HistoriasManagement

¿Por qué fracasa la mayoría de los proyectos empresariales?

Quienes han logrado construir una empresa saben que el éxito rara vez se debe sólo a una idea revolucionaria.

07-06-2012, 12:15:39 AM
¿Por qué fracasa la mayoría de los proyectos empresariales?
Altonivel

Con la explosión del mercado “startup”, cuyo camino fue sembrado por .jóvenes empresarios como Mark Zuckerberg (Facebook) y Jack Dorsey (Twitter) que alcanzaron una rápida riqueza tras su éxito en las redes sociales, la capacidad de generar grandes ideas se ha elevado hasta un nivel similar o equivalente a encontrarse una mina de oro y ganarse el máximo premio en un juego de azar.

Los jóvenes que nacieron al alero de la computación y las plataformas virtuales como Internet, viven con la esperanza de ir por la calle y dar con una solución en la que nadie más ha pensado.

“Han aceptado la falacia de que las grandes ideas son la raíz del éxito empresarial y la riqueza instantánea. A menudo se escucha decir; “si tan sólo hubiera pensado en eso, sería rico”, dicen Karl Stark y Bill Stewart, directores y cofundadores de Avondale, una firma de asesoramiento estratégico centrado en el crecimiento de empresas.

Sin embargo, ambos empresarios consideran que quienes han construido .empresas saben que rara vez el éxito se debe a una idea revolucionaria. “Es evidente que una buena idea es importante, pero no es la única fuente de riquezas”, explican.

Por el contrario, el éxito empresarial habitualmente viene de la mano con el trabajo duro, asumir riesgos, y el desarrollo de productos y soluciones que entregan valor real a los clientes.

La idea es sólo el comienzo

A juicio de Stark y Stewart, existen algunos ejemplos de empresas que demuestran la cantidad de etapas de debieron pasar antes de llegar a la cima.

Una de ellas es .Instagram, ya que originalmente era una aplicación de “check-in” que evolucionó durante mucho tiempo hasta convertirse en una app de fotos, y terminó llenando una necesidad en dicha categoría, más que cuando pretendía competir con Foursquare.

En comparación con sus inicios en el año 1998, Google es actualmente un motor de búsqueda mucho mejor, más evolucionado, completo, y un buscador de productos que con el tiempo permitió a sus creadores generar ganancias millonarias.

Starbucks además de ofrecer café de la mejor calidad, se ha empecinado en entregar un ambiente grato, Dell no sólo fabrica PC’s, sino que son baratos y lo hace en menor tiempo que sus rivales, mientras que McDonalds, por su parte, entrega hamburguesas rápidas, baratas y sabrosas.

“Tras trabajar con muchos directores ejecutivos, inversionistas y empresarios creando nuevos negocios, hemos encontrado que muchas ideas iniciales, francamente, no valen mucho”, confiesan los fundadores de Avondale.

Mucho más importante parece ser un modelo de negocio sólido que crea valor y soluciona problemas a los clientes. Incluso, cuando el modelo de negocio se convierte en el “caballo de batalla” más que la idea inicial, la empresa se vuelve invencible. Y es que muy pocas empresas terminan creando millones de dólares apoyándose sólo en una idea inicial -como lo hiciera Facebook-. Es más, grandes compañías como Apple y Microsoft cambiaron sus modelos de negocio varias veces antes de decidirse por una solución determinada.

Entonces, cuando estés en la etapa inicial del negocio:

No tengas miedo de compartir tu idea

El valor no está en la idea, sino en cómo la ejecutas. Los empresarios con experiencia, empresarios e inversionistas te pueden dar valiosos consejos al respecto. Si tu idea es buena, resulta obvio que puede ser robada –es un parámetro para medir si tu idea es buena-, pero tu trabajo consiste en ejecutarla mejor que la competencia.

Actúa, avanza y no te quedes sólo analizando cómo mejorar la idea

Los negocios se desarrollan a través de un enfoque de prueba y error, en este sentido aprender de los caminos equivocados adquirirá un valor mayor al que tiene una buena idea.

Sé realista y no te concentres en cosas que no existen

Al contrario, busca las soluciones que existen y son alcanzables. Enfócate en cómo crear más valor para los clientes.

Diferénciate de la competencia

La mayoría de los productos no son para todas las personas. Un producto diferenciado atraerá a un segmento de clientes seguros, fieles y que valoran esas “diferencias”. Para lograrlo, convierte tu idea en una acción positiva.

Si sigues estos consejos, entonces tendrás más posibilidades de convertir tu próxima “gran idea” en un negocio exitoso.

¿Has tenido una gran idea que nunca llegó a puerto? ¿Dónde estuvo el error?

 

Para saber más:

.Errores comunes de los emprendedores tecnológicos

.Las adquisiciones más caras de Google

.Brian Wong: el veinteañero que revolucionó la publicidad

Relacionadas

Comentarios

También podría interesarte: