lugares en el
Parlamento desde finales de los años ochenta.

Su carismática Líder, Marine Le Pen, perdió por un estrecho
margen una elección en un pueblo del norte del país, de clase trabajadora, pero
Marion Marechal Le Pen, de 22 años y nieta del fundador del partido, Jean-Marie
Le Pen, fue elegida en el pueblo de Carpentras, en el sur de Francia.

El triunfo en el Parlamento le entrega a los socialistas más
poder del que nunca tuvieron y Hollande puede presionar por más herramientas
para estimular el crecimiento en la zona euro y por una unión bancaria en el
continente que protegería a los depositantes y Estados ante la quiebra de un
banco.

La turbulencia política en Grecia, donde los partidos que
apoyan el rescate internacional para el país tenían un estrecha ventaja en las
elecciones del domingo, está aumentando la presión sobre los líderes de Europa
para que tomen medidas que contengan la crisis de deuda, lo que se verá en una
cumbre que se realizará este mes.

La victoria del domingo podría ayudar a Hollande a asegurar
el respaldo parlamentario para avanzar hacia la unión fiscal de la zona euro
que demanda Berlín como condición para acceder a un pacto de crecimiento y
reformas tendientes a mejorar la estabilidad financiera.

“Es una mayoría mucho mayor a la esperada”, estimó
Mariette Sineau, analista política del instituto CEVIPOF.

“Sólo puede reforzar la posición de Hollande
internacionalmente en lugar de tener una mayoría débil y ser rehén de los
Verdes y del Frente de Izquierda”, agregó.

El líder socialista viajará a México el lunes para
participar en una cumbre del G-20, cuyo tema central serán los problemas de la
zona euro. Una disputa con Alemania, la principal economía del grupo, sobre la
mejor forma de resolver la crisis ha provocado un inusual desacuerdo público.

Unidad de partido sobre Europa es clave

Hollande ha roto con el duopolio del poder que tenían
Francia y Alemania bajo su predecesor, Nicolas Sarkozy, y se está alineando con
los estados del sur de la zona euro, demandando más flexibilidad sobre los
objetivos de déficit.

Además, quiere una unión bancaria continental que le dé al
Banco Central Europeo poder para vigilar a los bancos internacionales, con una
garantía de depósitos conjuntos y un fondo que le permita asegurar que el
colapso de una entidad afecte primero a los accionistas que a los contribuyentes.

El poder que ganó Hollande con el resultado de la elección
le será de gran ayuda mientras prepara proyectos de ley para las próximas
semanas con el objetivo de recaudar impuestos y ratificar un pacto de
disciplina fiscal de la Unión Europea.

La victoria del domingo permite que el gabinete de Hollande
-compuesto principalmente por socialdemócratas y políticos pro Europa- quede
intacto.

Todos los principales jefes de cartera, entre ellos
Moscovici y el primer ministro, Jean-Marc Ayrault, ganaron sus competencias
parlamentarias.

Ayrault dijo que el Gobierno pondría su energía en impulsar
las finanzas públicas, en estimular el crecimiento y en la reducción del
desempleo, tanto en la zona euro como en Francia.

“La meta es llevar a Europa hacia el crecimiento y
proteger a la zona euro de la especulación. La tarea ante nosotros es
inmensa”, declaró.

Hollande, que puede contar con el respaldo de su aliados en
el Partido Verde en la cámara baja, necesitará cada voto parlamentario si la
auditoría a las finanzas públicas que se hará a fines de junio demuestra que él
debe reducir sus promesas de gasto para poder cumplir con las metas de déficit
de Francia.

Hollande tendrá que trabajar por la unidad de su partido y
reclutar a euroescépticos entre los socialistas para las políticas económicas y
europeas que podrían ser impopulares ante el electorado, como la demanda de
Alemania por una mayor integración política en la zona euro.

Al presidente galo le falta una mayoría de dos tercios que
necesitaría para realizar los cambios constitucionales que necesitaría, por
ejemplo, para darle a instituciones de la UE más control sobre los presupuestos
nacionales, una concesión clave que exige Berlín para dar más apoyo fiscal.

¿Crees que la tendencia socialista se propague a otras
regiones como Latinoamérica?

Para saber más:

.Merkel: crece divergencia entre Alemania y Francia

.B-20 toma medidas contra el proteccionismo

.Merkel: no hay “milagros” para la zona euro