Historias

Alcoholic Architecture

Se trata de un bar ambientado para lograr que los clientes sintan el efecto del alcohol, de una manera no convencional.

27-03-2012, 4:36:29 PM

Twitter: .@altonivel

Sam Bompas y Harry Parr crearon un bar conceptual donde
beber no es la única opción a la hora de disfrutar de un trago, ya que la
particularidad de este lugar es que puedes respirarlo.

Para crear este particular ambiente, el lugar fue intervenido con aspersores que llenaban el espacio de vapor etílico de Gin Tonic.

El rocío de le bebida envolvía a los clientes, con su particular olor y frescura, y en aproximadamente 40 minutos, se hacían sentir los efectos, dependiendo del ritmo de respiración y capacidad pulmonar de cada persona.

El local tenía espacio para albergar a 40 personas, y su decoración estaba diseñada en base a rodajas de limón y podían escucharse sonidos
burbujeantes, con el fin de provocar la sensación de estar sumergido en vaso de ese coctel en particular.