Actualidad

GE anticipa mejores ventas en Latam

El mayor fabricante mundial de motores de aviones pronosticó un incremento de un 20 a un 25% en las ventas en lo que denomina regiones “ricas en recursos”.

07-03-2012, 11:39:14 AM

General Electric espera que el incremento de sus ventas en
países ricos en recursos naturales de América Latina y Oriente Medio supere el
alza en China y el resto de Asia, que ha sido un gran foco para el mayor
conglomerado estadounidense.

El mayor fabricante mundial de motores de aviones y turbinas
eléctricas confirmó también su meta de un alza porcentual de dos dígitos en su
ganancia corporativa general de este año.

GE pronostica un incremento de un 20 a un 25% en las ventas
en lo que denomina regiones “ricas en recursos” de América Latina,
Australia, Oriente Medio y Africa, superando la previsión de un crecimiento de
un 10 a un 15% en Asia.

“Creemos que dentro de los próximos 10 años, los
mercados en crecimiento representarán el 50 por ciento de los ingresos de la
empresa”, desde el actual 37%, dijo John Rice, que dirige las operaciones
internacionales de GE.

Los países “ricos en recursos”, que producen
grandes cantidades de petróleo, gas natural, metales u otras materias primas,
son un gran foco para GE porque esas naciones necesitan sus turbinas
eléctricas, maquinaria para producción petrolera y otros equipos pesados.

Ejecutivos dijeron que en América Latina, por ejemplo, GE ve
una posibilidad de vender 1,000 millones de dólares en equipos para el proyecto
de gasoductos Kuntur, en Perú, y 5,000 millones de dólares en equipamientos
para proyectos regionales de biocombustibles.

Participación en energía

Durante los dos últimos años, el presidente ejecutivo Jeff
Immelt
ha focalizado al enorme conglomerado para que se acerque más a la
industria de la energía, frenando al mismo tiempo su participación en vastas
operaciones financieras y vendiendo una participación mayoritaria en el negocio
de medios NBC Universal.

La compañía toca prácticamente todos los aspectos de la
industria de la energía global, fabricando equipos usados en la producción de
petróleo y gas, turbinas para convertir el gas y el carbón en electricidad y
también máquinas para energía renovable, como paneles solares y turbinas
eólicas.

La desaceleración de China se ha convertido en una gran
fuente de problemas para GE y para sus principales pares en la industria,
incluyendo a Caterpillar y 3M. El lunes, Pekín redujo su previsión de crecimiento
para el producto interno bruto a un 7,5% desde la meta previa de un 8% estimada para los últimos ocho años.

Rice dijo que los grandes equipos de energía y salud
seguirán siendo una prioridad significativa para los mercados emergentes, aún
si sus economías se ralentizan.

“Mientras se revisan las tasas del PIB, sigue habiendo
una tremenda presión sobre los Gobiernos y compañías para que levanten
infraestructura y consideramos que esa es la última cosa que se reducirá”,
dijo Rice, que el año pasado fue ubicado en Hong Kong como parte del interés de
GE para acercar a sus ejecutivos a los principales mercados.

Alrededor del 56% de los 301,000 empleados del grupo
trabajan fuera de Estados Unidos, según información provista por la empresa.

La firma generó 53% de sus ventas totales de 147,300
millones de dólares del año pasado fuera de Estados Unidos.

GE compite contra algunos de los principales conglomerados
del mundo, como el alemán Siemens AG, el grupo industrial francés Alstom SA y
la compañía suiza de ingeniería ABB Ltd.

El último año, GE experimentó su crecimiento más acelerado
en América, sin considerar a Estados Unidos, con un incremento en las ventas de
un 12,8%; un aumento en las ventas en la región de la cuenca del Pacífico de un
11,5% y un alza de un 8,9% en las ventas para Oriente Medio y Africa.

Esos resultados compensaron parcialmente el declive de un
7,1% en Estados Unidos -que resultó de la venta del negocio de medios NBC Universal-
y una caída de un 6,1% en Europa.

Para saber más:

.General Electric firma acuerdo con CFE

.Cómo llegar a CEO

.
GE adhiere a 11,000 empleados a PrevenIMSS