Panorama de la economía nacional al cierre del 1T

La demanda doméstica y la externa aumentaron, también el gasto público y los ingresos fiscales. Pero, ¿es sostenible el crecimiento?

08-05-2012, 10:58:31 AM

El 30 de abril la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) publicó su Reporte sobre las Finanzas Públicas y Deuda Pública para el primer trimestre del año. Los ingresos presupuestarios aumentaron 7.2% anualizado en términos reales, mientras que los gastos totales aumentaron 12.5%. El fuerte crecimiento está en línea con nuestras expectativas para una demanda doméstica sólida en la primera mitad del año.

Sin embargo, prevemos que el impulso fiscal se debilite a lo largo el 2012 ya que la SHCP se enfocará en cumplir con el objetivo anual para el déficit público aprobado por el Congreso, de 0.4% del PIB una vez que se excluya la inversión de .Pemex

Economía impulsada por la demanda

La economía mexicana continuó expandiéndose en el primer trimestre, de acuerdo con las estimaciones de la SHCP. El PIB aumentó alrededor de 4% en términos reales anuales, con una contribución balanceada tanto de la demanda interna como de la externa.

La aceleración de la producción industrial en Estados Unidos apoyó a la demanda externa, mientras que la expansión de empleos formales y del crédito, así como mayor confianza de los consumidores y de los productores, apoyaron a la demanda doméstica. 

Estamos de acuerdo con la visión de la SHCP sobre el primer trimestre, y prevemos un crecimiento del PIB de 3.9% anualizado; aunque añadiríamos que la demanda doméstica también fue impulsada por el gasto público.

En los últimos años, el consumo del Gobierno no ha contribuido mucho al crecimiento de la demanda doméstica, y la inversión gubernamental lo ha hecho hasta cierto punto en algunos trimestres. Sin embargo, un aumento en el gasto público en términos reales que es tres veces mayor que el crecimiento del PIB ciertamente tiene un efecto, tanto contemporáneamente como para los trimestres subsecuentes. El gasto público es usualmente ligeramente mayor como porcentaje del PIB durante la primera mitad del año en años de elecciones federales (cada tres años). El efecto también es un poco mayor si coincide con el fin de un sexenio federal (cada seis años) y elecciones presidenciales. Esto tiene sentido ya que las diferentes secretarías se apuran para completar sus proyectos antes del cambio de Gobierno. Este ha sido el caso con el sexenio actual. 

El aumento en el gasto público en el primer trimestre de este año es casi el 0,5% del PIB del primer trimestre en 2011, cuando se utiliza un PIB nominal consistente con un crecimiento de casi 4% anualizado. Partiendo de este incremento, únicamente un 0,02% del PIB corresponde a un aumento en la inversión pública. Los ingresos presupuestarios aumentaron pero no tanto como el gasto.

Ingresos suman 861 mil millones de pesos, impulsados por el petróleo

Los ingresos presupuestarios para el primer trimestre fueron de 861 mil 600 millones de pesos (mdp), un incremento de 7.2% en términos reales. Los mayores ingresos petroleros (18.8% en términos reales), resultando del aumento de 25,6% en el precio de exportación de la mezcla mexicana explican los mayores ingresos. Los ingresos fiscales no petroleros también aumentaron en términos reales anuales (1.3%). El bajo aumento se explica por la eliminación de la tenencia, ya que el impuesto sobre el valor agregado (IVA) aumentó 3.2% y la recaudación fiscal aumentó 3% (impuesto de ingresos más el impuesto empresarial a tasa única más el impuesto a depósitos en efectivo). 

No se ve un patrón claro cuando se comparan los ingresos como porcentaje del PIB con los primeros trimestres de otros años; tampoco se ve un patrón claro cuando se analiza por ingresos petroleros y no petroleros  por separado. Lo que es evidente, y que hemos destacado en el pasado, es que los ingresos totales son altamente dependientes de los ingresos petroleros. Por ejemplo, aproximadamente el 35% de los ingresos presupuestarios del primer trimestre están relacionados con el petróleo.

El déficit público para el primer trimestre, en 0.34% del PIB sin excluir la inversión de Pemex, está en línea con el déficit aprobado por el Congreso para el año. Sin embargo, bajo el actual Gobierno normalmente hay un superávit, reflejando que gran parte del gasto anual se realiza a finales del año. Los únicos dos primeros trimestres con déficits claros son 2009 y 2012, reflejando el cambio antes mencionado en la estacionalidad del gasto en años de elecciones federales, así como los efectos de la recesión en 2009. 

Demasiado gasto público

Sin embargo, el crecimiento en el gasto público no puede continuar en el ritmo actual si los ingresos no van al mismo paso. Nosotros estimamos que los ingresos serán menores este año en la medida en que la desaceleración en la actividad económica estadounidense que prevemos arrastre al crecimiento en México.  Eventualmente, la desaceleración en la demanda externa limitará el crecimiento en México y la capacidad de la Secretaría de Hacienda de sostener el impulso actual para la demanda doméstica, en el contexto de una ligera contracción en el impulso fiscal para todo el año en comparación con el año pasado (0.4% del PIB de déficit fiscal aprobado para este año versus el 0.6% que se dio el año pasado).

La confianza del consumidor registró 97,2 puntos en abril, muy por encima de las expectativas del mercado de 93,7 puntos. En una base ajustada por estacionalidad, aumentó 2,34% mes a mes y todos sus componentes aumentaron. Particularmente, el índice para condiciones nacionales futuras tuvo un fuerte registro de 102.2 (4.2% anualizado).

Lo positivo

A pesar  de que la confianza del consumidor permanece por debajo de los niveles previos a la crisis, esta sorpresa positiva es buena noticia para el crecimiento debido a que la confianza del consumidor es el único determinante de la demanda doméstica, que estaba ausente y ahora está por fin moviéndose de manera más rápida. Prevemos un muy buen segundo trimestre para la demanda doméstica, apoyada en el aumento de la confianza del consumidor, el crecimiento del crédito, la creación de empleos, la baja inflación, las remesas que continúan llegando y el alto gasto público.

Carlos Capistráin es economista jefe de Bank Of America Merryl Linch para México. 

Para saber más: 

.Utilidad neta de Pemex se dispara en el primer trimestre

.Cemex presenta resultados del 1T

.Reporte económico de la SHCP al 7 de mayo