Actualidad

China busca aplicar su modelo laboral a Venezuela

Las inversiones en el sector del aluminio venezolano por parte de empresas asiáticas, implican menos fortaleza sindical y más esfuerzo de la mano de obra.

26-03-2012, 9:08:19 AM

 

El ingreso de empresas chinas a la industria del aluminio de Venezuela es considerado por los trabajadores como un arma de doble filo, dijo a BNamericas el secretario de prensa del sindicato Sutracarbonorca, William Hernández.

“Sabemos que ellos [los chinos] tienen una forma de trabajar con una mano de obra bastante esforzada y podrían aportar inversiones al sector, pero no quieren saber nada de sindicatos”, aseveró. En ese sentido también indicó que con la mentalidad de los chinos, un trabajo que en las empresas de Venezuela se hace entre dos obreros, con ellos lo debe hacer una sola persona.

“Trabajan a su manera y veo que por ahora su vínculo con las empresas del aluminio lo están tomando como un acuerdo político entre gobiernos, pero que, en el largo plazo, habrá recortes de personal y, como tienen su modalidad de trabajo, eso afectará de alguna manera a los trabajadores locales”, indicó.

A comienzos de marzo, una delegación de la empresa de capitales chinos Chalieco, filial de la estatal Chinalco, comenzó a realizar visitas a las empresas del sector del aluminio de Venezuela para definir proyectos de inversión. En marzo del 2011, Chinalco, a través de Chalieco, asumió un plan para recuperar los niveles de operación de Alcasa, para lo cual tiene un plazo de dos años y, hace cerca de un mes, la reductora firmó una fianza por 172 millones de dólares para iniciar los trabajos de adecuación tecnológica.

Venalum y Baxilum

Además, la expectativa es que en los próximos días llegue a Venezuela otro grupo de expertos de Chalieco que definirá una eventual inversión en adecuación tecnológica en la reductora de aluminio Venalum y en el productor de alúmina Bauxilum.

Anteriormente, el secretario general del sindicato Sutracarbonorca, Emilio Campos, dijo a BNamericas que la intención del gobierno es seguir el modelo chino y por eso quiere llevar a las empresas a la mínima expresión y entregarlas a capitales chinos para que este elimine los modelos de contratos colectivos y los sindicatos. Las plantas de Alcasa, Venalum y Bauxilum se encuentran en la zona industrial de Matanzas, en la ciudad de Puerto Ordaz, región de Guayana. Las empresas son controladas por el holding estatal Corporación Venezolana de Guayana (CVG).

BNamericas. 

¿Crees que el modelo chino se adapta a las necesidades de los obreros venezolanos?