Historias

España, al borde del rescate

Las alternativas se acaban; la política de fusiones no resultó y los problemas de desempleo aumentan. El rescate del BCE parece ineludible.

06-06-2012, 8:45:59 AM

Twitter: @altonivel

A pesar de los múltiples esfuerzos, resulta difícil devolver la confianza al sector bancario e inversores españoles. Tras probar (sin grandes resultados) con fusiones de bancos, hoy se cree inevitable la posibilidad de que el gobierno español se cuadre con el Banco Central Europeo (BCE) y con inversionistas privados para recapitalizar y fortalecer a las instituciones financieras nacionales, antes de caer en una crisis aún más profunda.

Desde el comienzo de la crisis financiera mundial en 2008, existe una creciente preocupación sobre bancos pequeños que permiten el ahorro y realizan préstamos (cajas). Tal como hizo S&L’s en la década de 1980 en Estados Unidos, las cajas de ahorro españolas ayudaron alimentando un boom inmobiliario durante la última década, que llegó a su punto más crítico con el inicio de la crisis crediticia.

Se creía que las fusiones podrían ser utilizadas para cubrir las pérdidas resultantes de los préstamos inmobiliarios. Sin ir más lejos, en estos días se conoció el plan de una triple fusión: Ibercaja, Liberbank y Caja3, reduciendo el número de 45 cajas a sólo 10.

Pero, a juicio de Fortune, “en lugar de mejorar, las fusiones han empeorado las cosas”. Por ejemplo, Bankia, un conglomerado de siete cajas de ahorro, que reunidas apenas en julio del año pasado, ha reportado grandes pérdidas y tuvo que ser parcialmente nacionalizada.

A lo anterior, se suma que España tiene la mayor tasa de desempleo en la UE, con un 24%, mientras que la tasa de desempleo juvenil llega alrededor del 50%, sin esperanzas de disminuir durante los próximos meses. Eso no debería sorprender dada la fuerte correlación que existe entre la morosidad y la tasa de desempleo de un país. 

No más fusiones

Para los más conservadores, continuar una política de fusión con la tasa de desempleo tan alta sería un acto temerario, “porque las pérdidas de las cajas se registran a partir de sus préstamos de propiedad”. 

Teniendo en cuenta todo esto, sería irresponsable permitir que Ibercaja, Liberbank y Caja3 se fusionen. Por el contrario, el gobierno debería actuar para bloquear nuevas fusiones y tomar un papel más activo en la recapitalización de sus bancos, para que a su vez éstos puedan empezar a prestar de nuevo.

Al respecto, los analistas estiman que se necesitarían entre tres y 10 mil millones de euros para solucionar los problemas que ha dejado la política de fusiones en España. Pero al parecer están muy lejos ya que Bankia anunció que necesita 19 mil millones de euros, lo que equivale a cinco veces el dinero disponible en el fondo de rescate bancario de España. 

Además, hay que sumar que las pérdidas por activos inmobiliarios de los bancos españoles, rozan, según estimaciones, los 75 mil millones de euros. 

Una posible solución implicaría una mezcla de fondos privados y públicos, utilizando las características de la reorganización de la banca nacional de Suecia en la década de 1990 y la reorganización que Irlanda vive actualmente. Aunque la inyección de capital por parte del BCE parece ser lo mejor.

Lo que queda totalmente claro es que España necesita cambiar de rumbo antes de que su crisis bancaria se salga de control.

¿Cuál crees que sería la mejor alternativa para estabilizar la situación en el sistema bancario de España?

 

Para saber más:

UE ofrece dos posibles salvavidas para España

España no necesitará al BCE para recapitalizar Bankia

España usará dinero europeo para rescatar a Bankia